Ecuador en el Festival de cine de Biarritz 2015

'Qué mejor que el cine de América Latina como ejemplo de pedagogía para resistir al olvido'

Por: MH Escalante
junio 09, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Ecuador en el Festival de cine de Biarritz 2015

Qué mejor que el cine para volver a historias que se olvidan. Y qué mejor que el cine de América Latina como ejemplo de pedagogía para resistir al olvido.

En ese marco de ventajas, qué mejor que un festival de cine como el que se realiza a comienzos de otoño en la ciudad de Biarritz, el país vasco francés, cuyo mérito además de difundir en Europa el trabajo de nuevos realizadores latinoamericanos y de los ya consagrados, es el de revelar ese esfuerzo por mantener viva la memoria de un continente acostumbrado a olvidar.

¿Quiénes hoy en América Latina recuerdan por ejemplo a Jaime Roldós, aparte claro de los ecuatorianos que lo tuvieron como su presidente hasta el 24 de mayo de 1981, día en que ocurrió su trágica muerte en un accidente aéreo?

Talvez pocos en Colombia o Perú, para citar solamente a los ciudadanos de países que comparten fronteras con Ecuador , sean capaces de recordar con precisión a este presidente que se caracterizó por una libertad de palabra inédita en una región dominada entonces por dictaduras de militares y de hombres políticos militarizados; que defendió la necesidad de recuperar el petróleo de Ecuador para los ecuatorianos (y no para las multinacionales), y que cuando fue elegido presidente promovió leyes que garantizaban el respeto de los derechos de ciudadanos nacionales y extranjeros (particularmente de los primeros desplazados colombianos), cuando en América del Sur sólo eran audibles las voces de mando de los generales Rafael Videla, Roberto Viola o Augusto Pinochet.

Por fortuna el cine nos permite volver a esos episodios de la historia latinoamericana, que por tanto está en libros pero ya sabemos que es más fácil ir al cine que a una biblioteca. De ahí la importancia de la 24ª edición del Festival Biarritz América Latina que tendrá lugar este año entre el 28 de septiembre y el 4 de octubre.

Vale la pena destacar la iniciativa de sus organizadores por dedicar esta edición al cine de Ecuador, el país invitado de honor.

En la Maison de l’Amérique Latina en París se conoció hace pocos días una parte del programa de Festival de Biarritz 2015. Además de las treinta películas en competición (largometraje, cortometraje y documental), la sección “Mirada al cine ecuatoriano” permitirá descubrir 10 películas de ese país, una de ellas vuelve a este hecho trágico ocurrido hace 34 años en la frontera entre Ecuador y Perú. Se trata del documental “La muerte de Jaime Roldós” de los realizadores Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera (Ecuador/Argentina, 2013, 123’).

Para Jean-Marie Lemogodeuc, presidente del Festival, Ecuador revela hoy “una buena dinámica en desarrollo económico, activismo ecológico y producción cinematográfica”, incluidas las coproducciones. Ecuador pasó de producir una película en el 2003 a producir 16 en el 2014.

“La muerte de Jaime Roldos” seguramente abrirá el debate. Reunir testimonios de protagonistas de la época, recuperar y editar archivos fílmicos, consultar expedientes confidenciales… fue una tarea que tomó 7 años a sus realizadores. El documental se estrenó en el 2013 y ya ha tenido reconocimientos, la mención especial que recibió en el Festival de Cine Americano de Trieste (Italia) por ejemplo, por “su contribución al conocimiento de eventos históricos contemporáneos de Ecuador y por la descripción de las implicaciones emotivas que éstos han significado”.

Pero, lo que más habría que destacar es que gracias a este riguroso trabajo de investigación histórica de Manolo Sarmiento y de Lisandra Romero, la Fiscalía General de Ecuador decidió reabrir la investigación sobre “las causas que generaron que se estrellara el avión en el que Roldós viajaba junto a su esposa, en mayo de 1981”.

En el 2014 el Festival de Biarritz acogió 35 mil espectadores en sus tres salas de proyección y espacios de animación cultural: La Gare du Midi, El Casino de Biarritz y el Royal 3. Esta cifra demuestra el interés excepcional del público europeo por el cine y la cultura de América Latina, y más en una ciudad como Biarritz, que cuenta con apenas 26 mil habitantes permanentes, el resto son turistas o franceses y europeos que tienen sus residencias de vacaciones en esta parte de la costa vasca francesa situada a unos treinta kilómetros de la frontera entre Francia y España.

Si se tiene en cuenta que para la 24ª edición del Festival estarán en el jurado que entrega “El Abrazo” a la mejor película el escritor argentino Alan Pauls y el cantante francés Bernard Lavilliers (muy apreciado en Francia y Brasil); y que los conciertos que por tradición lo animan estarán a cargo del autor, compositor e intérprete brasileño Toquinho y de la nueva revelación de la música argentina, La Yegros, la afluencia de espectadores no tendrá por qué ser inferior a la de 2014. América Latina con sus tragedias políticas, económicas y sociales, de las cuales surge una inagotable riqueza cultural, sigue siendo un misterio que fascina a los europeos.

El Institut d’Hautes Etudes de l’Amerique Latine (IHEAL) estará también en Biarritz con una serie de conferencias sobre “El Ecuador de Rafael Correa”, que vendrán para enriquecer esta reflexión sobre el llamado “giro hacia la izquierda” en América Latina, que en el caso de Ecuador se inicia con el presidente Jaime Roldós en 1978 y que décadas después se consolida con la llegada al poder de Rafael Correa.

De hecho, los años de Jaime Roldós y de Rafael Correa marcan el surgimiento del interés por la participación en la vida política en Ecuador. Lo mismo sucedió en Argentina al terminarse el largo periodo de represión provocado por las numerosas dictaduras militares del siglo XX.

El advenimiento de la democracia en los años ochenta, aunque llega con un credo de corte neoliberal, permitió que la Argentina tomara ese “giro hacia la izquierda” gracias a la elección del carismático presidente Néstor Kirchner en el año 2003.

Alan Pauls recuerda el impacto que tuvo esa transición en la sociedad argentina: “Durante muchos años la política desapareció en nuestro país. Menem fue eficaz en ese sentido, la borró del mapa. Pero en el 2003 (con Kirchner) volvió y fue genial porque sin política la Argentina iba hacia la catástrofe total, hacia al exterminio de los débiles por los más fuertes”.

Cuando Jaime Roldós llega al poder con sólo 37 años de edad, tuvo que luchar contra el sopor que parecía envolver a su país sometido a sucesivos golpes militares. Roldós intentó abrirle una perspectiva hacia el ejercicio de la democracia, hacer que la gente se movilice, participe, opine, defienda sus recursos naturales... Pero su gobierno fue breve, apenas dos años.

El contexto político en América Latina cuando ocurre el accidente que le costó la vida suscita aún numerosos interrogantes. Sobresale el de Richelieu Levoyer que fue comandante general del Ejército ecuatoriano a principios de los ochenta:

"El llamado Plan Viola (del nombre del exdictador argentino Roberto Viola), que debía frenar el avance del comunismo y ahogar las iniciativas progresistas en la región, chocó con la pretensión de Jaime Roldós de imponer en Ecuador una política de estricto respeto de los derechos humanos”.

Richelieu Levoyer, que no es francés sino ecuatoriano, deja en el documental de Manolo Sarmiento y Lisandra Romero tres frases lapidarias como testimonio de su época: “En Panamá muere el presidente Omar Torrijos en un accidente aéreo (julio de 1981); en Perú muere también en un accidente aéreo el comandante general del Ejército, Omar Hoyos (junio de 1981); acá en Ecuador muere Roldós al estrellarse el avión (mayo de 1981).

Tres accidentes en los que perdieron la vida tres personajes políticos de relevancia en América Latina y que ocurren en un intervalo de dos meses.

Qué ha pasado después en Perú, Panamá... del Ecuador del presidente Rafael Correa todos tenemos ya una idea: que acabó con la libertad de la prensa en su país, que es un mandatario que gobierna para su pueblo. Nadie discute sin embargo que Correa ha logrado que Ecuador ocupe hoy un espacio visible en la región y el mundo.

Hoy cualquier ciudadano europeo se refiere a Ecuador como a una democracia y no como a un país “desorganizado e inestable”. Y por pequeño que sea en comparación con el vasto espacio territorial de sus vecinos, cualquiera es capaz de ubicarlo en el sitio exacto del mapa y de citar el nombre completo de su presidente. Ecuador tiene ahora una voz que se escucha en el continente, aunque se critique, al fin, ese es el ejercicio.

Si el cine ahora viene para ayudarle en ese proceso de modernización de su vida política, esa puede ser ya una muestra de que la trágica desaparición del presidente Jaime Roldós en 1981 no lo hundió en el abismo de las dictaduras reales o disfrazadas sino que lo ayudó a crecer en el ejercicio de la democracia que es hoy, por imperfecta que sea.

París, junio 5 de 2015

Afiche Oficial del Festival de cine de Biarritz 2015

En la foto : Marc Bonduel, delegado de Festival, Jean-Marie Lemogodeuc, Presidente del Festival, Andrea Moscoso, Agregada Cultural en la Embajada de Ecuador en Francia

-.
0
316
La última entrevista de Iván Márquez antes del triunfo de Gustavo Petro

La última entrevista de Iván Márquez antes del triunfo de Gustavo Petro

Adolfo Reyes, el dueño de Capillas de la fe guarda 9 Ferraris en su casa

Adolfo Reyes, el dueño de Capillas de la fe guarda 9 Ferraris en su casa

Cuando Roy Barreras era un médico acupunturista entregado a curar enfermos y no a cazar votos

Cuando Roy Barreras era un médico acupunturista entregado a curar enfermos y no a cazar votos

Ser gay en Tuluá hace 70 años, la valentía de Álvarez Gardeazábal

Ser gay en Tuluá hace 70 años, la valentía de Álvarez Gardeazábal

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus