Opinión

Rembrandt la pintura sublime de una vida trágica

Desde el comienzo fue un pintor con éxito pero la vida le enseñó que la modernidad en su momento era la equivocación de su vida

Por:
febrero 13, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Rembrandt la pintura sublime de una vida trágica
Rembrandt, Autorretrato (fragmento), 1632

Rembrandt nació en Leiden en 1606 en los Países Bajos siendo el 5 de 10 hijos. Su padre molinero y su madre panadera que era la combinación perfecta del éxito económico. Rembrandt tuvo su mundo marcado por las Bellas Artes. Así pronto dejó su escuela para dedicarse a ser pintor mientras estudiaba en la Universidad de Leiden que fue fundada en 1575.

Ya en 1629, en Ámsterdam, Rembrandt era un pintor revolucionario porque quería aislarse de los modelos del Renacimiento italiano y acercarse a una realidad más humana de su tiempo, aunque muchos de sus temas eran bíblicos, los retratos eran la fuente de sus cómodos ingresos.

 

Lección de Anatomia, 1632

Vale la pena agregar que su versatilidad técnica llega a ser parecida a la producción de Picasso. Simon Schama en su gran biografía sobre el pintor anota: “Rembrandt como a Shakespeare el mundo era un escenario. Él sabía al detalle las tácticas de la teatralidad de cada personaje; conocía el vestuario del momento y se lanzó a pintarlo; sabia de largo repertorio de gestos, el rol de los ojos y la medida de los movimientos de las manos. Conocía el movimiento de los cuerpos. Era capaz de saber expresar arrepentimiento, un asesinato o un suicidio”.

Se casó con la sobrina de su protector Frederik Henrdrik Huygens. Saskia era una adinerada mujer que lo apoyó en su mundo turbulento. De cuatro hijos solo sobrevivió Titus quien fue el amor de su vida. Fue coleccionista desmedido de objetos y se negó a pagar la casa que había comprado. Con los años, todo se vino abajo.

 

Saskia, 1633

Acá somos los espectadores de su vida y la de su personaje con una vida trágica: a pesar de sus comienzos de prosperidad con el paso del tiempo la pareja atravesó numerosos reveses: así, su hijo Rombertus murió a los dos meses de su nacimiento, en 1635, y su hija Cornelia murió a las tres semanas de edad, en 1638. En 1640 el matrimonio tuvo una segunda hija, a la que también llamaron Cornelia, y que falleció al cabo de un mes. Solo su cuarto hijo, Titus van Ring (nacido en 1641) llegó a alcanzar la madurez.  Saskia falleció en 1642, al poco del parto de Titus, probablemente por tuberculosis. Los dibujos de Rembrandt del lecho de muerte de su esposa son imágenes profundamente conmovedoras.

De cualquier modo, durante la enfermedad de Saskia contrataron con la niñera de Titus, y probablemente pasó a ser también la amante de Rembrandt. Posteriormente, Rembrandt  se vió en medio de un problema judicial tuvo que vender las joyas de su esposa y donde  obtuvo una indemnización de 200 florines al año.

 

La ronda de la noche, 1642

Con el tiempo, la vida se fue desmoronando y cuando pintó su obra más famosa: La ronda de la Noche  escena donde los donde el escuadrón de mosqueteros abandonaban su servicio, y que fue un pedido del ayuntamiento, resultó ser el gran fracaso de la época porque sus participantes, que era los héroes- no tenían el parecido con la realidad. Desde ese momento, se convirtieron en sus verdugos. Rembrandt murió solo y pobre en 1669.

 

-.
0
900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El Ángel Exterminador

El Ángel Exterminador

Las máquinas sin tiempo

Las máquinas sin tiempo

Muchas voces sobre la violencia

Muchas voces sobre la violencia

¿Para qué sirve este amigo ministro de Cultura?

¿Para qué sirve este amigo ministro de Cultura?

Mank, dos películas un guion

Mank, dos películas un guion

Una enigmática diosa

Una enigmática diosa

La memoria imaginaria de la guerra

La memoria imaginaria de la guerra

La modernidad de un animal agonizante

La modernidad de un animal agonizante