‘Tengo serios problemas con mis vecinos’

“No vengo acá a desahogar mis penas personales, sino a quejarme de ellos”

Por: Juan Esteban Matallana
Enero 11, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
‘Tengo serios problemas con mis vecinos’

Escribo desde Bogotá, desde una mente colombiana, pero con corazón caraqueño… con alma venezolana.

Es indudablemente triste lo que está pasando con Venezuela actualmente, pero no vengo acá a desahogar mis penas personales, sino a quejarme de mis vecinos.

Escribo ante esta administración pues tengo un tremendo problema con unos vecinos. Últimamente ha habido en el conjunto muchas mudanzas: se fue la tan querida Cristina y llegó un hincha de Boca llamado Mauricio. Las reuniones en la casa de al lado ya no son iguales, los 112 invitados de siempre no llegaron más, y en su reemplazo llegaron 113 jóvenes con mucha energía, aunque dentro de ese grupo nuevo de jóvenes haya divisiones entre el tío Capriles y el primo López, que vive en un pueblo lejano. Son muy unidos, y jamás faltan a reunión alguna.

Además, con todo esto de los nuevos vecinos, el señor Juan Manuel, a quien le debo pagar el alquiler de la casa, no se ha comportado muy bien, y es esa la razón de mi enojo. Juan Manuel no ha tenido una buena relación con los 113 nuevos jóvenes, ni siquiera fue a su fiesta de bienvenida, tal vez para no dejar sientiéndose triste al vecino Samper. Pobre hombre aquel condenado, que pasa sus días juntándose con unos señores que solían vivir en el barrio.

Juan Manuel, según me he enterado, no le gusta para nada Mauricio tampoco, pues tampoco le dio la bienvenida, a pesar de que compartan el gusto por el fútbol, ni lo felicitó por el triunfo de Boca ni ayudó a Cristina en su mudanza.

Resulta que Juan Manuel, no es del agrado de muchos vecinos, aunque él cree que tiene muchos amigos; anda peleando por el uso de la piscina, aunque ya sabrá usted que Juan Manuel perdió la propiedad de dicha piscina con el otro barrio y ya no la puede usar más. ‘Juanpa’, además, no tiene tiempo para nada, pues viaja mucho a Madrid a visitar un tal James y se la vive buscando tesoros en la arenera y luego peláandose con los niños del barrio porque, según dice él, él es el dueño de lo que encuentra, no importa que sea el zapato de la señora del 103.

Verá usted, señor administrador, que le escribo porque hay dos problemas precisos:

1. El señor Juan Manuel no tiene buenas relaciones con los demás vecinos y ya ni limpia su propia casa, no le alcanza la plata para el mercado y siempre me pide fiado.

2. El señor Nicolás de la casa de al lado, se niega a recibir los 113 jóvenes, y además no hace caso a los constantes pedidos de la señora dueña de la casa a la que le paga el alquiler para que abandone su casa lo más pronto posible pues su alquiler ya venció…

Ojalá pueda usted solucionar estos problemas, pero considero yo que ni el mismísimo Presidente de la República es capaz de manejar algo de tanta magnitud.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2028

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿A quién le dicen el sexo débil?

¿A quién le dicen el sexo débil?

Nota Ciudadana
Venezuela y su jaguar

Venezuela y su jaguar

Los medios y la campaña presidencial

Los medios y la campaña presidencial

Que se acabe pronto