Así fue el IV Festival Bogotá es Brahms, Schubert, Schumann

Durante tres días Bogotá se llenó con la mejor música del mundo. Más de 28 mil espectadores colmaron cada uno de los escenarios. Balance de un éxito

Por:
abril 22, 2019
Así fue el IV Festival Bogotá es Brahms, Schubert, Schumann

Vivir el IV Festival Internacional de Música Clásica Bogotá es Brahms, Schubert, Schumann, fue una experiencia que va más allá de la alegría. El poder de la música clásica es innegable. Ilumina el espíritu y acerca a las personas: propios y extraños se van llenando de un aura de entusiasmo por la vida y las exclamaciones de admiración sobre cada compositor, sus  obras, los intérpretes, así como el interés por adentrarse en la comprensión de la época, - este año centrada en el romanticismo germano-, fueron temas en cada grupo antes del inicio, durante el intermedio y al finalizar cada concierto. Queda en el recuerdo la atmósfera de fiesta de la música durante cuatro días, un ritual que  momento en el momento de elegir a cuáles conciertos asistir. (hizo falta el don de la ubicuidad para asistir a todo).

…Que a cuántos conciertos asistió usted hoy? : “yo llevo cuatro y ayer tres”, dijo una señora que me pidió no decir su nombre. Después me confesó que tenía 80 años, que ha asistido desde el primer Festival, y que disfruta con una amiga todo el día desde las 9 de la mañana hasta las 10 de la noche en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. ….

”Hasta aquí, el mejor concierto fue la Gala de Solistas Vocales”, dijo Alberto De Brigard, melómano verdaderamente conocedor, amante del canto lírico, -y aún faltaba un día de programación-.

¿Que cómo le pareció Ray Chen?, el violinista de Taiwan-Australia? “Verdadera revelación”, dijo un joven elogiando su expresividad.

A mi parecer, Cheng es un poeta del violín, trasciende más allá de su técnica impecable y su virtuosismo espectacular.  Inolvidable su concierto para violín de Brahms, el opus 77, con la Orquesta Sinfónica de Amberes dirigida por Robert Treviño de Estados Unidos.  Fue impactante, conquistó al público y obtuvo cerrada ovación. Al salir, felizmente coincidí en el momento en que  Ramiro Osorio, Director General  del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y Director del Festival,  expresó su interés en volverlo a invitar y recomendó  no olvidar ese nombre porque ocupará lugar en la palestra de los grandes intérpretes del violín en la historia. Una premonición sobre la cual habrá que estar pendientes.

Imposible comentar cada concierto, porque fueron 50 conciertos programados y 50 realizados, más 3 ensayos abiertos al público. En ese universo musical  hay que  resaltar la presencia del  Festival  en  15  escenarios en 10 Localidades de Bogotá, con tarifas subsidiadas adicionalmente a los 12 conciertos gratuitos, evidencia de un claro objetivo de democratizar la música clásica, que es para Todos porque Todos podemos ser parte sin necesidad de leer partituras.

En el Festival de Música Clásica de Bogotá se trata de vivir ese legado cultural que es patrimonio universal de la humanidad, y  Bogotá, al ser reconocida por la UNESCO, Capital Creativa de la Música, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo decidió tomar la rienda de este desafío  para entregar a los ciudadanos desde el 2013,  cada dos años, una programación de la más alta calidad de contenidos centrada en una época y un compositor o compositores más relevante(s), con el apoyo de la Alcaldía Mayor de Bogotá-Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte, Amigos del Festival y  los Patrocinadores.

Al cierre de la IV edición del Festival se estima que fueron 180.000 beneficiarios sumados entre los 28.500 asistentes a salas de conciertos y a espacios no convencionales como bibliotecas, parques y centros comunitarios, sumados a los televidentes e internautas.

Participaron 750 músicos invitados de 14 países, 37 solistas, 7 orquestas, 8 directores, 5 coros, 4 cuartetos de cuerdas, un trio, un ensamble y un dúo de piano, apoyados todos por el Staff del Festival, equipo humano conformado por más de 250 personas perfectamente coordinadas, fluyendo sonrientes, atentas a las necesidades de artistas y público, en orden puntual, con rigor en el desarrollo de las promesas de valor que contiene esta cita con la música clásica. Sin duda los resultados positivos son evidencia de una  estructura  sólida de este Festival realizado con el  liderazgo de Ramiro Osorio Fonseca, Director general del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y  Yalilé Cardona Alonso, co-Directora del Festival, alineados en la finalidad de la excelencia desde planear, producir y  ejecutar. La respuesta del público lo dice todo en los aplausos y las felicitaciones que  demuestran  su satisfacción cumplida más allá de las expectativas.

No quisiera cerrar sin resaltar la presencia de las Orquestas de Colombia presentes en el 2019 , todas bien merecen un capítulo completo y destacado, igual que su respectivo Director: la  Orquesta Filarmónica de Bogotá, la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, la Nueva Filarmonia y la Fusión Filarmónica de la O.F.B. Igualmente  se destacada la brillante presencia de  músicos colombianos invitados en obras de repertorio coral y conciertos de música de cámara, presencia en la cual se reconoce un presente de alta proyección artística y cultural.

Lo mejor de haber vivido los cuatro días del 17 al 20 de abril en inmersión musical en el  IV Festival Internacional de Música Clásica Bogotá es Brahms, Schubert, Schumann, fue la expectativa antes de cada concierto y la felicidad de compartir con tantas personas el amor por la música clásica en los momentos del aplauso. Redescubrir las obras y sus compositores, sorprenderse con la genialidad y el talento de los concertistas invitados,  aprender y aprender….

Lo mejor, sentir el orgullo  por Bogotá a la altura de las capitales culturales del mundo. Y  el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo tiene todo que ver en esa realidad.

Lo mejor, reiterar que Bogotá le apuesta a la música clásica desde la diversidad y la multiculturalidad, de manera  incluyente, con impacto social, generando espacios de convivencia que elevan la calidad de vida de todas las personas. Este  Festival ya tiene historia, consolida proceso, crea oportunidades que permiten a las personas formar y desarrollar hábitos de  apropiación y  disfrute  de la estética del arte y la cultura.

Bienvenidos en 2021 al Barroco –con énfasis en Bach-, anunció Ramiro Osorio Fonseca al cerrar ayer la IV edición.

-Publicidad-
0
527
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus