Aeropuerto de Tolú, promesa presidencial incumplida

Cono un baldado de agua fría le cayó a la gente de Sucre saber que la obra no estaba financiada

Por: Emiro Arrazola Ospina
julio 27, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Aeropuerto de Tolú, promesa presidencial incumplida

Es difícil comprender cómo de la noche a la mañana las cosas más adelantadas se convierten en las primeras atrasadas. Mucho menos se puede asimilar cómo lo fundamental y prioritario se deja de último.

Fui de los primeros en exaltar la iniciativa del presidente cuando estableció como compromiso de su gobierno una serie de obras trascendentales en los territorios de Sucre y Córdoba, enfocada su construcción en los alrededores del Golfo de Morrosquillo. Paquete de obras que el mandatario denominó como el Pacto del Golfo.

Esta idea espontánea, concebida como determinación de gobierno, nació de la inspiración de gratitud de Duque con estas tierras. La mayoría de sus vacaciones en Colombia, desde su infancia, las ha disfrutado en nuestro golfo, más específicamente en Coveñas.

A muchos nos emocionó conocer la historia de ese gesto hermoso de aquel niño que llegando muy joven a convertirse en el hombre más poderoso del país regresa a la aldea que lo vio crecer embestido del mayor poder que colombiano alguno pueda ostentar.

Con la grandeza de la humildad regresó, ya siendo jefe de Estado, a demostrar que la correspondencia es un atributo de agradecimiento que enaltece a los hombres que retribuyen con cariño a la tierra que durante muchos años le brindó uno de sus mejores días. Y sea la verdad manifestar que nos erizó el alma tal espontaneidad presidencial con nuestros olvidados territorios.

Durante muchos años de paseo por acá, estas tierras no solo le sirvieron al presidente para el disfrute, sino para divisar nuestro potencial y falencias. En especial, pudo palpar el futuro del golfo. Todo se asemejaba a un cuento de hadas. Parecía uno de los nuestros con hablado distinguido poniéndose nuestra camiseta. ¡La fantasía vuelta realidad! Sin embargo, uno nunca aprende. A pesar de tanta belleza, definitivamente "de lo bueno no dan tanto", como decían nuestros abuelos.

El pacto es una muestra clara de por qué expresiones como las anteriores aún subsisten. Lo comprobé el pasado 18 de julio, cuando el Meridiano de Sucre en su primera página —casi cubriendo la totalidad de ella— titulaba: La plata está asegurada: gobernador de Sucre.

Tan llamativo titular obligaba al conocimiento total de tan importante pronunciamiento de la primera autoridad sucreña. Al ver la ilustración del pie de foto en primera, salté de emoción cuando, antes de señalar los nombres de tan importantes asistentes, pude leer: "Todos los proyectos que hacen parte del Pacto Territorial Golfo del Morrosquillo ya tienen el aval fiscal". Semejante noticia que incluía todos los proyectos disipaba mis dudas sobre algunas informaciones que especulaban de que no existía o faltaba la plata para la ampliación del Aeropuerto de Tolú.

Pocas veces un titular invita a un brindis. Estábamos a punto de levantar la copa, cuando, impresionados de alegría con tan trascendental noticia, quisimos profundizar en los detalles. Así fue como al ir a las páginas interiores (la tercera), un subtítulo entorpeció nuestras emociones. ¡Nuestra retina se impresionó! Tajantemente se afirmaba: "Sin aval, por ahora", "El único proyecto que no quedó incluido dentro del aval fiscal fue la ampliación del Aeropuerto de Tolú, según Rodríguez. Debido a que solo estaba en el periodo de ejecución de unos recursos de estudio". Una afirmación cierta, pero inaceptable.

La información nos cayó como un balde de agua fría. Muy triste. Es como la impresión que tiene un padre en la antesala de una sala de partos, que lo dejan mirar a su primogénito recién nacido, y a las pocas horas, cuando cree que se lo traen ya bañado y vestido y se encuentra emocionado por acariciarlo y besarlo, se lo entregan enrollado, pero muerto.

El único proyecto de los del Pacto del Golfo que existía antes y que iba avanzando era casualmente el del Aeropuerto de Tolú. Todos los demás no existían o su información era incipiente. Desde el año 2015, la Aeronáutica Civil de Colombia, mediante resolución No 2612 del 8 de octubre de 2015, había aprobado el Plan Maestro del Aeropuerto Golfo de Morrosquillo, del municipio de Santiago de Tolú.

Inadmisible que el único proyecto del pacto que tenía casi todas las tierras compradas para su ejecución al ingresar al pacto era el aeropuerto. Es intolerable la desidia, además de insoportable que hoy seamos víctimas de los Carrasquillas que aún permanecen en el gobierno.

Resulta imposible entender cómo, si hace un año (para finales de este mes) en las redes del DNP se publicó que “para el Aeropuerto de Tolú, la Aerocivil inició proceso de licitación para dar inicio a la contratación de estudios y diseños de la ampliación de la pista, que con esta decisión pasará de 1400 m a 2200 m de longitud”, ahora nos salen a decir que apenas estaba en el periodo de ejecución de unos recursos de estudio. Mandan cáscara, decían nuestros padres cuando los indignaban.

Presidente Duque, quíteles el timón del avión a los Carrasquillas de su gobierno antes de que nos estrellen. Ellos solo saben desprestigiarlo y con su mentalidad van a acabar con el país.

Cabe anotar que nuestro gobernador ninguna culpa tiene; por el contrario, se ha convertido en el gladiador del golfo. El que lanzó el Pacto del Golfo con bombos y platillos fue usted, presidente. Aún está a tiempo de enderezar la nave si desplaza a sus copilotos y asume el mando. Pero gobernador, apriete, usted sabe cuán necesario es el Aeropuerto de Tolú

Estábamos preparados para todo, menos para un aterrizaje de emergencia. Evite el desastre de tal frustración. Usted pertenece a un partido caracterizado por pelear el cumplimiento de los pactos. Un Pacto del Golfo, sin el Aeropuerto de Tolú adjudicado en su mandato, está mocho, como diríamos en nuestro lenguaje. Es como la firma de la paz sin el compromiso de la dejación de armas.

Así pues, señor presidente, con el mayor respeto le decimos: no nos quite de la cabeza la idea de mañana verlo de civil caminando por nuestras tierras y decirle "gracias". Eso nos agradaría, sin importar que estamos en partidos diferentes. Es más, preferiría saludarlo en las calles como el presidente del golfo. Y ojalá, el hecho de que usted asuma la responsabilidad directa de este vuelo, nos evite al verlo tener que decirle "le faltó el Aeropuerto de Tolú".

-.
0
800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus