Opinión

De unos y otros: lo mismo

Maduro y Santos apenas son actores en el mismo escenario interpretando papeles mediocres en esa reiterada dolencia estructural de ambas naciones.

Por:
septiembre 24, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

En tanto de este lado de la frontera de Venezuela, en Colombia, el problema se agudiza, las soluciones son mediáticas, la alharaca copa y copta todos los medios, allá, en la “patria bolivariana”, su presidente hace lo que le corresponde: provoca y desafía, dicta medidas para salvaguardar la integridad territorial de supuestas o reales amenazas del vecino democrático, civilizado, santanderista, respetuoso de los derechos humanos, de la oposición, de los tratados, mojones y lindes.

Es el talante democrático y civilista de nuestras instituciones, Estado y gobierno, dicen unos; otros, que es la entrega al castrochavismo,  comunismo y socialismo del siglo XXI, a las Farc-EP y, a ese “patán analfabeta y sin nacionalidad definida” que es Nicolás Maduro, presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela,  cuanto lleva a nuestro presidente Santos a actuar en esas coordenadas.

Y los expertos analistas, politólogos, asesores de todo y en todo, especialmente los columnistas, los ilustrados y los deslustrados, todos a una, parecieran no tener obsesión temática distinta, persistente e incontrolable, que cumplir con ansiedad espasmódica el número de caracteres exigidos, o de segundos o minutos si en radio o televisión, a costa de Maduro y de Venezuela.

Y claro, viene el sacrificio, en el ara de la emocionalidad mediatizada y direccionada por fuerzas y poderes invisibles pero efectivos, de la objetividad, la sindéresis, el fundamento histórico, la ética y la ecuanimidad, de una crisis, la de las relaciones entre Colombia y Venezuela, en la que Maduro y Santos apenas si son actores en el mismo escenario interpretando papeles mediocre, como lo han sido quienes de uno y otro lado, los han precedido en esa reiterada dolencia estructural de ambas naciones.

O, es que acaso los migrantes colombianos hacia Venezuela son de estos días, o su asentamiento, permanencia y expulsión por parte de aquel país, apenas viene a ocurrir en tiempos del Socialismo del Siglo XXI, como algunos de esos analistas sobrados de pergaminos vienen a decírnoslo.

No. Esos son los pródromos, algunos entre tantos, de esa enfermedad congénita; de esa dolencia estructural incubada en el cuerpo frágil y enfermizo de nuestras naciones latinoamericanas, mayormente en esta de nosotros.

Y para la cual, no obstante su gravedad, nunca se ha buscado la medicina que dé en curarlas o, cuando menos, en controlarla para evitar brotes y contagios que afectan la salud y la convivencia en los cuerpos que la padecen.

En el peor de los casos, como ahora parece, inoculada por agentes patógenos interesados en obtener provecho y derivar contagios de otra naturaleza.

Y a fe que lo están logrando, tanto allende nuestra frontera como aquende la de Venezuela. De uno y otro lado hay contagio, pero los tratamientos aplicados al paciente, la crisis fronteriza, son diferentes y no precisamente los que presumimos y damos por cierto de este lado: cortinas de humo para mitigar el “riesgo de perder las elecciones”, camuflar “la corrupción militar”, “silenciar la oposición”, “irrespetar” a cierta dama y otras simplezas de esa laya.

Si algo está claro, es que Venezuela sí se ha tomado en serio la problemática que genera la frontera con Colombia y los perjuicios derivados del “orden” imperante en ella, todos en menoscabo de su soberanía, aparato productivo, institucionalidad, gobernanza y fluidas relaciones de vecindad.

Que Colombia haya asumido la suya con el mismo y parecido interés de su vecino, está por verse. Y de ello dan razones los sucesivos traspiés que los componedores locales han tenido en los escenarios especializados a los cuales han recurrido en procura de obtener una favorabilidad razonablemente esquiva.

Tontería es pensar y recomendar que con un “ven acá, Maduro, ¿por qué no te callas”?, de Fidel Castro, aquel se va cruzar de brazos, enmudecer y dejar que siga ocurriendo cuanto hasta ahora, y desde siempre, ha ocurrido en la frontera con Colombia y en detrimento de Venezuela, según él.

Mientras el patrioterismo exaltado sigue su curso mediático, Alemania cierra sus fronteras a la llegada de refugiados y Colombia captura barcos con inmigrantes en sus aguas territoriales del mar Caribe, para deportarlos se supone.

Poeta

@CristoGarciaTap

[email protected]

-Publicidad-
0
213
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los de antes se preparaban

Los de antes se preparaban

Yo también conocí a Santrich…

Yo también conocí a Santrich…

Reduccionismo simbólico

Reduccionismo simbólico

La nación inmóvil

La nación inmóvil

¡Pobres ventanas!

¡Pobres ventanas!

Restaurar la Universidad de Sucre

Restaurar la Universidad de Sucre

Lloren por Argentina

Lloren por Argentina

Memoria de Rojas Herazo

Memoria de Rojas Herazo