Minga Agraria afianza sus derechos con el fin del Paro campesino

Casi cuatro millones de personas se vieron involucradas en la movilización, según Horacio Duque

Por: Horacio Duque
junio 13, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Minga Agraria afianza sus derechos con el fin del Paro campesino

Ha terminado la formidable movilización agraria cuyos protagonistas han sido miles de indígenas, campesinos y afros. Casi cuatro millones de personas se vieron involucradas directa o indirectamente en las actividades de la movilización.

La marcha cubrió diversos territorios y espacios geográficos nacionales, pero el nervio central de la misma se ubicó en el departamento del Cauca, que fue estratégicamente bloqueado por la Cumbre Agraria para presionar políticamente al Gobierno central y sus incompetentes ministros de Agricultura, Interior, Ambiente y Postconflicto,  para resolver las demandas planteadas en el Pliego de peticiones.

Allí se expresó toda la potencia política y revolucionaria de la multitud.

Bien conviene hacer un balance preliminar de esta vigorosa movilización social que nos indica la nueva Colombia, que se configura con los avances del proceso de paz entre el gobierno y las Farc en La Habana.

La Minga dio lo que tenía que dar y pedir más es una insensatez. No fue un movimiento pensado para destruir de una el modelo neoliberal, pues el acumulado aún no da para esa importante e inevitable tarea. Se trató de otra experiencia histórica que enriquece la lucha popular y democrática, como aquella ocurrida con los paros campesinos del 2013.

Será un referente y un antecedente de nuevas luchas contra el modelo capitalista depredador que el señor Santos rechaza poder cambiar, pues él lo representa y se lucra con el mismo. Es su agente político central.

Resultados de esta acción colectiva

Primera. Este segundo gran paro durante el gobierno neoliberal de Santos ocurre en el contexto de los diálogos de paz de La Habana , cuyos avances en materia agraria, participación política democrática, derechos de las víctimas y eliminación de los actos de guerra han favorecido la organización y conciencia de los diversos sectores del movimiento popular colombiano.

La paz de la Habana con las Farc está presente en esta gigantesca movilización popular.

Pasamos del conflicto armado a la lucha de clases y el conflicto social politizado por la movilización civil de las Farc.

Segundo. No obstante los acuerdos de paz en materia de democracia ampliada para dar garantías a los movimientos sociales y a la protesta popular, el Estado, el gobierno y el régimen oligárquico, como una minoría social, sigue utilizando las armas y la violencia para hacer política e imponer sus estrategias neoliberales. Mediante el criminal Esmad, los grupos paramilitares y escuadrones militares se ejerció la más brutal represión contra los manifestantes ocasionando varios indígenas acribillados y cientos de personas atropelladas, desaparecidas y encarceladas. La protesta y huelga puso, nuevamente al desnudo el carácter reaccionario del Estado y sus instituciones de represión policial.

Lo único cierto es que la protesta se sigue criminalizando por el gobierno y sus agentes.

Tercero. La Minga contó con una adecuada organización y uso de los repertorios correspondientes de lucha, como el bloqueo de una arteria vial estratégica, la Panamericana, en este caso, que comunica el sur con el centro del país. Dicho bloqueo se dio de manera organizada y eficaz, incluso la adecuación de los corredores humanitarios necesarios.

Cuarto. Por enésima vez quedó demostrada la ineptitud y mala fe de los funcionarios ministeriales, los cuales recurrieron a la mentira y el divisionismo para debilitar el movimiento de resistencia campesina. El campeón de tales maniobras fue Iragorri, el ganadero ministro de Agricultura, quien hasta última hora orquestó estrategias divisionistas mediante la compra de líderes articulados a las redes clientelares de las maquinarias electoreras del Cauca, que son controladas por su progenitor, el gamonal Aurelio Iragorri, un pez gordo que se mueve entre el santismo, el uribismo y el fascismo. Que se largue ese ministro es la demanda de muchos de los participantes de las huelgas y bloqueos.

Quinto. La explosión social ocurrida en el agro demostró la importancia política de los acuerdos pactados en La Habana para ejecutar una Reforma Agraria Integral en función de la paz. Los campesinos, indígenas y afros reclaman las tierras monopolizadas por una hacienda y un aberrante latifundio ganadero y feudal.

Hay que democratizar la tierra es el gran mensaje de esta rebelión agraria.

Sexto. Un elemento central del paro en el Cauca es la falta de seriedad del  gobierno, sus Ministros y altos funcionarios que no cumplen los compromisos adquiridos  en las huelgas. La gran motivación de la Minga es el incumplimiento del los 8 recientes acuerdos para poner término a huelgas y paros. Eso seguramente se va a repetir en los próximos meses con los documentos que se firmen para levantar la acción de bloqueos que acabamos de ver.

Hay que estar atentos para el cumplimiento de lo consensuado, empezando por la gran Cumbre del próximo 22 de junio en Bogotá con Santos.

Séptimo. Respecto del saldo que deja el paro, el gobierno dice que los temas dialogados y acordados están relacionados con garantías, justicia, protección individual, paz, participación, derechos humanos, víctimas, pueblos indígenas, campesinos, comunidades afro descendientes, medio ambiente, relación campo ciudad, entre otros.

El acuerdo con la Cumbre agraria prevé la instalación de una mesa temática de negociación el próximo 17 de junio en las instalaciones del ministerio del Interior en Bogotá con los ministros o viceministros de Agricultura, Interior, Ambiente y Vivienda, así como el Departamento Nacional de Planeación.

Los campesinos, por su parte, exigen el desarrollo de proyectos productivos mediante un fondo de financiamiento pactado con la actual administración, así como la revisión de los Tratados de Libre Comercio, a los que responsabilizan de la quiebra de pequeños productores.

También demandaron suspender programas mineros en sitios donde implica el desplazamiento de millares de familias.

Derogar la ley Zidres, por considerar que despojará de sus terrenos a cultivadores de escasos recursos, fue otra de las solicitudes de los protagonistas del paro, quienes abogan por una distribución equitativa de la tierra. Además, pidieron respeto por la identidad y los criterios de los residentes en el campo colombiano.

Por supuesto una demanda prioritaria es el respeto por los derechos democráticos y la exigencia de garantías efectivas.

Nota. Sigue adelante la planeacion de la Cumbre agraria en el Quindío. Cesar Arias, destacado líder popular regional avanza con un equipo en los preparativos de dicho evento que trazará la ruta de la movilización social en el Eje Cafetero.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
560

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: apoyando siempre al campesino

Caricatura: apoyando siempre al campesino

Nota Ciudadana

"Santos inicia segundo periodo rajándose"

Nota Ciudadana
Los motivos del paro total que comienza este miércoles

Los motivos del paro total que comienza este miércoles

Nota Ciudadana
¿Cumplirá el Gobierno los pactos con la Minga Agraria?

¿Cumplirá el Gobierno los pactos con la Minga Agraria?