Opinión

Otra vez el Inpec, otra vez Tuluá

Allí, en la cárcel, quedaron los muertos y los heridos y el dolor mientras en cada hogar crece el pánico que genera el siempre desordenado y corrupto Inpec

Por:
junio 30, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Otra vez el Inpec, otra vez Tuluá
En el Inpec pareció primar el cumplimiento del deber de no dejar volar los presos que el derecho de mantenerles con vida y prefirieron cerrar las puertas. Foto: Cortesía Noticias RCN

Salvo que sea una maldición eterna, no parecería encontrarse una explicación razonable de las causas para que ni Tuluá ni el Inpec desaparezcan de los titulares sangrientos de la prensa nacional y mundial. Cuando el durísimo Paro Nacional del 2021, Tuluá vio arder su Palacio de Justicia. Ni ha sido reconstruido ni las investigaciones llegaron más allá.

En la madrugada del martes una quema provocada por la quema de colchones de los reclusos del patio 8 de la Cárcel de Tuluá, administrada por el siempre equivocado Inpec, precipita otro incendio y más de 50 reclusos pierden la vida y otro número igual quedan heridos. No sabemos si las investigaciones lleven a algo o si sorpresivamente, como ocurrió con el asesinato del fiscal paraguayo en Cartagena, en menos de un mes tengamos todo resuelto y los culpables de precipitar este más de medio centenar de muertos hayan sido condenados. No se sabe.

________________________________________________________________________________

Los colombianos no se conmueven quizás porque como los muertos eran presos, se aminora el trato que la sociedad debe dar a todo asesinato de un ser humano

________________________________________________________________________________

En este país, y en Tuluá sí que más, las cosas pasan y apenas las ven pasar. Por supuesto, los colombianos no se conmueven quizás porque como los muertos eran presos, se aminora el trato que la sociedad debe dar a todo asesinato de un ser humano. Pero allí están los muertos y los heridos y el dolor de sus seres queridos mientras en cada hogar colombiano crece el pánico que genera el siempre desordenado y corrupto Inpec, dirigido desde hace décadas por  generales activos de la Policía. Probablemente cuando la Fiscalía revise el caso tendrán en cuenta que esa madrugada del incendio se celebraba la última noche de la Feria de Tuluá y a solo 300 metros en línea recta de la cárcel estaba el Coliseo de las fiestas, repleto de reguetoneros que siguieron con su alaraca hasta las 5 de la mañana. Como tal, no es entonces desestimable que el deseo de libertad de los presos se haya acrecentado por el eco y la algarabía de la fiesta.

Pero también deberán tener en cuenta los procedimientos del Inpec donde pareció primar el cumplimiento del deber de no dejar volar los presos que el derecho de mantenerles con vida y prefirieron cerrar las puertas para evitar lo que ahora dizque llaman un intento de fuga. Crueldad o razón, venganza o estupidez, todas deberán ser analizadas y puestas en balanza ante la opinión pública. Lo que si nos tocará a los novelistas como yo es escribir para la historia sobre los efectos de la maldición que parece haber caído sobre el costillar de mi pueblo, la que alguna vez traté de horadar publicando el libro Las guerras de Tuluá… que por lo que estamos viendo, todavía siguen librándose

-.
0
1500
Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus