Sobre la falacia de la educación virtual y el rentable facilismo de las universidades

"Es inmoral que si se pagan 20 millones por ciertos servicios a obtener, se reciban una pequeña parte de lo que se pagó, y el resto: bien gracias"

Por: Jorge Cortes
abril 07, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sobre la falacia de la educación virtual y el rentable facilismo de las universidades
Foto: Pixabay

Ninguna universidad pública o privada del país puede sacar pecho en cuanto al tema de la educación virtual y la razón es simple: en la excelsa mediocridad académica del país, prácticamente todas las universidades se han volcado a usar Zoom, plataforma útil, pero que se desconecta cada 40 minutos y requiere algunos minutos para reconectarse. Porque eso sí, las universidades son excelentes para cobrar hasta 20 millones por semestre (semestre que dura poco más de 3 meses), pero jamás han hecho la tarea de crear sus propias plataformas robustas de educación con herramientas didácticas nivel universitario. Así aquellas instituciones de alto perfil investigativo ofrezcan ingeniería de sistemas, o de software en sus acreditados pensum de altísima calidad, pero que en la práctica ni siquiera pagan a plataforma alguna una versión avanzada , usan y recomiendan sin sonrojarse las versiones gratuitas, porque ver una clase magistral en Zoom, con las distracciones de cámara y micrófono que permiten escuchar y ver la intimidad de cada hogar, la música que escucha cada uno y un largo etcétera, aparte de los problemas de conexión ya descritas, crea distracciones, y hace que los profesores continuamente deban repetir lo que ya dijeron. En pocas palabras esta no es la mejor herramienta para estudiar, además es absurdo usar una herramienta virtual sin complementar su uso con ayudas multimedia para que la experiencia educativa sea completa.

Ahora vamos a lo que de verdad importa a las universidades, en especial las privadas: el dinero. Recuerden: para las universidades privadas, los estudiantes son poco más que clientes.

A las universidades no les interesa aplazar semestres porque puede crearles un problema de flujo de caja. Muchos estudiantes podrían no regresar y por lo tanto no pagar. La educación virtual les permite dar los contenidos, ahorrarse un billete en gastos fijos, y tener la excusa perfecta en cuanto a que -a su concepto- respondieron con su parte del trato, ¿verdad?, pues no.

Es inmoral que si se pagan 20 millones por ciertos servicios a obtener, se reciban una pequeña parte de lo que se pagó, y el resto: bien gracias. Si universidades como los Andes tuvieran algo de ética o por lo menos un pequeño asomo de vergüenza, aplazaría el semestre o redefiniría el calendario académico, pero no se embolsillaría el dinero por algo que no cumplió en el trato, así se trate de una causa mayor, porque sin temor a equivocarme, podría apostar que si un alumno regular de la universidad, tuviera un inconveniente de fuerza mayor (se arruinó la empresa familiar, secuestraron al padre del estudiante, etc), es dudoso pensar que la universidad deje de cobrarle a tarifa plena, siempre que no se pase de fecha y le cobren la extraordinaria.

La universidad al menos podrían descontar a lo ya pagado un equivalente a lo que están ofreciendo, dejando el excedente como crédito a favor del estudiante, pero que va, es una locura creer que recibir clases por la plataforma zoom en su versión de prueba justifican esos 20 millones de pesos m/cte.  Aparte muchos profesores no están debidamente capacitados para hacer su trabajo en plataformas virtuales y mucho menos dirigir alumnos en esta modalidad.

En las universidades públicas el drama es el mismo pero con otros componentes. Las universidades públicas tienen un gran número de estudiantes que vienen de todo el país y en ciudades universitarias como Bogotá y Tunja, el drama es no solo con los gastos de manutención que pagan los padres y en ocasiones patrocinan en parte las universidades, los estudiantes no se pueden ir a sus hogares de origen o por contratos de arriendo ya adquiridos o porque pierden el apoyo de la universidad en estos rubros o porque se arriesgan a no conseguir de nuevo un cuarto con arriendo poco costoso y en condiciones dignas y tampoco pueden dejar de pagar sus obligaciones. También tiene que ver que un gran porcentaje de estudiantes no tienen acceso a internet de forma constante, ya sea por falta de equipos adecuados o falta de acceso a la red en sí misma, o a la simple y clásica falta de dinero. Recuerden que están inscritos en programas presenciales y la parte virtual , dadas las carencias económicas de estudiantes y sus familias, estas necesidades suelen suplirse en las bibliotecas o en las salas de cómputo de las universidades, servicios que obviamente están cerrados en este momento, así que aunque parezca increíble, pero es muy real, aún hay muchos estudiantes que no podrán siquiera acceder a las clases virtuales. Y de paso como aún no se han definido en muchos casos las reglas de juego, no se sabe si el hecho de no poderse conectar a las clases, podría hacer que pierdan el semestre. Por ese motivo en muchas universidades públicas, están en discusión y conciliación entre las directivas con los representantes estudiantiles, para mover el calendario académico o suspender el semestre si lo ameritase la situación actual.

El Sena es la única institución del país con una plataforma educativa real y probada en 15 años de educación virtual y, sin embargo, tiene fallas. No será perfecta pero tiene buenos elementos didácticos, esa es la actitud de una institución pública, seria, que no se mueve por motivos económicos, al menos no sacándole al dinero a sus alumnos, que le apostó hace mucho tiempo a la educación virtual. Sin embargo, su excelente proceder no está expuesto en las noticias. Si esto se hubiera exigido obligatoriamente a todas las universidades públicas o privadas, no sería tan difícil ni dolería tanto pagar para tener un remedo de clase, porque sin duda, con esos gastos y sin valor agregado, es mejor educarse con YouTube.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
18900

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La resurrección de Noticias RCN

La resurrección de Noticias RCN

Nota Ciudadana
El doble sentido malicioso de las canciones

El doble sentido malicioso de las canciones

Nota Ciudadana
Prosur: ¿una integración de países o simplemente una exclusión ideológica?

Prosur: ¿una integración de países o simplemente una exclusión ideológica?

Nota Ciudadana
Gracias a Dios que llegó el COVID-19 sin Petro en la presidencia

Gracias a Dios que llegó el COVID-19 sin Petro en la presidencia