Sergio Cabrera y la nueva vida que le espera como embajador en China 

Los días oscuros que vivió en Pekín abandonado por su papá, recreados por J. Gabriel Vásquez, pueden quedar enterrados con la oportunidad que le acaba de dar Petro

Por:
agosto 21, 2022
Sergio Cabrera y la nueva vida que le espera como embajador en China 

Cuando Juan Gabriel Vásquez llamó a Sergio Cabrera para contar su vida y la historia de su familia en un libro, el cineasta pasaba por sus horas más bajas. Acababa de terminar una relación de una década con una portuguesa, dos décadas menor que él, se había terminado. Sus problemas con RCN arreciaban.

La novela en la que había invertido dos años de su vida, el Doctor Mata, fue prácticamente saboteada por el canal que no estaba acostumbrada a trabajar con un gigante del cine como era él. Para colmo el 10 de octubre del 2016, unos días después de haber cumplido 92 años, moría en Bogotá su papá, Fausto Cabrera. Las heridas estaban tan abiertas que Sergio prefirió no asistir al sepelio y tomó la decisión de irse a Barcelona, a refugiarse del temporal.

La aventura de Sergio Cabrera en China que inspiró el último libro de Juan Gabriel Vasquez

Ustedes están muy jóvenes y por eso no saben quién era Fausto Cabrera en los años cincuenta. Piensen en una estrella de cine de ahora, en un Juan Pablo Raba por ejemplo y multiplíquenlo por 100. Eran dos canales de una televisión que apenas daba sus primeros pasos en el país, arrastrada por el general Rojas Pinilla, el dictador que trajo el aparato a Colombia.

Sin embargo, Fausto Cabrera era terco cuando opinaba y tenía en su sangre la rebeldía de los españoles que no se adaptaron a Francisco Franco, máximo general de las tropas fascistas. Pero sus posiciones incomodas comenzaron a horadar su estabilidad laboral en Colombia.  A comienzos de los años sesenta el artista se quedó sin trabajo y aceptó la propuesta de un amigo actor para irse a vivir a China. Después de un viaje de dos días se abría para su familia ese enigma que era la China de Mao en plena revolución cultural.

El director de teatro y escritor Fausto Cabrera, en la plaza de Tiananmén con sus dos hijos, Sergio y Marianella (1966)

Sus hijos, Sergio y Marianella eran adolescentes y dos años después de estar en Pekín sus papás se devolvieron a Colombia "a hacer la revolución". Los dejaron completamente solos, desprotegidos ante una cultura y una revolución que se hacía demasiado densa para ellos.

En Colombia Sergio Cabrera ya era famoso a los siete años. Mientras su papá lo educaba con el fuego de su credo comunista, su mamá, Luz Helena Cárdenas Arango, lo consentía y le permitía desfrutar de una popularidad que se la ganó jugando ajedrez ante las cámaras del país. El niño prodigio enseñaba a adolescentes a jugar al ajedrez. Colombia era testigo de esto. En Medellín vivían en el barrio La Playa, lo tenían todo. La distancia con Fausto se haría aún más grande viviendo en el gigante asiático.

Aparte de su trayectoria como director, Sergio ha tenido varias experiencias actorales

El brillante actor tuvo que dedicarse a hacer oficios varios en Pekín como locutor de documentales o doblajes al español en donde era director de doblaje en el Instituto de Cine de Pekín.

Porque en China, ya sin papás, Sergio tuvo que ser, a los 12 años, parte de la temible guardia roja de Mao Tse-Tung. Estaba en el centro del mundo. Cuando los Cabrera llegaron a Pekín se hospedaron en el hotel Amistad, uno de los lugares creados por la revolución cultural para albergar a buena parte de los intelectuales que viajaban desde todas partes del mundo para apoyar el maoísmo. Solos se quedaron con Marianella. Ella se enamoró de un fotógrafo inglés que también había viajado con su familia para vivir en carne propia el sueño máximo de un europeo comunista, ver como se hacía realidad ese paraíso que para ellos sería ver el reino de los proletarios en la tierra.

Era duro todo para el joven cineasta quien se graduó a los 18 años en la universidad de Beijing donde estudió filosofía. Fueron ocho años arduos, ocho años donde aprendió un credo, el comunista, un idioma, el chino y un rencor, el que le tuvo a su papá. Si existe un libro que revele las contradicciones de la relación entre el director de cine y su padre, Fausto, es Mirar la vista atrás la investigación en la que Juan Gabriel Vásquez se gastó siete años para recrear los años chinos de unas de las familias que más le ha aportado al arte en el país.

Sergio llegó a China con 10 años. A los 16 fue guardia rojo en dicho país en plena revolución cultural china

Su único consuelo en China era el cine. En la Cinemateca de Pekín pasaba días enteros viendo lo que estaba de moda en ese momento: Ascensor al cadalso la vio 15 veces. La obra maestra de Louis Malle fue una de las razones por las que quería vivir del cine. La banda sonora, genialmente improvisada por Miles Davis, fue uno de los discos que más escuchaba en una China celosa de cualquier tipo de aportación cultural extranjera.

A los 18 regresó a Colombia. Lejos de recibir un abrazo de su papá lo que recibió fue una orden: si había estado en China en toda su adolescencia fue para prepararse para la lucha armada. Entonces, cuando regresó se enroló en el EPL permaneció tres años en el monte en donde se ganó la inquina de uno de los comandantes de esa guerrilla quien no lo bajaba de pequeño burgués. Casi lo mata.

El viaje a la utopía revolucionaria de Sergio Cabrera y su familia en 'Volver la vista atrás'

El tiempo pasó y Sergio Cabrera se convirtió en uno de los grandes directores de nuestro cine. Su película, La estrategia del Caracol, le abrió el camino al cine colombiano en todas partes del mundo. Ahora Sergio regresa a su pasado, a los días de Pekín. Ya convertido en un venerable artista de 72 años, en reconocimiento a su trabajo, como embajador de Colombia en China. Esta es otra historia de la que seguro saldrá el guion para una nueva película.

-.
0
36700
El aterrizaje de los chinos en Hidroituango de la mano de Daniel Quintero

El aterrizaje de los chinos en Hidroituango de la mano de Daniel Quintero

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus