Opinión

Nuevo bazar de los idiotas

El coronavirus se ha extendido por Colombia y el mundo en un bazar de la idiotez

Por:
enero 08, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nuevo bazar de los idiotas

En homenaje a la novela de Álvarez Gardeazábal, digamos que el coronavirus se ha extendido por el mundo en un bazar de la idiotez.

El caso del senador cantante García Romero, y de su esposa Piedad Zuccardi es para escenas de Ripley. En medio de esta pandemia atroz, organizan fiesta vallenata en su casa, sin protección para nadie, cantando pobres canciones para fingido deleite de sus invitados. Resultados conocidos: 18 contagiados, cinco en camas UCI y el cantante y anfitrión fallecido.

Pero no es el único caso de esta idiotez epidémica. Nuestra alcaldesa Claudia Nayibe organiza fiesta decembrina con miles de participantes que esperan regalos, y entre músicas y vítores le hacen la fiesta al virus. Quién sabe cuántos morirán por esta idiotez. Pero la culpa no es de la alcaldesa. Nadie tiene nunca la culpa de nada. Es de los gestores de convivencia que no hicieron lo debido.

Vemos, también en Bogotá, el mercado de San Victorino, poblado de candidatos a sufrir la epidemia. Y a nadie le inquieta el cuadro.

No es solo en Bogotá ni en Colombia donde estas idioteces pasan. El bazar del cuento se extiende como la plaga misma.

En los Estados Unidos, el país más poderoso de la tierra, donde por día mueren los mismos que en el ataque a las Torres Gemelas, volvieron el covid-19 una causa política. Los amigos del Presidente Trump no usan tapabocas, como prueba de fe en esa causa. Pero los de Biden no se quedaron muy atrás. Los que protestaron justamente por la muerte de los negros, lo hicieron en absoluto desorden y sin protección alguna. Esa idiotez ha tenido resultados: centenas de miles de contagiados por día, cerca de trescientos mil muertos y más de cien mil hospitalizados. Ya no hay cama para tanta idiotez.

Que no tiren los europeos la primera piedra. Las naciones más cultas del mundo, es lo que ellas mismas suponen, han sido el escenario ridículo de manifestaciones enardecidas de sublevados que protestan contra las medidas que tratan de contener la peste. Y eso ha pasado en Francia y el Reino Unido, en la Alemania de Merkel y la Italia de nadie. Y según oficiales reportes, en todas partes los hospitales están al borde del colapso, los médicos se mueren al pie de su palabra y los enfermos, seguramente arrepentidos de su idiotez, fallecen sin piedad ante las puertas cerradas de clínicas y hospitales.

Los rusos andan vacunando a todos, por las buenas o las malas, con su  dudosa vacuna Sputnik V. Ya tampoco dan más.

El Oriente Medio no corre mejor suerte, con Irán a la cabeza de las desventuras y Asia se mueve entre la disciplina más férrea  y las muertes, y los contagios y la desesperanza.

El  África se salva, pero de la publicidad. Los muertos se entierran de cualquier modo y los contagiados esperan su suerte sin saber siquiera lo que les pasa.

________________________________________________________________________________

Los muertos triplican cada día los que mató Pablo Escobar con la bomba del DAS. Y duplican, también diariamente, los que asesinó en el Avión de Avianca que explotó cerca de Soacha

________________________________________________________________________________

Por estos contornos, las cosas son como dijimos. Y los muertos triplican cada día los que mató Pablo Escobar con la bomba del DAS. Y duplican, también diariamente, los que asesinó en el Avión de Avianca que hizo explotar cerca de Soacha. Aquellos muertos nos duelen. De estos no tenemos compasión ni noticia.

Por estos vecindarios, la idiotez se ha paseado también a sus anchas. El Presidente del Brasil inauguró el bazar degradando la peste al nivel de una gripiña.  Gripiña que le mata miles de compatriotas al día. Y el de Argentina convoca el virus a la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, pare rendirle homenaje a un espléndido futbolista y pésima persona.

De  la catástrofe solo han escapado los países que tuvieron sensatez y un buen gobernante. Los del extremo oriente, Australia y Nueva Zelanda, y China el origen de la tragedia, que encierra a la brava, castiga a la brava y niega a la brava toda evidencia. En China no pasa nada, porque está prohibido que pase. Y basta.

Ya llega la vacuna. Los grandes laboratorios del mundo la tienen casi lista y la aplicarán con buenos rendimientos a centenares de millones de personas por año. En las grandes tragedias no falta el espacio para los grandes negocios. Que eso quede claro.

No salen en estas cuentas los que no mueren por el virus, sino por hambre. La economía del mundo se derrumbó con todos sus horrores. Y la nuestra, entre las primeras.

No tenemos idea de lo que nos espera. Muchos muertos en el bazar, por supuesto. Y muchos otros que están muriendo y morirán de hambre. Las cifras de desempleo y de empleo informal esconden elegantemente la cruda verdad del hambre y la miseria. Pero tranquilos. Ya llegan nuevos impuestos para completar el panorama en el bazar de los idiotas.

Publicado originalmente el 7 de diciembre d 2020

 

 

-.
0
38200
Los Gilinski: una fortuna armada en Cali que se disparó en 10 años

Los Gilinski: una fortuna armada en Cali que se disparó en 10 años

Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus