Opinión

¿Dónde caerá ese globo?

A Juanpa no le quedan sino restos de mermelada. A este improvisado patriarca le llegó su otoño

Por:
agosto 17, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Estas son las horas en que el mismo Juanpa no sabe por qué lo eligieron Presidente de la República, cómo llegó al poder y lo más grave, para qué lo tiene.

Sorprendido por la vida misma, Juanpa se dedicó a ensayarse como hombre de Estado. Descartó lo obvio, porque no lo entendió o porque  quiso trazar su propia ruta. Así que menospreció la posibilidad de seguir las huellas del Gobierno de Álvaro Uribe, como el país se lo pedía, y guiado por su hermanito Enrique, de infausto dominio sobre Juanpa, resolvió que cambiaría el rumbo de la Historia, consiguiendo una paz esquiva por cincuenta años.

Para eso tenía que inventarse una guerra, que no existía. Y se la inventó. Tenía que inventarse un Ejército enemigo, que no existía, y le confirió ese grado a una pandilla de matones que andaba escondida en Venezuela, con  algunos compinches perdidos en la selva, sin horizonte, sin tropas, sin apoyo de nadie. Y se inventó el Ejército enemigo.

Tenía que inventarse una gente amiga de esa paz embustera, y se la inventó, pagándola por supuesto, pues que gratis nadie le apuntaría a ese disparate.

Tenía que hacerse a una prensa que le acolitara esos desvaríos, y se hizo a ella. La pauta publicitaria es el remedio infalible para la falta de ideas.

Tenía que conseguir cortesías internacionales, y recorrió el mundo en todas las direcciones, inventando tragedias, suponiendo esperanzas de un pueblo sediento de paz, manipulando medios. Y encontró esas cortesías. A nadie se le niega una venia cuando dice buscar una paz que se ha perdido.

Todas esas exploraciones tuvieron un precio, y puso al país a que lo pagara. Le sorprendió, también fue sorpresa, una bonanza petrolera y de minerales que produce esta tierra, como nunca se vio antes. Decenas de miles de millones de dólares cayeron a sus manos, y las malbarató todas. No le quedó ni un penique. Pagó con mermelada todas las alianzas perversas, con una clase política cada vez más desprestigiada y repugnante. Y prometió lo imposible y levantó quimeras y pagó favores. Todo, claro, con aquella despilfarrada bonanza.

Ahora le llegó la destorcida. Quebró a Ecopetrol, la gallina de los huevos de oro, quebró la industria, quebró el campo y se quedó solo, con su soledad infinita de patriarca vergonzante, sin un peso y sin un amigo. Porque como dice la ranchera, el cariño comprado ni sabe querernos ni sabe ser fiel.

Lo único que le queda, o que cree que le queda, es el globo que tiró al aire con el atractivo nombre de la paz. Y el globo no cae, ni tiene dónde caer.

Sus contertulios de La Habana, recordemos que son un grupo de asesinos con condenas centenarias por los crímenes más atroces, saben muy bien que de ellos depende la suerte de Juanpa y de su Gobierno. Y se aprovechan de su necesidad y de su angustia, exigiéndole sin parar, ni medida, ni vergüenza.

-Publicidad-
0
4856
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Comunistas, a marchar

Comunistas, a marchar

¿No lo sabe el Presidente?

¿No lo sabe el Presidente?

El gran descubrimiento

El gran descubrimiento

Sabemos quién ganará

Sabemos quién ganará

Absurdos de una ley absurda

Absurdos de una ley absurda

Indagatoria al Presidente Uribe

Indagatoria al Presidente Uribe

Estudiantes… a la carga

Estudiantes… a la carga

Algo pasa. Algo muy grave

Algo pasa. Algo muy grave