Tic tac, tic tac: el reloj que marca la hora para otra guerra

¿Cuándo en estos pueblos de los candidatos con eslóganes jocosos nos íbamos a imaginar que nos puede afectar un conflicto entre Rusia, OTAN y Estados Unidos?

Por: Julian Enrique Beltran Mendez
febrero 24, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Tic tac, tic tac: el reloj que marca la hora para otra guerra
Foto: Pixabay

Rusia decide invadir Ucrania, y me da escalofrío pensar que si no fuera por las notificaciones molestas de mi celular me dormiría sin saber lo que está por acontecer. Se ha escuchado bastante sobre este conflicto y se preveía con bastante anterioridad, pero definitivamente no le prestamos atención ni nos imaginamos el alcance del mismo, y no es justo culparnos, tenemos suficiente con nuestros males.

Seguramente nuestros líderes políticos ya están pidiendo bancada para que no nos dejen por fuera de aquel conflicto; no es justo que nos dejen por fuera de algo más, suficiente tenemos con el Mundial. La guerra es entonces ese reloj del cual todos estamos pendientes para que haga su parte, brinde su sonido y se haga escuchar así sin más.

Tic tac, tic tac, veo el reloj de mi celular y reflexiono que el mundo en cualquier momento se va a acabar en un conflicto nuclear. Se me viene a la cabeza una canción de un compositor de mi tierra que cantaba con ritmo alegre una tonada macabra al ritmo de maracas: “llegó el tiempo, llegó el tiempo el mundo se va a acabar”

La idea de una guerra mundial era un concepto propio de los libros de historia, aquellas obras lejanas aún a muchos pueblos de esta tierra, ni siquiera en PDF, porque aquí se perdieron 70.000 millones para el acceso a internet a las mismas zonas rurales, entonces:

¿Cuándo en estos pueblos de los candidatos con eslóganes jocosos nos íbamos a imaginar que nos puede afectar un conflicto entre Rusia, OTAN y Estados Unidos?

Creo que ni siquiera Duque lo pensaría porque se animó a meternos en esta crónica de una guerra anunciada diciendo él mismo como comandante en jefe de nuestras fuerzas militares que le daba el apoyo al pueblo ucraniano.

Mientras pasan las horas más tensas y oscuras, se siente como el reloj suena con más persistencia tic tac, tic tac, dando paso al olvido de nuestros males nacionales, de que el precio de las comidas está exagerado o el anuncio de un paro nacional del 3 de marzo.

Así que apague y vámonos, como hemos hecho siempre. Ya vale un carajo quién será el próximo presidente porque no habrá país a mal gobernar o un congreso nuevo con mermelada que dar solo debemos decantar entre los comentarios de Twitter y demás redes sociales llenos de memes, imágenes fuertes y videos de periodistas con chalecos y cascos si la guerra es la realidad de la cual queremos ser parte.

Ya que aquí desde hace tiempo nos condenaron a ella en aquel sonido que ya nos cansamos de escuchar y nos ha insensibilizado. Nada más queda la esperanza de mandar una delegación dónde estén Pachito que asesore en política internacional para resolución de conflictos; Juanma Santos, que brinde el acuerdo de paz entre Rusia, Ucrania con un plebiscito; Uribe, Petro y el propio Juanpis Gonzáles para que algunos instruyan cómo alcanzar la paz a punta de macallan y así tal vez obtener el Nobel sin salir del club o cómo manejar la guerra de tal manera sin siquiera combatirla y que el mundo a partir de cifras lo crea. Ha de deparar para nosotros aquel sonido que ya en esta tierra nos insensibilizó y que por nuestra memoria debemos recordar: tic tac, tic tac

-.
0
600
Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Con plata robada a pensionados, los estafadores de Estraval vivían a lo grande en EEUU

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

Los Pachón, la familia que inventó el helado de lechona, el postre de moda en Bogotá

El guerrillero asesino  de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

El guerrillero asesino de las farc que acabó con Romaña, el Paisa y Santrich

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Con latas de cerveza y en una terraza de Bogotá, se hacen prótesis dentales a 120 mil pesos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus