Tarjeta verde, el gran invento de Roosevelt Castro Bohórquez

"Esta iniciativa es un enorme aporte para la convivencia y para la paz en el contexto del fútbol"

Por: Edwin Ortega Ospina
junio 17, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tarjeta verde, el gran invento de Roosevelt Castro Bohórquez

Borges odió el fútbol. Vargas llosa lo calificó como “el opio de los pueblos”. Razones tendrían los afamados escritores suramericanos para referirse a este fenómeno cultural, económico y deportivo de la última centuria y media en la historia de la humanidad.

De otro lado Albert Camus, escritor y periodista francés, pero de origen argelino, expresó que “todo lo que aprendió de la moral y de las obligaciones de los hombres se lo debía al fútbol”. Igualmente, Jorge Barraza, periodista argentino, expresa que “el fútbol es una fábrica de alegrías”.

Del mismo modo, Martín Heidegger tuvo como pasión oculta al fútbol. Y aunque muy extraña fue su relación, el mejor filósofo alemán del siglo XX fue uno de los hinchas fervorosos de este espectáculo de masas. Su amor por el balón lo hizo público solo recién después de haber cumplido ochenta años, cuando iba los fines de semana a la casa de su vecino para ver al Bayern Múnich por la televisión. Su ídolo era Franz Beckenbauer. “Es un genio”, repetía sin cesar.

Así mismo, y en un comentario acertado, el periodista deportivo Rodrigo Valencia reflexionó acerca de los valores en la red social Facebook.

El exreportero de Hora 13 Noticias en Medellín, Colombia, indicó que: “Cuán grato sería que este país llevara a la cotidianidad lo que en el mundial de Brasil reflejaron los jugadores de la selección. Liderazgo (James), trabajo (Pékerman), sueños (Quintero), disciplina (Yepes), hermandad (todos), alegría (Cuadrado, Armero), paciencia (Mondragón), humildad (Jackson); y no sigo porque no hay espacio para más nombres y virtudes. Si eso pasara el fútbol tendría aún más sentido”.

Es que este deporte guarda un cúmulo de valores que se reflejan dentro de un rectángulo con el domino técnico de una pelota por parte de un equipo de jugadores.

Tarjeta verde, por el juego limpio y los valores

Creada hace más de 30 años, por el periodista deportivo colombiano Roosevelt Castro Bohórquez, la tarjeta verde es un enorme aporte para la convivencia y para la paz en el contexto del fútbol.

Un premio y un reconocimiento al juego limpio y al comportamiento respetuoso antes, durante y después de los partidos es uno de los beneficios de la estrategia axiológica de la tarjeta fair play.

De igual forma, y según palabras de Castro Bohórquez, “salvaguarda la integridad física de los futbolistas, porque un jugador actuará con más inteligencia y gallardía deportiva, para quitarle el balón al contrario y no recurriendo a una patada alevosa, que le acarrearía una expulsión”.

“La verdad es que me parece interesante, en un momento en que el fútbol representa tanto para la humanidad. Es una idea fantástica. Es que en un momento en que nos confundimos con todas las cosas mal hechas, con las formas mal ejecutadas, yo creo que esto de la tarjeta verde se convierte en una guía para valorar a los que hacen las cosas bien, porque no es simplemente estar castigando, sino que también vale la pena patrocinar a la gente que lo hace bien y esto de su tarjeta me parece algo estupendo”, señaló el estratega Francisco Maturana y odontólogo de profesión.

“Es muy importante para el fútbol colombiano y a nivel mundial hacer cosas buenas o dar un buen ejemplo para los buenos actos. Hoy por hoy debemos tener un fútbol en paz. Sabemos que con buenos actos todo se puede mejorar, y esto de la tarjeta verde es una buena causa para que lo podamos hacer”, indicó en su momento Germán Ezequiel Cano Recalde, goleador histórico del DIM y ejemplo de fair play.

Cambios al reglamento

Es que se harían cambios en los reglamentos de competencia de los campeonatos de fútbol del país, que permitirían lograr ese objetivo de convivencia y paz en este contexto.

Así lo explica Roosevelt: “una tarjeta verde tendría un valor de un punto, una amarilla 5 puntos y una roja, que no sea de carácter violento, se valoraría con 10 puntos. Cinco tarjetas verdes individuales y/o colectivas anularían una amarilla, 10 verdes anularían una roja. Estos puntajes son válidos en cada partido, porque también ayudarían a la obtención de un punto en la clasificación de la tabla de posiciones. Es decir: el equipo que sume más tarjetas verdes antes, durante y después de los partidos se le dará un punto de más así no gane el partido.  Los reglamentos de competición contemplan que por cada partido ganado un equipo se le otorgan 3 puntos, un empate un punto y el perdedor no recibe puntuación. Con la acumulación de las tarjetas verdes en el partido, se le sumaría un punto adicional independiente del resultado deportivo”, aclara el llamado “Comunicador de la Paz”.

De igual forma, al final de la temporada se sumarían las tarjetas verdes individuales y colectivas y se premiarían al jugador y equipo fair play.

Así mismo, por la sumatoria del juego limpio (tarjetas verdes) en la temporada, el jugador o dirigente o el cuerpo técnico, lo mismo que el equipo obtendría un reconocimiento económico o un premio en implementación deportiva.

“Creo que con este aporte, de pronto Borges, Vargas Llosa u otros intelectuales cambiarían de opinión con respecto al fútbol, así como lo hizo en su momento el filósofo alemán Martín Heidegger”, concluye, entre risas, Roosevelt Castro Bohórquez, conocido igualmente como “El Juez de los Valores”.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
A Juanfer Quintero le interesa más ser un reggaetonero que un futbolista

A Juanfer Quintero le interesa más ser un reggaetonero que un futbolista

Nota Ciudadana
El karma que está pagando Uruguay por hacerle trampa a Colombia

El karma que está pagando Uruguay por hacerle trampa a Colombia

Freddy Guarín da la cara

Freddy Guarín da la cara

Arturo Vidal, la vida de un caballo desbocado

Arturo Vidal, la vida de un caballo desbocado