Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Procrastinar

¿En qué momentos dejamos de dedicarnos a las cosas que valían la pena, para concentrarnos —y de qué manera— a lo inútil?

Por:
Marzo 25, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 ¿Y si antes de empezar lo que hay que hacer, empecemos lo que tendríamos que haber hecho…?
Quino en palabras de su personaje Felipe.

¿Para allá vamos o allá estamos? Es la pregunta virtud de estos momentos aciagos. ¿Cuándo los individuos dejamos de hacer las cosas importantes por aquellas que en verdad valen la pena?

La hora llegó. Esta actual sociedad global está cada día sometida a los hábitos (buenos y malos, buenos o malos) de la procrastinación. Dese una vuelta por sus cinco metros de visual circundante y callará, o sonreirá burlón cuando contemple el cuadro patológico que lo rodea. Una horda organizada de terrícolas entregados a lo fútil, a lo banal y a lo superfluo, en nombre del progreso, la tecnología y la información.

Asista a un almuerzo con la familia o a una cena. Invite a sus amigos a la casa a conversar (con los que están distantes) y dese gusto mal saboreando el plato de inutilidad que sirvió en la mesa de la indiferencia social. ¡Todos y todas están procrastinando!

¿En qué momentos dejamos de dedicarnos a las cosas que valían la pena, para concentrarnos —y de qué manera— a lo inútil?

Bueno, nadie querrá dar la respuesta por aquello de mejor aplazar la reflexión para otro día.

Pero en verdad la idea cobra sentido cuando nos damos cuenta que dedicarse a la procrastinación es una conspiración global. Y que poco podemos hacer para impedirlo. Ni si resucitan los caballeros de las cruzadas medievales podremos liberar a la tierra santa de nuestros pensamientos que ahora lucen invadidos y tomados por lo banal.

Haga el listado de lo que ocupa su tiempo en el trabajo, en la casa o en los lugares públicos… no perdón… ¡hasta en el baño!

Hemos llegado hasta la obtusa actitud de invadir el único espacio de privacidad
que el ser humano tiene para encontrarse con lo más íntimo de sus entrañas:
acompañar la sagrada cagada con wasap o tuiter

Hemos llegado hasta la obtusa actitud de invadir el único espacio de privacidad que el ser humano tiene para encontrarse con lo más íntimo de sus entrañas, de sus vísceras digestivas y de sus acreencias de bípedo omnívoro sentí pensante: acompañar la sagrada cagada con wasap o tuiter. Por aquello de volvernos virales o tendencias de red hasta cuando perdemos la hombría (en mi caso) por culpa del ultrajante sanitario.

Las cosas importantes en la vida de los seres humanos a los que el progreso y la civilización conquistó para darles la libertad, ahora somos los esclavos más conscientes y dóciles que para nada nos incomoda la pesada cadena de la futilidad y la intrascendencia en la que invertimos los momentos más importantes de nuestras vidas.

¿Importa en algo advertir a los lectores sobre el estado sumiso y dócil en el que han caído? ¿Es prudente denunciar la procrastinación como la nueva droga adictiva que nos suministran sin ser conscientes de su dependencia?

Creo que de nada valen las recetas de los gurús del coaching y otras hierbas: que planee su día y ejecútelo (con qué tiempo, si me pierdo de un poco de chat y trinos); que no haga reuniones, o haga pocas y breves (son los peores momentos para los procrastinados); que no todo es urgente (como no, se ve que no lo han levantado a wasap intenso), y hasta recomiendan que debe aprender a decir que no. ¿Si?

Wikipedia nos dice que existen tres tipos de procrastinación: por evasión, por activación o por indecisión. Los primeros son temerosos del fracaso. Los segundos aplazan y aplazan, pero terminando comprobando que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Los terceros sufren del complejo de Penélope y se la pasan de indecisos todo el tiempo (en las redes sociales diríamos ahora).

El día que se nos olvide vivir por estar en las cosas menos importantes y aplacemos escuchar las sinfonías de las nubes sobre nuestras cabezas, ese día tocará parar el mundo y bajarnos de su ruta inexorable. ¿Eso no llegó ya? No, mejor dejémoslo para otro día.

“He decidido enfrentar la realidad, así que apenas se ponga linda me avisan.” (Nuevamente Quino pone a hablar a Felipe).

Coda: Yo mejor como que acabo aquí en estas líneas, no vaya a ser que de tanto procrastinar termine archivando esta columna en un lugar del olvido y la querida Elisa me quede esperando como al bueno de Ulises en Ítaca.

Publicidad
0
2325
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Inaldo A. Chávez

La prisa como excusa

La prisa como excusa

La invención del tiempo de esta época es renovada y compleja, pero con el mismo fin de acorralarnos para solo producir y en pocas cosas entretenernos
De nómadas y poetas

De nómadas y poetas

En “Una mirada a la memoria”, Ibáñez Torres recrea los ojos del exilio, de los nómadas que la fuerza de la violencia los hizo recorrer una geografía de hambre

Se acaba el tiempo

… para la guerra, para el saqueo de lo público, para la “cultura del tumbe”, para los políticos siglo XX que nos siguen gobernando como en el siglo XIX

La abstracta desnudez

Somos fallidos como sociedad. Somos capaces de seguir matándonos sin el menor asomo de vergüenza frente al mundo

Elogio de la maldad

La maldad como expresión social, resume el proyecto colectivo al que nos han arrastrado aquellos que tienen la tarea de moldear al país desde sus propias contradicciones y resentimientos

Quinto piso

Hemos construido un muro de terror y lamentos con la edad, que terminamos creyéndonos el cuento de que envejecer es lo más cercano a morir

La ciudad de los suicidas

Padecer y gozar a Sincelejo es un acto de locura que saboreamos a diario, cual dulce mamoncillo que se vende en sus esquinas

Fidel Castro: yo me muero como viví

Casi nunca creímos en los ríos de tinta sobre tu leyenda negra. Sobre el malvado que gobernaba a una isla náufraga en medio del mar de la soledad