¿Que pasó con la Paz?

"Sucedió que se nos olvidó que la paz es más que una moda, más que un sentimiento de orgullo"

Por: Santiago Esteban Gonzalez Espinel
febrero 15, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Que pasó con la Paz?
Foto: Archivo primiciadiario.com

Desde hace algunas semanas he estado preguntándome, ¿Qué pasó con la paz?, ¿qué pasó con ese sentimiento pacifista que provocaba que los jóvenes inundaran las calles hace algunos meses?, ¿con ese sentimiento de compromiso y orgullo por el acuerdo de paz?, ¿con las ganas de generar un cambio en el país?, ¿con la capacidad de tolerar y aceptar que todos tenemos formas diferentes de ver la realidad y plantear nuestras ideas?; ¿Qué pasó?

Sucedió que se nos olvidó que la paz es más que una moda, más que un sentimiento de orgullo, sucedió que llego la reforma tributaria y su aumento del 19%, un tema que complicó la calidad de vida para la clase media del país, subió el precio de los cigarrillos y el alcohol para combatir su consumo, pero también subieron las matrículas de las universidades, los elementos de aseo básicos y la comida, como si no fuera lo suficientemente difícil estudiar, vestir y comer.

Además, también llegó el nuevo Código de policía, que en mi opinión castiga más de lo que educa. Un código con reglas enfocadas en penalizar conductas que no son socialmente aceptables. Obviamente todo con fines pedagógicos, aunque solo dos categorías de las multas que pone, se pueden pagar con trabajo social, el resto con dinero; solo fines pedagógicos insisto. Conductas y comportamientos que son sumamente reprochables como el exceso de ruido, colarse en el TransMilenio, arrojar basuras o dañar espacios públicos y demás. Normas que si bien son necesarias, son una apertura a la capacidad de presión y soborno de una autoridad incapaz como en mi opinión lo es la Policía Nacional, cabe aclarar que en el Código no están implícitos castigos para policías que abusen de la autoridad, exijan remuneración económica a cambio de lo que ellos denominan “colaboración” o casos en los que ejerciendo la autonomía de su autoridad y su cargo, inventan leyes y usan la persuasión y la violencia estructural como presión para incomodar y asustar a los ciudadanos.

Sin embargo, mas allá de todo esto, lo que sucedió, fue que llegó el nobel, la implementación de los acuerdos de paz y con eso nos invadió el sentimiento del trabajo hecho; como si la paz fuera posible de denominar como trabajo y no como una necesidad diaria. Nos olvidamos del otro, de sus derechos, de sus necesidades y sobretodo de su libertad de opinar, pensar y expresar lo que quiera. Se nos olvidaron los buenos días, las gracias y las sonrisas que facilitan la comunicación. Se nos refundió la cordialidad, se nos embolató la amabilidad y finalmente se nos olvidó la lucha por la paz.

Lo más triste y grave del asunto es que seguimos mirando a nuestros vecinos y reflexionamos acerca de que la situación allá es gravísima, que no hay empleo, que no hay comida y mucho menos condiciones para gestar una paz, olvidando que, en Colombia, la situación está igual o peor, tazas de desempleo de 8,7% el pasado mes, aumento el precio en la gasolina, transporte, comida y como algunas universidades y entidades lo llaman: “calidad y condiciones de vida”. Nos hacemos los de la vista gorda, creemos en que todo está bien y exhibimos la paz como un trofeo, pero realmente. La paz se nos perdió hace rato.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
913

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Carta abierta al Ministro Mauricio Cárdenas

Carta abierta al Ministro Mauricio Cárdenas

Nota Ciudadana
Por qué hay que hacerle caso a Mafe Cabal en esta crisis

Por qué hay que hacerle caso a Mafe Cabal en esta crisis

Nota Ciudadana
El país que no ha sido

El país que no ha sido

Pelando el cobre. Dios mío: ¿Por qué nos has abandonado?

Pelando el cobre. Dios mío: ¿Por qué nos has abandonado?