Educación presencial en medio de la pandemia, una realidad posible

Una propuesta para el regreso a las aulas

Por: YONY FRANCISCO ORTEGA GUZMÁN
mayo 22, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Educación presencial en medio de la pandemia, una realidad posible
Foto: Alcaldía de Bogotá

Es lamentable que argumentemos aspectos tan importantes y fundamentales para el desarrollo de la vida personal y social del ser humano de forma categórica y simplista. Hacemos referencia a quienes de forma tajante afirman que en Colombia no existen las condiciones para el desarrollo de las actividades escolares presenciales y tampoco para las virtuales (falta de conectividad, de equipos tecnológicos en los hogares o de recursos para acceder a ellos). Sí, esos mismos que se quejan de las alternativas que se presentan para el trabajo con guías académicas diseñadas por los docentes, al considerar que son mera información que estresa a los estudiantes y a los padres de familia al no contar con las orientaciones pertinentes.

Si bien en todas estas afirmaciones existen realidades innegables, no podemos cerrarnos a mirar posibilidades que en medio de las dificultades nos permitan encontrar alternativas a tales situaciones. Eso es negar la capacidad natural con la que el hombre fue diseñado para hacer frente a las más complejas adversidades que su contexto y el mundo le presenta.

A la larga, estos personajes a los que señalo son como los jueces que escuchan las acusaciones, emiten las condenas y lapidan inmediatamente sin analizar a la contraparte, el modo y el lugar de los hechos. Lamento incomodar a muchos lapidarios, quienes ferozmente rasgarán vestidura y tratarán de encontrar en nuestro idioma calificativos, hasta agotar su rico léxico, para deslegitimar esta posición, que no tiene otra intención distinta a brindarle a nuestros estudiantes las mejores condiciones y oportunidades en medio de las dificultades de cada contexto para su acceso a la educación desde una relación con el docente más directa y comprometida con su responsabilidad social de orientar la formación de esta y las nuevas generaciones.

Sin desconocer la peligrosidad del COVID-19 y el riesgo de contagio exponencial que existe en escuelas y colegios de Colombia (especialmente en las que hay hacinamiento en las aulas escolares con grupos de 35, 40 y hasta 45 estudiantes), eso no es excusa para hacer afirmaciones categóricas como que la educación presencial en esos lugares no es posible, incluso si se conserva el distanciamiento social y se toman las medidas protocolarias correspondientes para minimizar el contagio, ya que sí es factible.

Para ello se hace necesario adoptar un horario presencial especial, por grado o conjunto de grados, de dos horas y media, en aulas con máximo doce estudiantes. Cada grupo desarrollaría diariamente tres materias, correspondiendo a cada docente una hora clase de cuarenta y cinco minutos, tiempo considerado que es el más productivo en el desarrollo de las sesiones en una aula de clases. Además, en esa clase el docente debe aprovechar al máximo sus virtudes didácticas para apuntar en los aspectos más inquietantes de sus estudiantes y resolver sus dudas: de esa forma, el estudiante tiene mayores y mejores oportunidades de aprendizaje que al estar aislado en su hogar con materiales que muchas veces le dificultan su acceso al saber. Con esto llevará para su casa las orientaciones pertinentes que le permitan comprender mejor las temáticas a desarrollar.

Así mismo, el tiempo establecido garantiza mayor seguridad a los estudiantes, ya que finalizado este los niños y jóvenes retornarán a sus hogares y no será necesario el descanso escolar habitual. Esto sin contar con que las aulas escolares, después de su aseo y desinfección, estarán habilitadas para otro grado o conjunto de grados con el mismo horario, de tal modo que la planta física, el mobiliario escolar y demás recursos en una institución en las actuales condiciones sí posibilitan esa presenciabilidad escolar. Por ende, no es necesario ampliar la planta de personal docente, ya que es la misma y desarrollaría un horario similar; eso sí, con menos intensidad presencial, pero con mayores responsabilidades desde la planeación y el desarrollo didáctico (lo que sí es necesario es ampliar el personal administrativo para el cumplimiento de las medidas protocolarias del caso).

Esta es una propuesta que no considera todos los aspectos de este complejo problema en el ámbito educativo, ante una pandemia que nos llegó y nos tomó a todos desprevenidamente, en la cual no existe un manual de procedimientos ni mucho menos una fórmula social que nos diga cómo actuar. De tal modo, todo lo que hagamos por enfrentar esos retos y desafíos es la forma en la que estaremos escribiendo ese proceder para la historia, pero que en ningún momento puede agotar la imaginación del hombre y su búsqueda por doblegar sus adversidades.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
400

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué significa educar hoy?

¿Qué significa educar hoy?

Nota Ciudadana
Ministra de Educación, diez preguntas para usted

Ministra de Educación, diez preguntas para usted

Nota Ciudadana
“¿Profe, cuántos días faltan para que nos volvamos a reencontrar?”

“¿Profe, cuántos días faltan para que nos volvamos a reencontrar?”

Nota Ciudadana
La educación como escena del crimen

La educación como escena del crimen