Carlos Duque, el diseñador que inmortalizó la imagen de Luis Carlos Galán

Una foto tomada en Bucaramanga se transformó en el afiche que cuarenta años después sus hijos Juan Manuel y Carlos Fernando usan para resucitar al Nuevo Liberalismo

Por:
diciembre 14, 2021
Carlos Duque, el diseñador que inmortalizó la imagen de Luis Carlos Galán

Antes de 1981 ninguna campaña política en Colombia se había decidido por hacer publicidad con colores. Todo era acartonado y viejo, como si los publicistas jamás hubieran dejado de mirar hacia Bogotá, que todavía tenía algo de esa ciudad triste de hombres vestidos de negro y cielos encapotados. Sin embargo, una visita de Luis Carlos Galán y su esposa Maruja Pachón a la oficina de Carlos Duque cambió por completo la historia de la publicidad política colombiana.

En ese momento Carlos Duque era un famoso publicista y fotógrafo que había retratado, a sus 30 años, a toda la santa lista de personajes colombianos. Fernando Botero, Gabo o Débora Arango pasaron por el lente de este caleño, rumbero e intelectual, que se había criado visualmente en lugares tan icónicos de la cultura de su ciudad como el teatro San Fernando, donde Andrés Caicedo manejaba con compulsión esquizofrénico su exigente cine club. Sus logos se habían convertido en un estandarte de la publicidad colombiana: La Feria Internacional del Libro de Bogotá o las mismísimas galletas Noel llevaban el sello de su trabajo. Había hecho todo menos publicidad política y el único que creía que podía hacer ese trabajo era Luis Carlos Galán.

En ese momento ya estaba disparada la carrera presidencial para las elecciones de 1982, donde el candidato conservador, Belisario Betancur, parecía el más serio aspirante para derrotar al expresidente liberal  Alfonso López Michelsen. Los liberales vivían la crisis generada por el cisma del Nuevo Liberalismo, la fuerza disidente fundada en 1979 por el joven político santandereano Luis Carlos Galán, que buscaba darle frescura a una campaña que quería desmarcarse del anquilosamiento con el que sus veteranos rivales afrontarían las elecciones.

Por eso le llevó a Duque una foto suya, tomada en Bucaramanga por el fotógrafo Javier Pesca, en pleno discurso. En entrevista con El Espectador Duque afirma lo que sintió cuando la vio: “Es una imagen donde Galán tiene una actitud muy chévere, muy agresiva, de liderazgo, que corresponde a un lenguaje muy de ese momento, que era el de la plaza pública”. Cuando la vio Duque supo que lo podía hacer y aceptó la propuesta.

Foto: Javier Pesca

No fue fácil para Duque intentar centrarse en la política cuando él era un artista que vivía con la intensidad de un rebelde, sus tres matrimonios pueden ser una prueba de ello. Nacido en Palmira, en 1946, vivió toda su juventud en la agitada Cali de los setenta, a paso de Richie Ray y los Rolling Stones, la banda sonora de la época. Fue gracias a Carlos Mayolo, su compañero de colegio –el San José- y de barrio –el Santa Mónica-, que el joven veinteañero tuvo en 1966 su primer trabajo en publicidad: hacer unos logos y fotografías para Propaganda Época, propiedad del excéntrico empresario y mecenas cultural Hernán Nicholls. En 1971 se fue a estudiar dos años fotografía a los Estados Unidos, en donde tuvo el tiempo para leer a los clásicos y releer a quien sería uno de sus amigos más admirados: Gabriel García Márquez, a quien conocería en un concurso de fotografía en La Habana en donde el autor de Cien Años de Soledad fue jurado. Duque no ganó el concurso pero sí una de sus amistades más importantes y queridas que pasaron por su notable vida.

A su regreso, Gonzalo Córdoba que se vinculó a la revista Cromos, lo llamó para que trabajara en la revista y se enfocara en el retrato, arte que perfeccionaría en la Revista Diners, en los años de gloria de esa revista cuando era dirigida por Germán Santamaría. Pero lo que cambiaría su carrera sería la visita de Galán y su esposa.

En las épocas en donde internet era tan sólo un sueño de escritores de ciencia ficción como Phillip K. Dick, el afiche era una pieza fundamental dentro del andamiaje de una campaña. En esa época Duque decidió experimentar, romper con todo lo establecido y mezclar con plumilla dos colores el negro y el rojo. Galán y su joven movimiento ocuparon el tercer lugar de las votaciones y consiguieron 750 mil votos, iniciando una fiebre que estuvo a punto de llevar a la presidencia a Luis Carlos Galán en 1990 si las balas del cartel de Medellín no lo hubieran matado en Soacha un año antes.

Casi cuarenta años después la imagen de Luis Carlos Galán sigue siendo igual de atractiva. Sus hijos, Juan Manuel y Carlos Fernando, lograron revivir el Nuevo Liberalismo y se la jugaron por inscribir una lista propia al Senado. La imagen de su papá fue protagonista en la presentación de los candidatos entre los que están la periodista Mabel Lara y la internacionalista y analista política Sandra Borda. Hoy el rojo y el blanco, y el icónico grito de Galán son la bandera del nuevo –viejo– partido.

Foto: Nuevo Liberalismo

Carlos Duque es considerado uno de los más grandes publicistas nacidos de este país. Incluso hay algunos que afirman que el afiche de Obama que lo convirtió en una figura de la altura de Martin Luther King, surgió de ese famoso afiche de la campaña presidencial de 1981.

Veinte años después una idea suya fue protagonista de la campaña más fulgurante que político alguno haya hecho en el país, la que llevaría a Uribe a ser presidente. Pero esa es otra historia por contar.

| Te puede interesar:

Marulanda recula, le dice No al Nuevo Liberalismo y regresa a los Verdes

-.
0
1300
La gran vida de los hijos de Chupeta

La gran vida de los hijos de Chupeta

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Ser pillo paga

Ser pillo paga

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus