¿Y la educación básica y media qué?

"Desde la primera infancia estamos creando una brecha enorme entre los ciudadanos de estratos altos y bajos"

Por: Diego Alejandro Cuesta Casas
diciembre 16, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y la educación básica y media qué?

En las calles de Colombia uno de los mayores reclamos es el acceso a la educación superior gratuita y de calidad. Un ejemplo de esto es la historia detrás de Dilan Cruz, a quien el Esmad asesinó y que tenía la aspiración de poder estudiar Administración de Empresas. Así como Dilan existen miles de jóvenes con ansias de poder estudiar una carrera universitaria y poder tener un ascenso social que pueda contribuir al desarrollo económico y social de sus familias.

Uno de los grandes problemas que tenemos es que los cupos en las universidades públicas son muy limitados. Las pruebas Saber 11 y los exámenes particulares que hacen algunas universidades, como la Universidad Nacional de Colombia, son los filtros que determinan quiénes entran o no a la universidad pública. Aquí se está apelando al mérito, sin embargo, un informe de la Universidad Nacional sobre la equidad en el acceso a esta universidad argumenta que las probabilidades de ser admitido a la universidad son mayores para los estratos socioeconómicos más altos.

Los resultados de las pruebas Pisa, que hace unos días publicó la Ocde, también arrojan varias conclusiones para tener en cuenta. La más importante de ellas, nuestro pésimo rendimiento en los ítems que mide esta prueba (matemáticas, ciencias y lectura). Por otro lado, así mismo, la Ocde hace referencia a la disparidad que hay entre estudiantes de colegios públicos y privados dentro de nuestro sistema educativo.

Esta diferencia ni siquiera es un problema entre lo público y privado, es un problema de inequidades. La educación que reciben las familias de escasos recursos no es la misma que la de clases medias y altas. No es igual estudiar en un colegio privado en barrio popular que en un colegio privado campestre a las afueras de la ciudad. Un ejemplo claro de esto son los últimos resultados de la prueba Saber 11, que tienen esta tendencia hace décadas, el colegio público que mejor está en el ranking es puesto 43.

Sin embargo, toda regla tiene su excepción, hay un número considerable de colegios públicos y privados de alta calidad ubicados en estratos 1, 2 y 3. El Liceo Campo David lleva cuatro años consecutivos siendo el primero en esta prueba y queda en el Tunal (barrio popular de Bogotá). Sin embargo, la generalidad es que la desigualdad de la educación básica y media es abismal. Desde la primera infancia estamos creando una brecha enorme entre los ciudadanos de estratos altos y bajos.

Hoy, que estamos en un momento de reflexión sobre cómo queremos desarrollarnos como país, la educación básica y media también debería estar en el centro de la discusión. Un gran avance fue asegurar la cobertura, ahora el reto está en construir una educación de calidad y coherente con nuestro presente y futuro. Necesitamos garantizar la jornada única, la seguridad alimentaria de nuestros niños y buscar reformar un sistema educativo muy rezagado en comparación a otros países del mundo e incluso de Latinoamérica.

-.
0
3502
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Docentes millennials, los llamados a cambiar el país

Docentes millennials, los llamados a cambiar el país

Nota Ciudadana
Nuestra política educativa, la más rajada en las pruebas Pisa

Nuestra política educativa, la más rajada en las pruebas Pisa

Nota Ciudadana
La educación no se puede salvar regresando a clases

La educación no se puede salvar regresando a clases

Nota Ciudadana
Docentes con vocación pacifista, no guerrerista, es lo que necesitamos

Docentes con vocación pacifista, no guerrerista, es lo que necesitamos