Cómo convertir una marcha estudiantil en marketing de guerrilla

La política se convirtió en un juego de mercadeo y si los movimientos sociales no se adaptan a volver sus luchas un espectáculo, se van a quedar en el pasado

Por: La hora doce
noviembre 02, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cómo convertir una marcha estudiantil en marketing de guerrilla
Foto: Vidal Romero

Aprovechando las recientes manifestaciones estudiantiles que se han tomado las principales ciudades de Colombia, me he decidido a comentar la genialidad a la que esta generación de marchantes llegó: convertir la protesta social en una campaña de mercadeo. Ya sea para hacerles publicidad política a los líderes de movimientos estudiantiles de turno o para que sus padres no les digan mamertos cuando vuelvan a la casa, estas manifestaciones han llegado a solucionar el problema de ser vistos como asociales desgarbados por los medios de comunicación y por la mayoría de gente.

Para desmenuzar la estrategia, y llegar a una mejor comprensión de cómo llegaron a tan brillante estratagema, voy a exponer los pasos para convertir una manifestación en una campaña de marketing de guerrilla:

  • Adoptar el discurso de los medios tradicionales: Si bien en manifestaciones anteriores los movimientos estudiantiles dejaron como resultados personas heridas por impactos de canecas con gas lacrimógeno en la cabeza, esta generación de manifestantes se ha preocupado por su imagen ante los medios. Han dejado muy claro que no son vándalos y que, aquellos que perpetran crímenes contra la propiedad privada, asaltan las tiendas por donde pasa la manifestación o se pelean con la autoridad, son manifestantes de segunda mano los cuales no representan el deseo popular de ser vistos como celebridad ejerciendo su derecho a la protesta.
  • Generar la menor cantidad de fricciones para que la clase media siga su vida normal: Todos sabemos que las marchas estudiantiles son una mamera. Ya sea porque no podemos llegar a ver La reina del flow en paz a la casa, o porque nos toca aguantarnos la espichada en TransMilenio más de dos horas, las manifestaciones siempre paran el tráfico y lo vuelven una pesadilla. Pues esta camada de creativos de la protesta han llegado a la revolucionaria idea de no parar el tráfico para que el ciudadano clase media llegue con un fresquito a la casa de que hay una situación grave que amenaza la estabilidad del sistema educativo, pero que igual no se van a perder un segundo de Élite por Netflix. Lo importante es darle la idea al espectador de que es un show del que pueden hacer parte sin afectar sus actividades normales.
  • Proteger la propiedad privada: Este es uno de los puntos fundamentales que va de la mano con el primer punto. No podemos dejar que nos vean realizando actividades bajas como pintar grafitis en las paredes de edificios, en las estaciones o buses de TransMilenio y mucho menos ir a tirar pinpones con pintura a los policías. Ya sabemos que en un futuro, al lograr los títulos por los que estamos luchando, llegaremos a ser accionistas de TransMilenio y quién sabe, hasta logremos almorzar un día con Kike para que nos dé unos tips sobre qué propiedades sí pintar con colores vivos (como las casas de ciudad Bolívar en las que se gastó 18.000 millones de pesos poniéndoles vida y alegría). Después de todo, como él es doctor, sí sabe de estética y cuáles son los lugares adecuados para la expresión artística.
  • Tener gestos solidarios con los servidores públicos: Este punto es importante porque no queremos que nuestra manifestación se vuelva un despelote de gente echando piedra y reventando papas bomba contra los escudos de los policías. Por eso, si a alguien le da un ataque de ira al acordarse del asesinato de Nicolás Neira en las calles de Bogotá el 1° de mayo de 2005 por parte del ESMAD y quiere vapulear un policía a patadas, lo que hacemos es proteger al uniformado haciendo un cordón humano. Estos gestos generarán simpatía con todas esas personas que piensan que solo los mamertos con chucha salen a darle patadas a los policías, que nadie de buena familia puede tener rabia porque le estrellaron una granada aturdidora en la cabeza a su mejor amigo y le desfiguraron la cara, si eso no sale en Noticias Caracol puede ser que ni haya pasado.
  • Grabar todas las acciones ingeniosas: No es suficiente con tener un comportamiento impecable durante la manifestación, la idea es que los medios de comunicación hablen de nuestras hazañas. Entre más distinción logremos con los piojosos que se reventaban a piedra con la policía en manifestaciones pasadas, más estatus tiene la manifestación y, creo fervientemente, que en un futuro la marcha la podría patrocinar Movistar o podrían hacer el spot del próximo Estéreo Picnic cuando la próxima administración le vuelva a recortar el presupuesto a la educación o le suban a los insumos agrícolas.
  • Todo se trata del entretenimiento: Una máxima que no hay que olvidar, es que todo esto se trata del entretenimiento. Nadie quiere ver caras de estudiantes pobres o desolados en las calles marchando. Es por eso que, si nos disfrazamos de cosas entretenidas (tipo una marcha zombie), el movimiento se va a volver interesante para los medios. Tal vez hasta inspiren a The Walking Dead para hacer sus activaciones de marca en las calles de otras ciudades cuando haya problemas con el estado.
  • Es clave buscar buenos patrocinadores: Es verdad que como en cualquier actividad cultural y del entretenimiento salen vendedores ambulantes y partidos políticos a apropiarse de la manifestación, estas entidades no nos deberían representar, no es cool. En siguientes oportunidades debemos buscar el apoyo de marcas que apoyan las actividades extremas como Red Bull. Estas pueden financiar a los muchachxs que se queden sin energía para abrazar policías. Por si llueve y nadie se quiere mojar los piecitos, pueden pedirle financiación a Hunter, la marca de botas pantaneras del primer mundo. Tal vez si logramos algunos patrocinios decentes, podamos deshacernos de esa odiosa idea de que las marchas son para gente con problemas.

Luego de cumplir estos sencillos pero eficaces puntos, lograremos una campaña de marketing de guerrilla impecable que nos permitirá llegarle al presidente con cara de Yordano para que nos suba unos punticos del presupuesto nacional a la educación. Al ver que nos hemos comportado bien, seguro será benévolo y nos hará las cuotas del Icetex mucho más cómodas para que podamos irnos de viaje en vacaciones con nuestro parche. Eso sí, no vayamos a escoger ningún destino nacional porque en todos lados están matando líderes sociales y qué peligro, mejor viajemos a Europa que allá la cultura latinoamericana está muy de moda por estos días. Es que en este punto, la política se convirtió en un juego de mercadeo más que nada y si los movimientos sociales no se adaptan a volver sus luchas un espectáculo, se van a quedar en el pasado.

Bella ciao.

* Ver La hora doce

-.
0
943
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La marcha desde adentro

La marcha desde adentro

La marcha estudiantil logró un primer resultado: la ministra los recibe este lunes

La marcha estudiantil logró un primer resultado: la ministra los recibe este lunes

Nota Ciudadana
La dignidad de los estudiantes contra la desmemoria

La dignidad de los estudiantes contra la desmemoria

En redes
Los niños que le tiraron sus dulces a la marcha estudiantil en Medellin. Video

Los niños que le tiraron sus dulces a la marcha estudiantil en Medellin. Video