El héroe que salvó la corona de espinas de Cristo en Notre Dame

Mientras la catedral ardía, Jean-Marc Fournier, capellán de los bomberos de París, entró y salvó otras reliquias. No es la primera vez que muestra su heroísmo

Por:
Abril 17, 2019
El héroe que salvó la corona de espinas de Cristo en Notre Dame
Foto: captura de pantalla / KTO Television, París

Todo ardía. Ya la aguja de Viollet-le Duc que se alzaba a 93 metros del suelo había caído y el mundo hacía las cuentas, alarmado y desconsolado, de las reliquias que se perderían. Solo Jean-Marc Fournier tenía fe. A sus 55 años había visto el horror en todas sus formas. En Afganistán estuvo dos años en una guerra absurda en donde prestaba sus servicios espirituales para consolar a los cientos de muchachos que no sabían que estaban haciendo allí, tan lejos de casa. Pero nunca había visto nada peor que lo que pasó el 13 de noviembre del 2015. Se encontraba con un amigo en uno de los cafés cerca al teatro Bataclan cuando escuchó una descarga de Kalashnikov. Se desataba un infierno en París donde murieron 137 personas. Sn embargo Fournier evitó que el número fuera aún más escandaloso y asistió a muchas de las 415 personas que terminaron heridas. Él entró a la sala justo cuando el ataque arreciaba.

Más de tres años después Fournier volvería a ser un héroe en su casa, en París. Mientras todo ardía entró a la iglesia y encabezó la cadena humana que logró recuperar muchos de los tesoros del incendio que destrozó Notre Dame. Él fue quien rescató de las llamas nada más y nada menos que la corona de Cristo. Durante las cruzadas, en 1238, el emperador latino de Constantinopla se la dio al rey Luis IX para ganar su apoyo y tratar de preservar su imperio en ruinas. No fue la única reliquia que salvó Fournier. El santísimo sacramento, una reliquia de más de 700 años, la salvó él cuando muchos la daban por perdida.

Hoy los medios del mundo lo buscan en vano. Fournier buscaba ser un héroe anónimo. La determinación con la que entró a la catedral en llamas la hizo solo movido por su fe. Como dijo cuando entró al teatro Bataclán mientras dos hombres pertenecientes a ISIS desataban un infierno, él sólo cumplía su deber. Si decidió ingresar a las fuerzas armadas en el 2004 lo hizo sólo porque allí, en el frente de guerra, podría cumplir mejor su trabajo.

Mientras tanto el mundo espera que los arquitectos determinen si definitivamente la estructura de la iglesia más famosa del mundo se salvará o no. Por ahora el consuelo es saber que el órgano mayor no sufrió daños de consideración al igual que el fragmento de la cruz del calvario, la túnica de San Luis y los cuadros del siglo XVI conocidos como Mays. Por increíble que parezca el daño pudo ser mucho más grave.

-Publicidad-
0
2837
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Duván Zapata, el crack que Pékerman despreció

Duván Zapata, el crack que Pékerman despreció

La rodilla que se le atravesó en la carrera a Camilo Zúñiga

La rodilla que se le atravesó en la carrera a Camilo Zúñiga

Silvia Tcherassi a lo grande en la Ventana al mundo

Silvia Tcherassi a lo grande en la Ventana al mundo

Luisa Fernanda W estalla: no quiere que se metan más con su vida

Luisa Fernanda W estalla: no quiere que se metan más con su vida