Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Tan participativos o tan firmones

Podría creerse equivocadamente que se está dando una explosión de participación ciudadana. Lamentablemente, la recolección de firmas no implica, casi nunca, verdadera participación.

Por:
Septiembre 01, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tan participativos o tan firmones
Fajardo, Germán, Clara, Ordóñez, Petro, Piedad y otros más andan pescando firmas

Colombia tiene uno de los niveles más altos de abstención electoral en América Latina, en especial cuando se trata de Congreso, Concejos Municipales y Asambleas. Cuesta que la gente salga a votar por ilustres desconocidos. Esto ha fomentado la “compra” de votos que va desde el pago descarado en plata, hasta lechonas y tamales o favores de diverso tipo. En ocasiones, como sucedió con Ñoño Elías, sus transacciones fueron tan eficientes que hizo votar a casi todo un pueblo por un solo candidato.

La democracia participativa, esa que promulgó con orgullo la Constitución del 91, desfallece por la indiferencia del electorado o por lo costosas que se han vuelto las elecciones. Sin embargo, en los últimos años, han proliferado los procesos participativos, dando la impresión que el pueblo, como “bella durmiente” despertó de su indiferencia electoral.

Hemos visto elecciones a tutti plein para revocar mandatos. Casi todos procesos fallidos; pero firmas nunca faltan. En Bogotá, para citar el más mentado, está pendiente la elección para preguntar si se saca o no a Peñalosa.

También hay elecciones para consultas previas sobre proyectos. La más exitosa fue la de Cajamarca que le preguntó a la gente si quería una mina de oro en su territorio y la gente mayoritariamente dijo que no. Y la mina tuvo que irse como antes había tenido que irse la del páramo de Santurbán. Estas elecciones nos han salvado, por ahora, de procesos extractivos muy dañinos. ¡Benditas sean!

Igualmente se realizó la recolección de firmas para una consulta anticorrupción con excelentes resultados. Más de cuatro millones de personas firmamos para que se establezcan mecanismos severos de sanción a los corruptos. Este proceso también resulta muy saludable para la democracia. Ojalá no lo trunquen en el Congreso.

 

Llegó la moda de inscribirse a la presidencia por firmas:
300 000 para estar en la baraja de la primera vuelta.
¡Oh paradoja! Candidaturas sin partido y partidos sin candidaturas

 

Sin embargo, ahora llegó la moda de inscribirse a la presidencia por firmas. Varios candidatos y candidatas están en la tarea de recoger el apoyo de más de trescientas mil personas para que su nombre quede en la baraja de la primera vuelta. ¡Oh paradoja! Candidaturas sin partido y partidos políticos sin candidaturas. Fajardo, Clara, Piedad, Germán, Petro, Ordoñez y no se cuantos más andan pescando firmas, mientras La U, Opción Ciudadana, Cambio Radical, Partido Conservador, Aico y otras siglas partidistas se han quedado huérfanas de representación.

Podría creerse equivocadamente que se está dando una explosión de participación ciudadana, que la gente entusiasta exige que se presenten personas en su nombre. Pero no es así, lamentablemente, la recolección de firmas no implica, casi nunca, verdadera participació

Veamos algunas razones.

1º Quien necesita firmas las consigue contratando la recolección, así el o la candidata se pasee de vez en cuando con su formulario bajo el brazo para justificar que lo hace en persona.

2º Una firma no se le niega a nadie (bueno casi a nadie). En las calles y parques, recolectores profesionales, caen sobre cualquiera y piden la firmita. Una persona puede firmar por Piedad, por Petro o por Clara, para solo tomar el ejemplo de la izquierda, y se siente muy democrática permitiendo que sean candidatos todos ellos.

3º Firmar no significa comprometer el voto. Quien apoya que alguien se pueda presentar, no necesariamente va a salir a votar después por esa persona o por ningún otra.

4º Las firmas esconden la orientación de la campaña pues no se exige que se conozca el programa o al candidato al momento de firmar. Eso será después cuando se realice la campaña o la inscripción formal en la Registraduría.

En fin, podría dar muchos elementos para mostrar que no somos más participativos ahora, sino más firmones. Bueno sería que en las elecciones esa enorme cantidad de abstencionistas firmantes se hicieran presentes, así sea para votar en blanco y, sobre todo, que los partidos ofrecieran procesos democráticos para elegir candidaturas en lugar de obligar a buscar firmas a los que se niegan a avalar. Tal vez así se daría una verdadera participación y nos llevaría a una democracia más estructurada y, sobre todo, menos personalista.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
428
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos