Opinión

Y tú, ¿por qué razón no te suicidas este año?

El autoconocimiento y la felicidad son antídotos para la depresión y el suicidio

Por:
Febrero 09, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Y tú, ¿por qué razón no te suicidas este año?
El perfil de un adolescente en riesgo de suicidio presenta rasgos como apatía, soledad, autodevaluación, infelicidad y fragilidad. Foto: Pixabay

—¿Por qué no te suicidas este año?

—No me suicido porque tengo sueños y metas. No me suicido porque tengo amigos y porque tengo cualidades y maneras de contribuir al mundo—.

Así comenzó Miguel de Zubiría una charla maravillosa a la que asistí el año pasado sobre Prevención del Suicidio, en el Primer Encuentro de Psicología Positiva Aplicada, que organizó la Dra. María Garassini en el Gimnasio Moderno.

Miguel relató su experiencia e investigaciones sobre prevención del suicidio. Y dice, la mejor vacuna para el suicidio es la felicidad. Esta felicidad proviene del autoconocimiento, de las relaciones con los demás, de tener metas. Una persona que conoce sus fortalezas, debilidades y anhelos auténticos, que le dedica tiempo a conocerse, no se suicida.

El perfil de un adolescente en riesgo frente al suicidio presenta rasgos como la apatía, la soledad, la autodevaluación, la infelicidad y la fragilidad. No hay conciencia de sí, ni de sus fortalezas. No hay norte. No hay sentido de vida.

La felicidad es una vacuna general contra el suicidio. Los antídotos para la apatía son las metas y los sueños; para la soledad, los amigos, la pareja y la familia; para la autodevaluación, el autoconocimiento y la autoestima; para la infelicidad, las emociones positivas; para la fragilidad, el autoconocimiento (conocimiento de las fortalezas y pasiones) y la resiliencia, que debe desarrollarse desde la niñez, porque la vida es sufrimiento y está sujeta a dificultades y frustraciones.

 

 

Los antídotos para la apatía son las metas y los sueños;
para la soledad, los amigos, la pareja y la familia;
para la autodevaluación, el autoconocimiento y la autoestima

 

 

Miguel sostiene que los adolescentes que se suicidan no lo hacen por el bullying. Lo hacen porque son frágiles, porque nadie les enseñó sobre sí mismos ni sobre sus cualidades o fortalezas; porque no tienen metas ni sueños.

Él ayuda a jóvenes y adultos a vivir de manera plena a través de identificar sus fortalezas y metas a través de unos “metagramas”, como los llama, para identificar metas a corto plazo en las distintas dimensiones de la vida (salud, familia, pareja, amigos, trabajo, estudio, hobbies, finanzas, vida espiritual) con un seguimiento continuo.

Mucho podría hacer el sistema educativo al respecto. Incluir el autoconocimiento, la búsqueda de sentido y propósito, y la inteligencia socioemocional para relacionarse mejor con los demás y regular las emociones.

Trabajar en estos temas —que no se pueden medir en pruebas estandarizadas pero que tienen un impacto importante en la calidad de vida de las personas— nos ayudará a reducir la depresión y prevenir el suicidio, fines importantes de la educación hoy en día.

Esto no se logra con libros de texto. Se necesita tiempo y espacio para que los niños entren en contacto con su mundo interno y miren hacia adentro guiados por preguntas hondas, por la reflexión y por la meditación, entre otros.

Sabemos mucho de los demás pero poco de nosotros mismos. He ahí una pequeña tragedia.

Publicidad
0
2239
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Juan Sebastián Hoyos Montes

El impacto nefasto de las redes sociales en el desarrollo espiritual (II)

El impacto nefasto de las redes sociales en el desarrollo espiritual (II)

El impacto nefasto de las redes sociales en el cerebro y la conciencia (I)

El impacto nefasto de las redes sociales en el cerebro y la conciencia (I)

Una escuela diseñada por un maestro espiritual

Una escuela diseñada por un maestro espiritual

¿Una educación para el siglo XXI?

¿Una educación para el siglo XXI?

Un fenómeno espiritual en Bogotá (y no es el papa)

Un fenómeno espiritual en Bogotá (y no es el papa)

¿Qué es eso de la Jardinería Kármica?

¿Qué es eso de la Jardinería Kármica?

A propósito del caso Uribe Noguera: algunas reflexiones sobre los currículos formativos

Conciencia ambiental y consumo de carne