Presidente, por el bien del país espero que fracase

"Creo que puede ser mucho pedir que se haga cargo de la inviabilidad de este país, incluso para el mal gobierno se necesita independencia"

Por: Alejandro Camacho Escamilla
agosto 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Presidente, por el bien del país espero que fracase
Foto: Twitter @IvanDuque

Señor Iván Duque,

El pasado siete de agosto se posesionó como el presidente número 117 de Colombia, un país que históricamente se ha inclinado por elegir gobernantes salidos de las familias cuyos apellidos resuenan constantemente en el poder ejecutivo y en los cargos públicos y privados más importantes. Usted no es la excepción, así como tampoco lo son quienes lo llevaron al triunfo. Esta tradición se mantiene gracias a los diez millones de votos que le dieron Pastrana, Gaviria, Lleras y Uribe a un senador desconocido.

Esos apellidos a los que usted obedece también los conozco. Le aseguro que he tenido que lidiar con la apertura económica que empobreció el país a inicios de los noventas, con la paz fallida que justificó el proyecto paramilitar y la época de la seguridad democrática que nos dejó diez mil falsos positivos, casi ocho millones de desplazados y miles de desaparecidos. Seguramente su padre, quien fuera gobernador de Antioquia elegido por Turbay y registrador durante las presidencias de Pastrana y Uribe, estaría muy orgulloso de ver que su hijo, alguien muy cercano a los Santos, sea nombrado como el presidente del segundo país más desigual de Latinoamérica. Pero no olvide que el Estado en el que recibe a Colombia es producto de los malos gobiernos de quienes lo trajeron hasta acá.

Para continuar con el legado que le imponen sus jefes lo veo muy bien acompañado. Dentro de sus ministerios suenan nombres como Alberto Carrasquilla, al que no le gusta el salario mínimo, o como Guillermo Botero, que de entrada ha manifestado su repudio a la protesta social y su amor al glifosato. Viendo la trayectoria de quienes estarán en su gobierno, muchos muy cercanos a la clase política tradicional, no dejamos de preguntarnos si usted es quien los selecciona o lo hacen quienes históricamente han gobernado.

Al parecer no confían mucho en su capacidad de decisión. No los culpo, no demostró mucha inteligencia y claridad durante la larga e intensa campaña electoral; un país no se gobierna cantando, bailando, tocando guitarra y jugando fútbol. A lo mejor no era necesario que dijera mucho y ese fue el mensaje de sus jefes, incluso en su posesión presidencial fue más importante el discurso de un tal Macías, otro desconocido que se cobija tras la sombra de Uribe, que la del nuevo presidente de la República.

Es evidente que será un mensajero. Vimos que pudo decirle al rey de España que Uribe y Pastrana guardaban un fuerte afecto por él. Por lo demás, ¿cómo no lo van a querer si han reinado como les enseñó la madre patria durante el periodo colonial: con desplazamientos, genocidios, desapariciones y saqueos? Si esa es su lógica de un gobierno solo espero el momento de verlo llevando saludos de sus jefes a los narcos en la cárcel, a los para en las selvas, a los jueces de las cortes, a los empresarios colombianos.

En esta tragicomedia que es Colombia faltaba que usted ocupara el cargo público más importante del país. El profesor Guillermo Tobón lo catalogó como un Robin Hood a la inversa, uno que roba a los pobres para darle a los ricos. Creo que puede ser mucho pedir que se haga cargo de la inviabilidad de  este país, incluso para el mal gobierno se necesita independencia. Aquí sabemos que los Robin Hood a la inversa son los de siempre, los que han tenido el Estado cooptado por décadas, usted solo es un utensilio más. Esperemos que esta condición lo haga caer más temprano que tarde y que su fracaso impida continuar con el legado de miseria.

-.
0
3372
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Explicar la Economía Naranja con un jugo de naranja: la última ridiculez de Duque

Explicar la Economía Naranja con un jugo de naranja: la última ridiculez de Duque

El Ministerio del Deporte, ¿una sucursal de la Sergio Arboleda?

El Ministerio del Deporte, ¿una sucursal de la Sergio Arboleda?

Nota Ciudadana
La cruel propuesta del ANIF en contra de los colombianos

La cruel propuesta del ANIF en contra de los colombianos

"A Duque sólo le falta decir, qué, como con el COVID, hay que aprender a vivir con las masacres"