El clan de los Fujimori que podría poner de nuevo presidente

Con el padre Alberto en la cárcel, el hermano Kenji en la pelea y Keiko en la ruta presidencial esta familia de inmigrantes marca el paso de la política de Perú

Por:
mayo 17, 2021
El clan de los Fujimori que podría poner de nuevo presidente

En Perú era simplemente “el chinito”. Pero el 28 de julio de 1990, Alberto Kenya Fujimori Inomoto, pasó a llamarse presidente. En menos de un año había creado un movimiento político, Cambio 90, y había derrotado en las urnas al escritor Mario Vargas Llosa, figura brillante del boom latinoamericano en Europa y consentido de la oligarquía peruana que le había dado su apoyo. El chinito, que es  de origen japonés, había cambiado de la noche a la mañana la vida del clan familiar. Keiko Sofía, que busca el 6 de junio perpetuar la dinastía Fujimori, tenía 15 años.

Con toda la familia había pasado días enteros pegando stickers en los vehículos de transporte público con el rostro del padre y el logo del partido, mientras el candidato, ingeniero agrónomo, hacía campaña subido en un tractor y esperaba que la frase “voy a votar al chino” se hiciera realidad en las urnas. Fujimori representaba al chino de los barrios populares de las ciudades peruanas, gente humilde, trabajadora honesta.

Desde el Palacio de Gobierno, la vida cambió radicalmente, para la familia de Noichi y Mulsue, los inmigrantes japoneses que en 1934 llegaron desde Kumamoto, con la gran ola que desde fines del siglo XIX y principios del XX arribó a Perú buscando un mejor futuro. Alberto, no era solo el ingeniero agrónomo, había estudiado física pura en Estrasburgo, era magister en Matemáticas de la universidad de Wisconsin, presidente de la Asamblea de Rectores y anfitrión de un programa de debates llamado Concertando de la Televisión Nacional. Era también un desconocido político. Ahora era el presidente, el centro del poder.

 

Alberto Fujimori y Susana Higuchi, un matrimonio que se fue a pique cuando él era presidente

Cuatro años más tarde, el matrimonio con Susana Higuchi se fue a pique. Keiko asumió como primera dama en reemplazo de su madre, y en la Casa Pizarro se quedó con el menor de sus hermanos, Kenji Gerardo.  Hiro Alberto, y Sachi Marcela estaban estudiando en Estados Unidos.  Los hermanos del presidente, Santiago, Rosa, Juana (y su esposo Victor Aritomi, que llegó a ser embajador en Japón) y Pedro participaron activamente en el gobierno. Todos estuvieron enredados con la justicia, y todos, menos Santiago que fue senador por Alianza para el Futuro y cuestionado por la compra del avión presidencial, estuvieron, en algún momento, huyendo de Perú.

El divorcio de Susana Higuchi, una ingeniera civil, hija de adinerados padres japoneses fue traumático no solo desde el punto de vista familiar sin político. En marzo de 1992, denunció a la prensa que sus cuñadas Juana y Rosa se lucraban con la ropa que llegaba desde Japón y la vendían como nueva en una de sus tiendas. Fujimori no le perdonó las escandalosas declaraciones públicas y pidió el divorcio que fue fallado a favor en 1994, cuando cumplían 21 años de casados.

Más tarde, siendo congresista por elección popular del Frente Independiente Moralizador, Susana Higuchi dio el puntillazo al régimen de Fujimori al hacer público el primer “vladivideo”.

 

Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, el llamado "rasputín" del régimen

En la mañana del 14 de septiembre del 2000 dos congresistas de su partido, Fernando Olivera y Luis Ibérico mostraron a la prensa la grabación del exasesor presidencial Vladimiro Montesinos en la sala del Servicio Nacional de Inteligencia entregando fajos de billetes a un congresista para que se pasara al oficialismo. El escándalo fue mayúsculo. En noviembre de ese año Fujimori renunció desde Japón. En el 2009, fue acusado y condenado a 25 años de prisión en el penal de Barbadillo, en Lima, por las matanzas del grupo encubierto Colina en 1991 y 1992, el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

El peruano de a pie y los analistas dicen que los Fujimori han sido un clan de más apariencia que genuina unión familiar. Si hasta el comienzo de los 2000 Keiko fue la hija mimada y la heredera política de Fujimori -no obstante haber firmado en 1998 el  referendo para que su padre no se presentase por tercera vez a la presidencia-, eso se revirtió tras la derrota electoral que sufrió la actual líder de Fuerza Popular en 2011. Desde entonces, ella comenzó a tomar distancia de él, consciente que la "mochila" de la controvertida figura de su padre era algo muy pesado de cargar.

