Opinión

Quitarse la piel…

Los generales que sirvieron con devoción se acaban de quitar la piel, porque el camuflado, el uniforme blanco, negro, azul, verde, se pega a ella desde que se jura bandera

Por:
Diciembre 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Quitarse la piel…
El presidente de la República de cara al país, despidió a los salientes comandantes de fuerza y anunció la nueva cúpula Militar y de Policía.

Recuerdo a mi padre cuando relataba sus historias como soldado del Ejército de Colombia durante los años cincuenta; sus ojos se llenaban de lágrimas al revivir los momentos más sublimes de su vida; como soldado sirvió al país con devoción y cada vez que regreso a mi pueblo, al entrar a mi casa materna, detengo la mirada sobre la mención de honor que lo califica como un “soldado distinguido”, reconocimiento que aún conserva mi madre, colgado en una pared de su cuarto vacío.

Mi padre fue el motor para que me alistara en la Marina; se llenaron de lágrimas sus ojos, cuando me acompañó durante la ceremonia de mi ascenso al grado de coronel de la Infantería de Marina.

Cuando tomé la decisión de retirarme de la Armada, llegué a casa, besé a mi esposa, -sin saber qué se sentiría al día siguiente sin uniforme-, quise abrazar a mis hijos, pero ellos ya no estaban: eran adultos.

Desde jóvenes los soldados o cadetes, tienen la certeza que el día del retiro llegará, pero nunca, hasta entonces, el corazón de un soldado ha probado los sabores del retiro: es como quitarse la piel.

Esta semana, el señor presidente Iván Duque, en un acto de profundo valor democrático, frente a los comandantes de fuerza, le decía al país, que ya no serían más los comandantes y que nuevos generales de los ejércitos de tierra, mar, aire y de policía, serían sus relevos; el presidente agradeció los valiosos servicios prestados a la patria, mientras los colombianos veíamos en la pantalla, las imágenes de quienes serían sus relevos.

Pensaba en esos momentos lo que sentía cada comandante; envié un mensaje al señor general Mejía, puse un twitter deseándoles buen viento y buena mar a los que se iban y a los que llegaban, mientras imaginaba lo que sentirían al llegar esa noche a casa, para guardar con cariño su uniforme militar, su uniforme de policía.

Dejar el uniforme es como quitarse la piel:

El camuflado, el uniforme blanco, negro, azul o verde del militar o del policía, se pega a la piel por siempre desde el día que se jura bandera. Ese día la oración patria se funde en el alma, y en un acto de fe, se pacta con Dios y la patria, dar hasta la vida si fuera necesario.

Colgar el uniforme, es como quitarse la piel; hay que hacer duelo porque se siente morir por primera vez; desde los más tiernos años de la juventud, se aprende a obedecer y mandar con ejemplo, es un ejercicio diario a través del cual nos enamoramos de Colombia, de su gente, de su geografía, sus profundas selvas, sus ríos, mares y cielos; vivimos cada instante como si fuera el último; se hace un apostolado con infinita pasión, arriesgando todo por cumplir la misión constitucional.

La Colombia diversa palpita en cada cuartel…; en los cuarteles y bases se conoce al país; allí se reciben miles de soldados, marinos, pilotos, policías, que provienen de las periferias de las ciudades y de los rincones más apartados; allí se mezcla tanta riqueza; por eso, en los rostros de cada general que el presidente despedía, veía ese valor que aprenden a respetar los soldados de Colombia: nuestra patria.

Ser comandante de una fuerza militar, es honor de pocos y solo quien lo es, sabe lo que cuesta. Debajo de las medallas que orgullosos lucen sus pechos, hay un corazón humilde, un ser humano que ha surcado las más duras tormentas.

Los colombianos críticos hasta de sus sombras, pueden estar seguros de la fidelidad de sus ejércitos y policías; en sus aulas se revisan las lecciones aprendidas y se estudia con profundidad las complejidades del país; contamos con una Fuerza Pública ejemplar que se aprecia con cariño en todos los pueblos y veredas de Colombia.

Quien se atreve a ser soldado sabe a qué saben los tragos amargos y qué dulces son las mieles de la Gloria; solo un soldado, un suboficial, un oficial, añora lo que significa, no volver mañana a su cuartel: luego de tantos años, no escuchará la diana en la madrugada, ni retumbará el tambor en su alborada, no volverá a escuchar la potente voz del batallón saludando buenos días Colombia, después de cantar llenos de júbilo, las notas marciales de nuestro himno; no acompañará más, la penumbra que ilumina los atardeceres durante la arriada del pabellón nacional.

Estos generales que sirvieron con devoción bajo banderas, se acaban de quitar la piel, pero sus venas riegan amor eterno por Colombia; Dios no lo quiere, pero si fueran llamados en acción de guerra o en cualquier otra ocasión, ellos, los que se fueron, como cualquier soldado o general, nunca dudarían en vestir de nuevo su uniforme, para volverlo a sentir como su propia piel.

https://twitter.com/rafacolontorres

 

 

Publicidad
0
2175
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Rafael Alfredo Colón

La Paz de Colombia pasa por el perdón…

La Paz de Colombia pasa por el perdón…

Navidad y Año Nuevo…

Navidad y Año Nuevo…

¡Mezquindad…!

¡Mezquindad…!

La vida en Marte…

La vida en Marte…

Transmilenio, es lo más rápido…

Transmilenio, es lo más rápido…

¡Señor presidente: hablemos de coca!

¡Señor presidente: hablemos de coca!

El capitán del barco…

El capitán del barco…

Estigmatizar es…

Estigmatizar es…