Por qué Luis Pérez no es para mí el mejor gobernador del país

Dos grandes razones por las cuales este hombre considera que el saliente dirigente de Antioquia no es tan bueno como dicen

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
diciembre 06, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Por qué Luis Pérez no es para mí el mejor gobernador del país
Foto: Twitter @Luis_Perez_G

No me sorprende que en la encuesta de Invamer el gobernador de Antioquia, Luis Pérez “Lupe” Gutiérrez, se haya clasificado como el mejor gobernador del país con un 77% de aprobación. Al parecer, los paisas no son muy críticos con sus gobernadores que por tradición siempre terminan sus mandatos con las “mejores calificaciones” (Ramos salió con un 85% de aprobación y Fajardo con el 74%). Tras salir de una gobernación a la cual llegó con el respaldo de toda la clase política tradicional, Lupe se continuará proyectando en el plano nacional y así buscará llegar como un candidato sólido a las elecciones presidenciales de 2022. Aunque siento que va de salida, ya que lleva más de 30 años en la vida pública y va ajustando los 70 (debería pensar seriamente en la jubilación), Lupe tiene fama de persistente y seguro hará lo posible por sonar para 2022. Por lo pronto, no considero que sea el mejor gobernador del país y estos son dos de mis razones:

Experto en política tradicional que salió inmune a un “escándalo” de corrupción

Lupe llegó la gobernación en 2015 con el respaldo de toda la vieja clase política tradicional. Le ganó tranquilamente al uribista Andrés Guerra y al fajardista Federico Restrepo. Tras hundirse en dos oportunidades en su intención por volver a la Alcaldía de Medellín, decidió aspirar a la gobernación y empezó a sumar maquinarias, acercó a todos los sectores políticos a su campaña, al punto que le llevó serenata al parque principal de Bello al parapolítico Óscar Suárez Mira para así ganarse su apoyo. Lupe esperaba sacar un millón de votos y coronarse como el gobernador más votado en la historia de Antioquia. No lo logró (sacó 816.337 votos) y al asumir la gobernación empezó a gobernar con toda la clase política que lo llevó a la gobernación. En la repartija burocrática todos entraron y tan solo en 2017 empezó a acercarse de frente al uribismo (su sobrino Nicolás Pérez llegó al Senado en 2018 avalado por el Centro Democrático). Tiene fama de clientelar y su forma de hacer política es similar a la de Vargas Lleras. Representa lo más tradicional y clientelar de la política. Además, tiene encima un escándalo de corrupción que poco sonó en Antioquia pero que lo compromete con su exgerente del Idea Mauricio Tobón, según una investigación de la Fundación Paz y Reconciliación, Pérez y Tobón se montaron en un sofisticado mecanismo de corrupción para saquear esa entidad. Sobre eso nunca se pronunció y los entes de control no han actuado.

Sin una política departamental de paz clara y un fracaso en su propuesta de sustitución

Cada que Lupe quería llamar la atención utilizaba como chivo expiatorio los denominados Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación afirmando que en estos había presencia de cultivos de coca, armas y actividades criminales (eso nunca se ha demostrado por parte de los verificadores internacionales). Esa postura de Lupe ha sido constante durante su gobierno y  responde a su necesidad de figurar. Con esto solo logró afectar la confianza que desde su “Gerencia de Paz y Posconflicto” se pretendía construir con los exguerrilleros en estos territorios a la par que generó una estigmatización a las comunidades aledañas. Nunca fue claro en su propuesta de paz porque siempre ha dado prioridad a su agenda política sobre la importancia de fortalecer los procesos de reincorporación (en Antioquia persisten cuatro espacios de reincorporación) e implementación que se adelantan en Antioquia (Con municipios Pdet y Pnis). También se montó en una estrategia autónoma de sustitución-erradicación de cultivos llamado Antioquia Libre de Coca que ha resultado en un fracaso estruendoso (los famosos drones cargados con glifosato a ningún lado llegaron) y antes se evidencian fenómenos de resiembra en municipios priorizados en esa estrategia, Lupe entregará la gobernación con un enorme incremento en los cultivos de hoja de coca respecto a 2015. Además, con una agudización del conflicto armado en el Bajo Cauca, el Norte y el Nordeste.

Vuelvo a repetir que los antioqueños no parecen ser muy exigentes con sus gobernadores y a eso atribuyo que Lupe salga con el palmarés del mejor gobernador del país. Seguro Aníbal Gaviria terminará su mandato en 2023 con el mismo título. Considero que la forma como se relacionó con la clase política tradicional, los ruidos por acusaciones de corrupción a las que nunca respondió (hasta llegó a pedir misericordia por  Sergio Zuluaga cuando fue capturado por la corrupción en la Contraloría), su falta de perspectiva con la implementación del acuerdo (en el departamento más afectado por el conflicto y con presencia de más de mil exguerrilleros de Farc), el incremento del conflicto armado en varias subregiones y el aumento de cultivos ilícitos en Bajo Cauca, son suficientes para poner en entredicho ese reconocimiento. Sin embargo, salir con ese nivel de aprobación en un departamento clave en una elección presidencial resulta clave en su estrategia de posicionamiento para 2022. Aunque Lupe no comprende que lo que él representa, la forma más tradicional y clientelar de hacer política, va perdiendo espacio para las nuevas generaciones de electores que ya se expresaron en las regionales de este año. Estoy más que seguro que para 2022 no será una opción viable.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
4700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué tan víctima es Aníbal Gaviria?

¿Qué tan víctima es Aníbal Gaviria?

Las tres del tintero

Así quedó repartida la torta de las gobernaciones

Así quedó repartida la torta de las gobernaciones

Aníbal Gaviria perdió la batalla: sigue detenido

Aníbal Gaviria perdió la batalla: sigue detenido