En esa “mochila” está la disolución del Congreso en 1992, y los considerados logros como haber sacado a Perú de la bancarrota dejada por el predecesor, Alan García, la captura del líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán, que le valió ser el hombre sudamericano del año por la revista Time. No obstante la dura imagen de Guzmán enjaulado con traje a rayas de prisionero conque el  presidente lo mostró al mundo. Y otra imagen más clavada en la retina.  Su aire triunfalista caminando entre los cadáveres de los guerrilleros del Mrta tendidos y acribillados a balazos, en la operación que después de cuatro meses liberó los invitados del embajador japonés en Lima.

En su propia mochila, Keiko tenía un pendiente: el presunto dinero oscuro que ella y sus hermanos recibieron de Montesinos  para pagar sus estudios en Estados Unidos.

 

La rivalidad entre Keiko y Kenji superó el ámbito familiar y fue feroz en el Congreso

La desmarcada de su padre abrió el espacio a otro de los miembros de la dinastía política: Kenji Gerardo. La rivalidad entre Kenji y Keiko llegó a extremos insospechados. Kenji se puso como tarea en el Congreso lograr un indulto para  su padre, y lo logró en la Navidad del 2017. Convenció a 9 congresistas fujimoristas de votar en contra de la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski. PPK cumplió y Fujimori fue indultado.

En esa guerra fratricida Kenji había sido el ganador, Keiko había perdido la mayoría en el Congreso. Pero la fría política ripostó con un arma conocida por su letalidad. Al más puro estilo de los "vladivideos", los peruanos conocieron los "kenjivideos” revelados por Fuerza Popular, donde congresistas intentan sobornar -a nombre del gobierno de PPK- a legisladores leales a Keiko para que no voten la destitución del mandatario. La imagen del hermano menor quedó en la lona y a su lado el solio presidencial con la renuncia de Kuczynski.  Alberto Fujimori volvió a la cárcel diez meses después. En la espiral de agresiones Kenji se ofreció, entonces, como testigo del caso Odebrecht por el que es investigada su hermana, acusada de recibir fondos ilegales de la constructora brasileña para su fallida campaña presidencial de 2011.

La guerra de la dinastía alimentada más que por rencores del pasado y el afecto de los padres puede llevar a la paz cuando el poder está a la puerta. Keiko, que estuvo tres meses en prisión este año, acusada de aportes ilegales para sus campañas electorales, perdió las dos últimas elecciones en segunda vuelta contra Ollanta Humala en 2011 reivindicando a su padre, y en 2016 contra Pedro Pablo Kuczynski, alejándose de él. Otra vez está de vuelta a sus orígenes.  “Nos hemos perdonado y hoy estamos otra vez trabajando de la mano”, dice. Además, Kenji reapareció hace poco más de una semana en las redes sociales para manifestar su apoyo a la candidatura de su hermana, postrado en la cama de una clínica pelando contra el covid.  Y por su faltara una señal más de la unión familiar, el sábado pasado se reunieron Keiko, Kenji y Susana Higuchi en la casa materna. Cada uno ha vivido experiencias difíciles, pero como dos ríos que tomaron su propio cauce, hoy la vida nos vuelve a juntar”, escribió el menor de los Fujimori Higuchi.

El clan vuelve a unirse, pero Keiko, que ahora acorta distancia con su rival de izquierda Pedro Castillo  -empate técnico en la encuesta Ipsos del 16 de mayo- , no quiere jugar con las resistencias. Por eso, en esta campaña, dejó de lado la camiseta naranja de su partido y se colgó la blanquirroja de la selección de fútbol. Que esa sí congrega a todos los peruanos.

 

-.
0
11300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Abimael Guzmán, el profesor universitario que mató a 30 mil personas, sigue vivo en el Perú

Abimael Guzmán, el profesor universitario que mató a 30 mil personas, sigue vivo en el Perú

El coronavirus sacó a Keiko Fujimori de la cárcel

El coronavirus sacó a Keiko Fujimori de la cárcel

La Justicia peruana niega a Fujimori el permiso para acudir a Ecuador

La Justicia peruana niega a Fujimori el permiso para acudir a Ecuador

Pedro Castillo, el Petro peruano

Pedro Castillo, el Petro peruano