¿Qué pasará cuando se acabe la comida en la casa?

A una semana de cuarentena para detener la pandemia del Covid-19, vivimos en la mayor parte del país una especie de “luna de miel” con la adversidad, ¿Qué pasará después?

Por: Fernando Botero Valencia
marzo 30, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Qué pasará cuando se acabe la comida en la casa?
Foto: TeleSur. Vía Twitter

En nuestras casas tenemos alimentos en la nevera y la despensa, agua y energía, y quizá lo que ha hecho más llevadero este confinamiento, internet. Con todo lo anterior ¿Qué más podríamos pedir?

Vayamos a la edad media, un período que osciló entre los años 1200 y 1500, más o menos.

Fueron épocas bélicas del tamaño de cien galaxias juntas, donde el enemigo sitiaba (rodeaba), una ciudad o región con su ejército esperando la rendición de sus víctimas.

Al principio la ciudad (sus habitantes y gobernante), se sentía invencible, infalible y altiva, pues tenía alimentos de sobra y muchos recursos, además de retaguardia para la defensa; pero conforme los días iban avanzando y el enemigo hostigando más y más, la comida empezaba a escasear, los ánimos a exacerbar y el encierro a desesperar.

Al final pasaba lo que tenía que pasar. La ciudad era diezmada y el enemigo entraba arrasando con todo y con todos.

No deseo hacer esta brutal comparación con lo que hoy estamos viviendo las personas no solo en Colombia sino en todo el planeta a causa de un virus que nos tiene “sitiados”, pero sí hacer una reflexión un poco más benevolente si se quiere.

En esos días más aciagos que los actuales no contaban con los recursos y las expectativas de vida que sí tenemos actualmente; la desesperanza, resignación y muerte eran los mejores aliados para poner punto final al sufrimiento.

En los albores del siglo XXI tenemos más resiliencia, conocimientos y motivos para querer seguir viviendo. Pero y... ¿Qué sucederá cuando se nos acabe todo en nuestros hogares? ¿Nos diezmará el virus? La respuesta no puede ser tan anacrónica en tiempo y espacio. La repetida premisa de que “toda crisis trae una oportunidad” toma sentido y debemos tomarla en serio.

Uno de los más grandes defectos que tenemos las personas en todas las épocas, lugares y edades, es que necesitamos ser “supervisados” en nuestros trabajos y actividades. Siempre tenemos esa necesidad de ser validados y aprobados, y que como medallas de honor colocamos en una pared imaginaria.

En este encierro obligatorio miles están trabajando desde sus hogares o “home office”, o teletrabajo o como quieran llamarle, y es en esta condición inusual para la gran mayoría, que pueden demostrar qué tan competitivos son, y es el momento de dejar de depender de una supervisión u aprobación, y pasar al otro nivel...sorprender a sus empresas, a sus jefes, sacar sus mejores talentos y “redescubrirse”.

Esta cuarentena no debe ser confundida por unas “largas vacaciones”, donde el ocio, la zanganería y “tragadera” no deben tener espacio. Este tiempo debe ser aprovechado buenamente para tomar cursos rápidos online, aprender cosas nuevas en miles de tutoriales por YouTube, como un plato, una receta, manualidades, hacer ejercicios sin necesidad de aparatos; aprender a tocar melodías en la guitarra, la flauta o el órgano guardados y empolvados.

Qué tal aprovechar tantos días “haciendo nada” para hacer mucho.

Es una excelente oportunidad para pensar y repensar una estrategia para ese negocio que nada que despega o se encuentra estancado. Una oportunidad para crear innovaciones nuevas, ideas más productivas, enganchar en nuestra empresa personas que tengan el perfil para nuestros modelos de negocios. Es una gran oportunidad para iniciar un nuevo desafío: Mi empresa o negocio tendrá que fortalecerse más desde ahora, será más fuerte y seremos más competitivos. El ocio y no hacer nada podrían ser el peor enemigo en este confinamiento.

¿Se han puesto a pensar qué hace un astronauta durante doce, dieciocho o veinticuatro meses en una cápsula minúscula de solo seis u ocho metros y además en el espacio en medio de la nada?

Ese señor o señora debe mantenerse muy ocupado investigando, explorando, leyendo y aprendiendo, y créanme, cuando retornan a la Tierra, han crecido aún más como personas y como científicos.

Estar “sitiados” por un virus en nuestros tiempos debe ser muy diferente a lo que era para las personas en el medioevo.

En esos días oscuros todo hacía falta, hoy tenemos más.

En esos días sombríos prácticamente no había esperanzas, hoy tenemos un país y una familia que amamos, unos amigos que queremos y demasiadas cosas por hacer.

Y sí con solo cinco días de cuarentena obligatoria ya se está empezando a “desesperar”, todavía queda mucho camino y tiempo cuesta arriba, por lo que tendremos también por “obligación” que adaptarnos con empatía mas no con resignación, y con convicción más no con pesimismo.

Que se nos acabe la despensa de alimentos y nos corten el internet, puede ser menos grave y traumático que se nos acabe la esperanza, las ilusiones y el optimismo; todo esto junto perdido sí sería el caos y la extinción como especie.

Hagamos viral nuestro deseo de salir de esta encrucijada del alma y del cuerpo sea provocada o causada, para que la enfermedad no triunfe, y que podamos decir a nuestros hijos y nietos, que esta pandemia no nos pudo acabar y que nos volvió más fuertes.

-.
0
6101
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
10.284 nuevos contagios y 297 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

10.284 nuevos contagios y 297 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

Nota Ciudadana
¿Qué puede hacer un juez de tutela para evitar la rosca en contratación pública?

¿Qué puede hacer un juez de tutela para evitar la rosca en contratación pública?

Nota Ciudadana
Cobre más y consuma menos: la clave para sobrevivir al COVID-19

Cobre más y consuma menos: la clave para sobrevivir al COVID-19

Calles llenas de gente y carros: en Cúcuta la gente no cree en el Coronavirus

Calles llenas de gente y carros: en Cúcuta la gente no cree en el Coronavirus