Opinión

El “Cuento de Navidad” en el Congreso

En el fin de una desastrosa legislatura, el Senado hundió la renta básica, el 1174 se saltó el Congreso y los gremios piden archivar el proyecto que recorta la jornada laboral

Por:
diciembre 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El “Cuento de Navidad” en el Congreso
En la última sesión plenaria el Senado aprobó el recorte de la jornada laboral, pero los gremios se preparan para el lobby en la Cámara. Foto: Senado

En una semana, el 16 de diciembre, termina el primer período de la tercera legislatura del Congreso de Colombia, uno de los más desastrosos e inútiles de los que se tenga noticia, especialmente en asuntos sociales y económicos y sobre todo laborales. Solo pueden mostrarse retrocesos, desinterés, falta de ambición y una sumisión completa a la Presidencia de la República de parte de los partidos tradicionales. A Duque se le olvidó que prometió sacar la mermelada de su dieta y la de los congresistas.

La oposición, una valiente y bien preparada minoría, que moja mucha prensa y redes sociales, pero pierde todas las votaciones, hace la tarea, presenta proyectos, intenta mejorar los que están en discusión, deja constancias y realiza debates políticos importantes y claves hoy, pero sin mayores efectos. El sábado, la mayoría de la Comisión 3ª de la Cámara hundió el proyecto de Renta Básica presentado por decentes. Queda vivo, pero agónico, el proyecto del senador verde y precandidato presidencial Iván Marulanda sobre el mismo tema, que debe discutir esta semana la Comisión 3ª del Senado.

De resto, gracias a decisiones de la mayoría, afín al gobierno, las micro y pequeñas empresas no lograron acceder a subsidios, el proyecto de las centrales sindicales para modernizar el ejercicio de la actividad sindical de acuerdo con los estándares y recomendaciones internacionales no pasó, mientras tanto con el decreto 1174 el gobierno se saltó el Congreso y en febrero desatará la masificación de contratos basura, disfrazados de formalización, a no ser que la Corte Constitucional y el Consejo de Estado obren con dignidad y acaten la Constitución.

Seguramente toda legislatura tiene su momento o su proyecto “paradójico”, también el sábado, la plenaria del Senado aprobó en segundo debate un sospechoso proyecto del Centro Democrático, que en principio reduce la jornada laboral máxima de 48 a 40 horas semanales, iniciativa a la que se oponen radicalmente la Andi y Fenalco. (Extraña y sospechosa también es esa aparente pelea entre viejos amigos).

Aunque es necesario dudar de las intenciones del Centro Democrático, partido histórica y esencialmente antilaboral, hay que lamentar también que a los gremios empresariales les huela feo todo lo que signifique la vigencia de los derechos humanos o las libertades en los sitios de trabajo y no les importe que en las famosas clasificaciones de la OCDE seamos el país donde más tiempo se trabaja, pero al mismo tiempo menos productividad se genera. Parece que a los empresarios grandes la productividad, como los derechos tampoco les interesa.

La fragilidad y el atraso del sistema productivo colombiano y de sus propietarios, no puede reflejarse mejor que en la imposibilidad de los gremios empresariales de pensar en cómo implementar alternativas que generen más ingresos a los trabajadores y trabajadoras, contratos laborales crecientes y menor jornada laboral. Los trabajadores para ellos somos pérdidas, gastos, objetos, a pesar de que las utilidades las producimos nosotros, porque el valor agregado aquí es ínfimo y la inversión en innovación y tecnología muy escasa y no hay una política industrial como lo muestra el demoledor Informe 2020 – 2021 del Consejo Privado de Competitividad.

_______________________________________________________________________________

Los gremios son incapaces de reconocer que la poca rentabilidad de las micro y pequeñas empresas, proviene de la explotación laboral sistemática y legalizada de la mano de obra

________________________________________________________________________________

Más grave todavía, los gremios, expertos en publicitarse como héroes del desarrollo nacional, son incapaces de reconocer que la poca rentabilidad que producen las micro y pequeñas empresas, proviene de la explotación laboral sistemática y legalizada de la mano de obra, vía tercerización, antisindicalismo, ausencia de control del Estado o evasión tributaria y por eso necesitan la jornada laboral de 48 horas y ojalá más.

La Andi le presentó al Senado un documento en el que expresan sus razones para pedir el archivo del proyecto, alegan que eso les cuesta mucho y no generará empleo porque los empresarios simplemente mantendrán el mismo número de trabajadores a los que forzarán a laborar más horas extras y dominicales y nocturnos y festivos.

Ya veremos en acción a los lobistas de los gremios en el debate que tendrá el proyecto en la Cámara de Representantes esta semana, cobrando favores y echando miedo, no faltará el que diga que si se reduce la jornada laboral más gente tendrá más tiempo de informarse o de ir a marchas al frente del Congreso.

El exsenador Uribe Vélez, que anda promoviendo “más” ayuda social, o la que se pueda sin que se enojen las calificadoras de riesgo y una reforma tributaria “moderada” en su cruzada de #OjoConEl2022, debería hablar con ellos y recordarles cuantos billones en ahorros tributarios recibieron, al menos los grandes empresarios, con las deducciones recibidas por la Ley de Crecimiento Económico de 2019.

Preocupa lo lejos que están los discursos de los gremios con el de sus similares, por ejemplo, del Foro Económico Mundial, que insisten en la urgencia de más gasto público y más medidas sociales que impidan el hundimiento social y económico global.

Más empatía sería buena doctor Bruce Mac Master, doctor Jaime Alberto Cabal, pónganse en los zapatos del otro. No sobra en Navidad recordarles que eso y solo eso fue lo que le recetaron el fantasma de la Navidad presente y futura a Ebenezer Scrooge en el universal “Cuento de Navidad” de Charles Dickens. La historia, de pesadilla, tiene final feliz, Scrooge entendió, actuó y se redimió.

-.
0
1200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Todos y todas al Paro Nacional

Todos y todas al Paro Nacional

Las maestras y maestros debemos enseñar quién es Álvaro Uribe y lo dañino que es para nuestra democracia

Las maestras y maestros debemos enseñar quién es Álvaro Uribe y lo dañino que es para nuestra democracia

El nocaut que le dieron los pilotos de Avianca a los gobiernos de Santos y Duque

El nocaut que le dieron los pilotos de Avianca a los gobiernos de Santos y Duque

Seis decisiones de la Corte Suprema que ayudarán a crecer al sindicalismo

Seis decisiones de la Corte Suprema que ayudarán a crecer al sindicalismo

Transición energética, nuevo disfraz de despidos y persecución antisindical

Transición energética, nuevo disfraz de despidos y persecución antisindical

Ligia Stella Chaves, viceministra del Trabajo: un caballo de Troya

Ligia Stella Chaves, viceministra del Trabajo: un caballo de Troya

La causa que nos une

La causa que nos une

Crecen los líos éticos en la cúpula de Ecopetrol

Crecen los líos éticos en la cúpula de Ecopetrol