Opinión

Botero, un seductor de la sensibilidad

El artista rompe barreras y España se rinde en La Cibeles ante los 60 años de sus monumentales obras

Por:
septiembre 19, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Botero, un seductor de la sensibilidad

Del 17 de septiembre de 2020 y hasta el 7 de febrero de 2021 en el espacio CentroCentro, Plaza Cibeles en Madrid estará la exposición que recorre 60 años de la obra de Fernando Botero. Maravillosa muestra que comienza y acaba con su búsqueda incesante de dominar el mundo de la técnica y continuar con la historia del volumen como lugar donde expresar el valor del color. Lenguaje único y ahora, universal

Como no hemos visto la exposición, nos imaginamos la secuencia de la historia: la primera, una acuarela que pinta La mujer llorando que ya, hasta en la tristeza, tiene toda la dimensión de la monumentalidad. Cosa inusual en su posterior trabajo donde los sentimientos no importan. De la época de los años cincuenta sus obras, donde la pincelada es expresiva, me gusta demasiado el cuadro del ciclista que gana la vuelta a Colombia La apoteosis de Ramón Hoyos un cuadro donde ya encuentra todos los secretos que después desarrollará en su pintura: la dimensión espacial de la forma, la quietud del movimiento, su afecto por eventos donde puede expresar a cabalidad el trabajo del color en gran formato. Donde salen después sus grandes temas como La corrida o el Circo. En 1957 pintó Niña perdida en el jardín donde diluye el óleo como si fuera acuarela. Retos que quedaron siempre en la historia de su trabajo. Y después el logro se bajarle intensión a la pintura, donde consiguió encontrar una pintura lisa.

   Gente del circo con elefante, 2007

Esta exposición trata de 67 cuadros de colecciones privadas de todas las épocas que muestra en 6 etapas el mundo de Botero. Y que él mismo llama: Museo Imaginario. Pintura, acuarela sobre lienzo, dibujo. Siempre todo tiene que ver con las obsesiones de su historia privada como es Medellín y sus personajes. La religión que empezó a ver a los 7 años cuando vio pasar en una procesión el féretro de un obispo muerto, o el poder político porque de niño veía la realidad desde su punto de vista de cómo vivir las circunstancias: el obispo era el papa y el alcalde el presidente. De acá su lectura de la vida latinoamericana donde todos los personajes tienen ese tinte emocional de su infancia.

 

Los Arnolfini según Van Eyck, 2006

También están las nuevas lecturas de los clásicos de la historia del arte, que comenzó con el Quattrocento italiano al bodegón al holandés. Su verdadero estudio comenzó en el museo del Prado mientras copiaba la Danae de Tiziano, donde comprendió cómo el desnudo es una manera de entender la forma y la sensualidad de la mujer que va muy lejos de tener una connotación sexual. Después vinieron los frescos de Piero de la Francesca y su narrativa, el poder de expresión de Mantegna o el ingenio de las lecturas en el cuadro de las versiones de Los Arnolfini de Jan Van Eyke donde el espejo presenta un otro espacio, la luz de una vela es un bombillo o los elementos del primer plano que son el principio visual de la composición. Esa misma idea de la duplicidad del espacio que representó Velásquez – el pintor de los pintores- en su cuadro de Las meninas que Botero retomará desde muchos puntos de vista.

 

Bailarina en la barra, 2001                                                         Mujer  sentada,1997

Piere Bonnard fue un artista francés al que acude Botero de vez en cuando. Perteneció al movimiento Nabis y fue quien pintó a su mujer Marta en la tina porque ella tenía una enfermedad en la piel. Pero también pintó la luz desde muchas perspectivas, tema que Botero ha utilizado en sus obras donde el baño es el espacio ambiguo.

 

Dos hermanas,2019

La última de las seis etapas de esta exposición son las acuarelas en tela, idea que le quedó más afianzada a Botero desde que pintó los frescos de la iglesia en Pietra Santa y que últimamente realiza de manera trascendente porque, como siempre, encuentra la manera de ir más allá de la técnica acuosa a una pintura sólida. Solo él puede.

 

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cómo entender la barbarie

Cómo entender la barbarie

La sexualidad de la naturaleza

La sexualidad de la naturaleza

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

La seducción y la ironía

La seducción y la ironía

El hombre que cambió el destino

El hombre que cambió el destino

De heroína muda a reina del Pop

De heroína muda a reina del Pop

Verbo América

Verbo América

La construcción de lo americano

La construcción de lo americano