Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Ministro Gaviria: Sic et Non

Como su carta sobre la situación de su salud va dirigida a todos, me atreveré a hacerle varios comentarios usando el método propuesto por Pedro Abelardo hace unos mil años

Por:
Junio 18, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Ministro Gaviria: Sic et Non
Usted publica una excelente carta informando su situación de salud: correcta, breve y en tono personal

El ministro de Salud de Colombia sufre una importante enfermedad. Importante no porque la sufra una persona importante ni por ser necesariamente mortal. Importante porque no es un malestar ni un resfrío común y corriente. Además tiene como se lee en la prensa un nombre asustador:  Linfoma No Hodkgin, difuso, de células grandes tipo B. Pero tranquilo, señor ministro, probablemente no muera de esto. Hay que cuidarse de exageraciones clínicas cuando se es una persona pública. No hay que caer en salir del hospital en helicóptero como la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando le diagnosticaron un carcinoma de tiroides tipo papilar. Entonces no todo es malo. Usted tiene, ministro Gaviria, una enfermedad que puede ser tratada con buenas posibilidades de éxito. Todo depende, y lo digo sin sarcasmo, del sistema de salud que lo proteja a uno.

 

Tranquilo, señor ministro,
probablemente no muera de la enfermedad que le diagnosticaron

 

La otra cosa buena en lo que le ha ocurrido es que usted publica una excelente carta informando su situación de salud: correcta, breve y en tono personal. Muy distinta a los usuales comunicados de los funcionarios gubernamentales. Ya que es una carta dirigida a todos me atreveré a hacerle varios comentarios.  Lo haré usando el método Sic et Non propuesto por el filósofo, monje y romántico castrado Pedro Abelardo hace unos mil años. Toda pregunta o afirmación compleja puede uno investigarla en síes y noes sucesivos, así nos acercaremos dialécticamente a la verdad. También recomiendo a todos repasar la hermosa historia de Abelardo y Eloísa y visitar su tumba en el Père-Lachaise de París (no olviden dejar una rosa allí para que perdure su amor personal). Comencemos entonces a leer la carta del ministro entre síes y noes.

Sí.  La carta comienza diciendo “Cosas que pasan”. Toda enfermedad es un conjunto de cosas que pasan. Toda enfermedad es una narración individual de experiencias dolorosas o preocupantes. Y el escrito del ministro Gaviria cuenta muy bien su historia: el jueves me desperté con una sensación de llenura, abotagado, inapetente, con dolor en la parte superior del abdomen, intenté distraerme pero no pude “mamarle más gallo” al dolor que se hizo insoportable. Pienso usar el próximo semestre la carta de Gaviria en un módulo de un curso que dicto cuyo problema a discutir es: Toda Enfermedad es una Narración. Las enfermedades no son cosas ni demonios alados, son relatos de pacientes, experiencias reales de personas individuales. Por eso el profesional de salud debe entrenarse para escuchar narraciones del enfermo y ofrecer después narraciones explicatorias: creo que lo que está viviendo es esto (poniéndole un nombre al sufrimiento) y podemos hacer esto o aquello, esperando que las cosas ocurran así o asá, etc. La enfermedad no es una cosa, es una narración y la carta de Gaviria lo muestra muy bien.

No.  Se cita luego un buen pensador y escritor quien no me es personalmente muy simpático, Christopher Hitchens: “¿por qué yo?… ¿por qué no?”. Ante la enfermedad la mayoría de los porqués son inútiles y destructivos. Básicamente porque como se dice en inglés Shit happens o sea la mierda ocurre.  La gran mayoría de las enfermedades son producto de la evolución o del azar. Y si pensamos que dependen en gran parte de nuestro estilo de vida ¿qué tanto de este es producto de la genética y del azar? Prefiero dejar los porqués a un lado cuando pienso en las enfermedades para evitar pensar en su justicia pues las enfermedades, creo yo, nunca son justas.

Sí.  Sigue el ministro Gaviria: la enfermedad no es un llamado ni una prueba ni un castigo.  Completamente de acuerdo. Nadie merece sufrir una enfermedad, me decía una vez un estudiante.  Sí, pero todos las sufrimos o las sufriremos. Ya lo decía el Buda hace muchos siglos: todo lo que vive sufre. Esta es la Primera Gran Verdad del budismo, Dukkha, pero todos preferimos negarlo. Con el sufrimiento nadie nos llama ni nos prueba ni nos purifica ni nos castiga, es la naturaleza humana sufrir. Lo que no nos exime de luchar contra el sufrimiento y su injusticia radical.

No. Dice luego el ministro de Salud que su enfermedad tiene “causas conocidas”. Lo de creer en varias causas conocidas es como creer en varios dioses. Yo prefiero creer en Uno lo que ya es bien difícil pero hay que luchar el buen combate de la Fe (1 Tim 6:12). De todas formas el linfoma del ministro no tiene una causa conocida. Ahora, eso tiene solo una importancia relativa en el acto médico: tenemos que tratar bien innumerables enfermedades de las que desconocemos sus causas, guiados por la evidencia publicada como apunta el ministro. Pero, espera el ministro, “sin apuestas experimentales”. Le recuerdo que todo tratamiento es hasta cierto punto un experimento.  Entonces, ministro, tras síes y noes ¡Buena Suerte!

Publicidad
0
2270
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Pedro Rovetto

Cirugía electiva, preguntas obligatorias

Cirugía electiva, preguntas obligatorias

Las preguntas que no debe dejar de hacerle a su médico y las recomendaciones para cuando haya decidido una operación
Gallinas de patio con Salmonela

Gallinas de patio con Salmonela

Estados Unidos alertó hace unos pocos meses sobre el peligro de contraer fiebre tifoidea por pollos, pollitos, gallinas, patos, pavos, etc. Ya hay 372 casos. Algunas de sus recomendaciones
Opiniones médicas peligrosas

Opiniones médicas peligrosas

Tras la epidemia de abuso de opioides (drogas para el dolor como morfina) en EE. UU. podría estar una corta carta al editor de una revista médica en 1980
Secretos y virtudes del chocolate

Secretos y virtudes del chocolate

Alimento de soldados en la guerra (origen de los famosos M&M), antiguo remedio para la diarrea, efectos beneficiosos en enfermedad coronaria, aterosclerosis y demencia. ¡Comamos chocolate viviendo en paz!
Chivos expiatorios en medicina

Chivos expiatorios en medicina

¿A quién o quiénes les echamos la culpa ante la amenaza de sufrir enfermedades y quizás morir?
Cepeda: Watson tiene sus peligros

Cepeda: Watson tiene sus peligros

Si colocamos un Watson (el programa de IBM) más rápido y lanzado que el cerebro del médico o el compositor pueden ocurrir cosas inesperadas y no siempre buenas

Lo que nos enferma

Muchos problemas de salud son más comunes estadísticamente en las sociedades con altos índices de desigualdad

Pildoritas contra la empatía

¿Usted prefiere un clínico que sienta intensamente sus dolores y preocupaciones? O, ¿uno que con cierta frialdad aborde su sufrimiento como un problema para ser resuelto de la mejor manera?