¿Qué le espera a Colombia después del coronavirus?

¿Será suficiente las vivencias enfrentadas por la sociedad colombiana durante el confinamiento para que hayan cambios estructurales en el modelo económico colombiano?

Por: Guillermo Palomino Herrera
abril 09, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Qué le espera a Colombia después del coronavirus?
Foto: Vía Instagram (@ClaudiaLopezcl)

Yo no profeso devociones políticas, pero esta reflexión del gran filósofo italiano Franco “Bifo” Beradi sobre el posible declive del desastroso y destructivo sistema capitalista en tiempos del coronavirus, me ha hecho recordar –con nostalgia- que el discurso político de Gustavo Petro durante toda la campaña presidencial giraba en torno a la necesidad de acabar con el modelo económico extractivista y dependiente de combustibles fósiles.

Hago la trascripción aquí de un fragmento del artículo mencionado, que se titula Más allá del colapso: tres meditaciones sobre las condiciones resultantes posibles: “El cielo está despejado en estos días de cuarentena, la atmósfera está libre de partículas contaminantes, ya que las fábricas están cerradas y los automóviles no pueden circular. ¿Volveremos a la economía extractiva contaminante? ¿Volveremos al frenesí normal de destrucción por acumulación y de aceleración inútil por el valor de cambio? No, debemos avanzar hacia la creación de una sociedad basada en la producción de lo útil.”

Hoy tuviéramos un presidente que hubiera estado mejor preparado, no para afrontar las terribles consecuencias del virus –que en todo caso siempre son imprevistas, inesperadas-, sino para afrontar el futuro pos-pandémico. Un futuro que pudiera haber estado asentado bajo la premisa de la producción de lo verdaderamente útil para la subsistencia de todos los colombianos. Un futuro en el que los sectores como el del campo, la educación y la salud hubieran tenido una relevancia como la que jamás tuvieron en estos años de mezquinas y roñosas “inversiones” neoliberales. Un futuro en el que el modelo económico extractivita hubiera podido quedar finalmente sepultado y lapidado por un nuevo modelo económico sostenible en el que la economía y el medio ambiente no rivalizaran, en el que no se desperdiciaran las materias primas ni se contaminaran desconsideradamente las fuentes hídricas.

Pero, sin embargo, el presente es distinto. El presente es escurridizo, es una sombra negra que además esta manipulada por un presidente que es, por decirlo menos, “un idiota, lleno de ruido y de furia”, como diría Shakespeare. Y el futuro, ¡ay el futuro!, se vislumbra apocalíptico porque todo seguirá igual. Aquí seguiremos a cabalidad las indicaciones escritas en esta frase premonitoria de Giuseppe Tomasi di Lampedusa “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

Y efectivamente toda nuestra existencia ha cambiado desde de la irrupción del virus, sin embargo, después de que todo esto concluya, el país se mantendrá igual, puesto que los corruptos seguirán robando los cerca de 50 billones anuales que se pierden cada año por culpa de la corrupción. La prueba de ello está en que solo en estos días de crisis pandémica, esa caterva de bandidos ya se ha robado, según datos de Carlos Felipe Córdoba, Contralor General de la República, cerca de 80 mil millones de pesos que estaban destinados a ayudar a las familias más afectadas por la crisis.

Todo seguirá igual, reitero, todo se mantendrá como antes, pero esta vez con el agravante de que pronto saldrá una horda de tecnócratas y economistas uribistas y neoliberales proponiendo recortes presupuestarios a la salud, a la educación y al campo para salir de la crisis económica que seguramente vendrá detrás de la crisis epidémica. Y como fiel escudero de la barbarie neoliberal saldrá el presidente Duque de sus dominios a respaldar esas políticas de la muerte.

¡Estamos perdidos!

Post scriptum: Es agobiante la torpeza del periodismo colombiano con respecto al tratamiento que le están dando al tema del coronavirus y a los individuos que lo padecen. Ellos (los periodistas), como diría Vargas Llosa, “multiplican el sufrimiento y lo vuelven abstracto. Y no es fácil conmoverse por cosas abstractas”. No es fácil conmoverse con el sufrimiento de un numero diario que crece y crece con furia sostenida. No es fácil conmoverse con el sufrimiento de una persona que deja de ser un paciente contagiado por el virus para convertirse en el “el caso dos mil cincuenta y cuatro de Colombia”. En definitiva, no es para nada fácil conmoverse por un numero sin identidad ni singularidad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
2900

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nueva cuota conservadora en el Consulado de Boston

Nueva cuota conservadora en el Consulado de Boston

Nota Ciudadana
Vivir para contar lo que fue el COVID-19

Vivir para contar lo que fue el COVID-19

Nota Ciudadana
¡A gravar las grandes fortunas!

¡A gravar las grandes fortunas!

Nota Ciudadana
¿Estoicismo en tiempos de cuarentena?

¿Estoicismo en tiempos de cuarentena?