Mucha plata, muchos anuncios, pero ni un colegio entregado

De los 30 colegios y los 190 jardines infantiles que se comprometieron a construir el alcalde Petro y el Secretario de Educación Óscar Sánchez, no han entregado ni uno solo.

Por:
noviembre 13, 2013
Mucha plata, muchos anuncios, pero ni un colegio entregado

Imagen: alcalde Gustavo Petro junto a Óscar Sánchez, secretario de Educación | Foto El Tiempo

 

En un documentado informe, el concejal Juan Carlos Flórez demuestra como la Secretaría de Educación Distrital, en cabeza de Óscar Sánchez, ni siquiera ha contratado el primer colegio para su construcción. La denuncia revela la verdadera realidad de la educación en Bogotá en materia de construcción de nuevos centros educativos y el mejoramiento de los antiguos. De los colegios en restitución, sólo siete han tenido contratos para su mejoramiento, incluyendo el colegio Gran Yomasa, que en la Secretaría pasada ya llevaba el 30% de avance en su obra, colegio que, incluso, ya existía en la localidad de Usme. De los colegios que quedaron por terminar cuando llegó Petro, solo en tres se han reiniciado obras. La SED no ha entregado ninguno de los 190 jardines infantiles y mucho menos ha contratado alguna de las dos sedes prometidas para la Universidad Distrital.

La construcción de nuevos colegios y el mejoramiento de los actuales resulta fundamental para el cumplimiento de la política de ampliación de la jornada escolar. Una medida que todos los sectores políticos del concejo han respaldado, teniendo en cuenta que una de las mayores inequidades y desventajas que tiene la educación distrital frente a la educación privada ha sido su corta jornada de trabajo:  mientras los niños y jóvenes del sector privado asisten de 7 A.M. a 3:30 P.M., en el sector público solo lo hacen de  7 A.M. a 12:30 A.M.

La infraestructura educativa en Colombia nunca fue una prioridad de la política pública. Las escuelas y colegios oficiales, aún en ciudades como Bogotá, surgieron en su inmensa mayoría a partir de esfuerzos comunitarios con apoyo de los gobiernos municipales. La mayoría de las sedes educativas construidas hasta los años ochenta –en el siglo pasado- no cumplen normas básicas para la educación como: número de metros cuadrados por niño en el aula, en las áreas recreativas y en el lote total; unidades sanitarias por estudiante; tamaño y grado de dificultad de escaleras (de acceso y salida); dimensión de los pasillos para facilitar una pronta evacuación; dimensión de las vías y andenes de acceso a la institución escolar, entre otros.

Sin embargo, a partir de la Alcaldía de Enrique Peñaloza (1998 – 2000) Bogotá inició un esfuerzo extraordinario para construir colegios oficiales con estándares educativos que permitieran desarrollar los procesos de manera integral. Un esfuerzo estratégico y económico para sus instalaciones que finalmente se viera reflejado en la educación de los estudiantes dentro de los 12 grados de escolaridad. Bogotá fue la primera ciudad que aplicó la norma técnica NTC 4595 de 1999 que estableció los requisitos para el planeamiento y diseño físico espacial de las nuevas instalaciones escolares.

Además, aquella Secretaría de Educación expidió en el año 2000 el documento “Construyendo pedagogía: estándares básicos para construcciones escolares” y en el año de 2006, durante el mandato de Luis Eduardo Garzón, la SED preparó el Decreto Distrital 449, por el cual se adoptó el Plan Maestro de Equipamientos Educativos de Bogotá Distrito Capital, el cual estableció dos tipos de normas: las primeras para los colegios existentes a la fecha que buscó mantener su funcionamiento con algunas mejoras y un segundo grupo de normas para colegios nuevos, que introdujo estándares básicos para construcciones escolares oficiales o privadas con una mayor exigencia arquitectónica.

Colegio publico distirtal

Enrique Peñaloza adquirió 28 lotes, para los cuales contrató el diseño de 28 colegios. Al final de su gobierno construyó 18 colegios y dejó 3 en proceso.

Bogotá con estos antecedentes normativos determinó que construir colegios no era una decisión menor, los niños no podían ser metidos en casas o sedes educativas  sin ningún criterio como ocurrió en el pasado. Con el Plan Maestro los particulares debían adquirir lotes con un tamaño adecuado a las instalaciones y al número de estudiantes, mientras los nuevos colegios oficiales debían contratar el diseño cumpliendo estándares educativos y construir los colegios con altas exigencias de seguridad (sismo resistencia) y confort para los niños.

Cumpliendo con estas normas educativas la administración de Enrique Peñaloza adquirió 28 lotes, para los cuales contrató el diseño de 28 colegios. Al final de su gobierno construyó 18 colegios y dejó 3 en proceso que culminó la administración del alcalde Antanas Mockus (2001 a 2003). Este último contrató la construcción de dos colegios nuevos para un total de 23 sedes educativas, las cuales fueron entregadas en concesión para su administración en el sector privado.

La administración de Garzón (2004 – 2008) encontró tres lotes con diseño, los cuales fueron actualizados. A partir de entonces la Secretaría de Educación incluyó comedores escolares, además, adquirió 37 lotes y contrató la construcción de 40 mega colegios nuevos. Al finalizar dicho gobierno entregó 36 mega colegios y quedaron 4 contratados. Sin embargo, la obra más importante de aquella administración fue la reconstrucción, ampliación y mejoramiento de 240 viejos colegios, los cuales  demolió y ajustó a estándares educativos, urbanísticos y de sismo resistencia.

En dicho periodo de gobierno Bogotá agregó más un millón de metros cuadrados en construcción escolar nueva. Se destaca que entre 1998 y 2008 la oferta en educación oficial creció en 390.000 cupos. Todos estos inmensos avances en el mejoramiento de los espacios escolares fueron posibles gracias a la aplicación de dos principios elementales: construir sobre lo construido y respetar los logros y proyecciones en materia de educación para la ciudad.

De acuerdo al  plan de gobierno de Gustavo Petro (2011–2015), la Secretaría de Educación Distrital tenía como metas construir o adecuar 86 colegios nuevos (30 en lotes nuevos y 56 restituidos en predios preexistentes); terminar 39 colegios que se encontraban inconclusos; ampliar y adecuar 40 sedes; construir al menos dos nuevas sedes para universidades públicas del Distrito; Pero, además, empeñó su palabra anunciando la construcción de 190 jardines infantiles para la atención de la primera infancia.

Según el informe del concejal Flórez: “El alcalde Petro acaba de anunciar un incremento en el presupuesto de 2014 para el sector de educación, esta vez destinado a la construcción de sedes universitarias. Esta nueva promesa se suma a la construcción de 100 nuevos colegios y de 1.000 jardines infantiles, anuncios que, luego de dos años de haber sido elegido, se han quedado en el mundo de las ideas. Las obras aún no se ven y los recursos, aunque están presupuestados, están sin ejecutarse. Al ritmo de la administración, tienen que pasar mínimo 60 años para poder garantizar la jornada única en todos los colegios públicos. Dos años después de haber sido elegido el alcalde Petro, los resultados de la secretaría de educación no se ven, y las banderas que enarboló en campaña, hoy tienden a ser matizadas para ocultar la mala planeación y la mala gestión, a pesar de tener los recursos disponibles y el consenso de las diferentes fuerzas políticas de la ciudad.”

colegio 3

La administración de Garzón (2004 – 2008) adquirió 37 lotes y contrató la construcción de 40 nuevos mega colegios. Reconstruyó, amplió y mejoró 240 viejos colegios, los cuales demolió y ajustó a estándares educativos, urbanísticos y de sismo resistencia.

La necesidad de las nuevas construcciones eran determinantes para cumplir las dos metas claves del gobierno Petro: el fortalecimiento de la educación inicial y la jornada única en los colegios oficiales, además de resolver en los sitios de expansión de la ciudad la demanda de nuevos cupos escolares y consolidar programas que ayudaran a mejorar la calidad de la educación. Sin embargo, la matricula de la educación básica y media en Bogotá se redujo en 100.000  mil cupos en los dos últimos años. Es de prever que por dicha circunstancia empiecen a disminuir las transferencias nacionales a la ciudad para el sector educativo; no obstante, la Secretaría de Educación tendrá un presupuesto para el 2014 de 3,2 billones de pesos, la cifra más alta en la historia de Bogotá.

La administración ha anunciado acciones de choque como empezar a construir aulas para educación inicial en los mega colegios, pero con ello violaría los estándares educativos de aquellos centros educativos y fomentaría el hacinamiento y la mala calidad de la educación oficial. Además, la ciudad retrocedería 20 o 30 años, cuando los adultos metían en cualquier hueco a los niños y sólo se requería tiza, tablero y profesor.   A los  niños y jóvenes lo que más les gusta son los patios de recreo y la zonas verdes de sus colegios: pretender reducir estos espacios para construir improvisadas aulas y fomentar el hacinamiento sería violar sus derechos fundamentales como estudiantes, aburrirlos, ponerlos en la perspectiva de buscar otro mejor colegio, aunque sea privado.

A  Gustavo Petro y a la Secretaría de Educación Distrital le queda un año y medio de mandato para cumplir con lo prometido. Ejecutar lo que no se hizo en estos dos años y medio será un reto magnánimo, teniendo en cuenta que a esta administración le ha faltado más gerencia, más planeación, menos improvisación, menos propaganda. Recursos económicos es lo que les ha sobrado, pero de nada sirve todo esto sí solo se promete y nada se ejecuta.

Ver Informe de Juan Carlos Flórez en: juancarlosflorezrindecuentas.blogspot.com

*Hernán Suárez, exasesor de la Secretaría de Educación en la Administración de Abel Rodríguez (2004-2008)

-.
0
2760
Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Policías y civiles armados, una alianza en Cali a la que la justicia le puso le ojo

Policías y civiles armados, una alianza en Cali a la que la justicia le puso le ojo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus