Opinión

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

Muchas son las causas de la violencia, pero todos los factores que la generan son políticos, y este gobierno NO ha sido capaz de lograr acuerdos políticos con sus acérrimos rivales

Por:
septiembre 19, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué asesinan tanto en Colombia?
Medellín, Comuna 13, octubre 2002. Huellas de los enfrentamientos entre guerrilleros, paramilitares y el Ejército en Medellín. Foto: Jesús Abad Colorado

Porque la violencia no da tregua desde los tiempos de la independencia; fervientes con los odios, permanecemos ansiosos de matarnos unos a otros; como enfermos por sangre, en todos los rincones del país, andan sueltos decenas de grupos al margen de la ley, que se nutren de las economías ilícitas.

Porque existe incapacidad del Estado, para ejercer efectivo control para el porte y tenencia de armas, que provienen del mercado ilegal y legal, por lo que particulares y bandas criminales, se arman y las usan con el pretexto de hacer justicia por sus propias manos.

Porque la persistencia de las economías ilícitas arraigó en diversos componentes de la sociedad colombiana, la cultura de la ilegalidad, el facilismo para alcanzar objetivos personales, políticos y económicos, corrompiendo valores sublimes, como el respeto a la vida,  el civismo y la ética, principios inalienables de convivencia y del  buen comportamiento humano.

Porque Colombia padece graves síntomas de enfermedad mental, que se refleja no solo en los crímenes de diversa naturaleza, sino en maltrato a personas, abusos sexuales a menores, y adolescentes, en calles, parques, campos y ciudades.

Por ausencia de una efectiva presencia integral del Estado, para llevar desarrollo y bienes públicos a la periferia del país. La incapacidad política del Establecimiento para resolver los temas más álgidos sobre las regiones más dispersas, produce desconfianza y rechazo a cualquier iniciativa; fuerzas de distintos matices, han construido narrativas en contra del mismo Estado, a quien lo consideran como el determinador de cualquier conducta punible, de la idea y la voluntad de los criminales; por tanto, acusan: “es el gobierno Duque el responsable de todos los crímenes”.

Por las causas objetivas: la pobreza, las desigualdades; la falta de oportunidades, que se constituyen en bandera para la reivindicación de derechos, que al no suscitarse, con la determinación requerida, produce todo tipo de instrumentalización política o armada.

Por el bajo nivel de educación que afecta especialmente a la población más vulnerable. El no acceso a educación de calidad, que permita adquirir habilidades profesionales en un mundo competitivo, crea incentivos perversos, para que las bandas criminales, estimulen a esta población, en función de sus nefastos intereses.

Colombia es Colombia...

Colombia posee condiciones muy propias; y la crítica que lo compara con otros países de la región, interroga: ¿por qué allí si puede y por qué aquí no?: la enorme complejidad de nuestra profunda geografía, es un factor a tener en cuenta en la implementación de cualquier política, en nuestro régimen centralista.

La violencia en Colombia, ha producido desplazamientos de colonos y víctimas, en busca de oportunidades; y al producirse una ocupación desordenada, no planificada del territorio, cada asentamiento, se obliga a extender la frontera agrícola en busca de su propia sobrevivencia; todos los asentamientos sobre los ríos, las faldas de empinadas montañas y profundos valles, precisa de bienes y servicios.

La red fluvial de Colombia es singular: la agreste geografía, sobreextiende las líneas de comunicación; no disponemos de un sistema de transporte fluvial, o férreo, que nos conecte desde el centro hasta la periferia; la infraestructura es incipiente; por tanto, en medio de esas zonas grises, se instalaron nodos de economías ilícitas, fuente de recursos para las bandas criminales que disputan la supremacía sobre los cultivos de coca, la marihuana, el contrabando, el oro, el coltán y el platino.

Nuestra privilegiada posición geográfica y los territorios aún inexpugnables, llenos de caminos, de recovecos y de obstáculos, permiten exportar cocaína a todos los espacios del orbe. Si existiera vida en Marte, hasta allí llegaría nuestra cocaína.

Todos los factores que producen violencia, excluyendo el valor agregado de la compleja geografía nacional, son políticos, y este gobierno, NO ha sido capaz de lograr acuerdos políticos, con sus más acérrimos rivales.    

La justicia que debe hacerse cargo de los bandidos de diverso pelambre, luce pesada e incapaz, por los esguinces que le hacen quienes defienden lo indefendible, por la asfixia de tantas leyes, por su contexto de politización, de inaccesibilidad, y congestión estructural.

Otras apreciaciones: las Farc que hoy son fieles a los acuerdos de paz, debieron hacer entrega detallada a las autoridades, de sus redes de apoyo, soporte de sus  actividades ilegales en armas; de cierta forma, las Farc ocupaban amplios territorios, donde buena parte de lo ilegal estaba bajo su control. Ahora, sin ellas, varios grupos delictivos, con el delirio de ser el más poderoso, disputan hacer más de lo mismo; y por tanto, esos grupúsculos, atomizaron lo ilegal, y los asesinatos.  También hay quienes reflexionan, sobre la demora de la Fuerza Pública para ocupar esos territorios.

Finalmente, la violencia pasa por la estúpida arrogancia humana, por el lenguaje vengativo que usamos; las acusaciones, condenas y blasfemias, que vociferan las barras bravas más ideologizadas y dogmáticas, de la izquierda y de la derecha más recalcitrante del país, podría interpretarse por el mundo del crimen, como una orden para salir a matar.

Más respuestas me quedan en el tintero; por lo pronto, enfatizo en nuestra responsabilidad de tratarnos mejor unos a otros;  por eso, mi deseo que hagamos equipo en todo lo que haga bien al país, y a las instituciones, que hacen esfuerzos en medio de las adversidades, de las dificultades, de sus errores y de nuestros propios errores.

https://twitter.com/rafacolontorres

-Publicidad-
0
3400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Ni uribistas, ni petristas!

¡Ni uribistas, ni petristas!

Alcalde, o alcaldesa...

Alcalde, o alcaldesa...

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Quién es el que más ha asesinado?

Esclavos por la Paz...

Esclavos por la Paz...

Un primer año y un bicentenario...

Un primer año y un bicentenario...

¡Calgary: we have a problem!

¡Calgary: we have a problem!

Señor presidente: súbase a la máquina del tiempo…

Señor presidente: súbase a la máquina del tiempo…