Opinión

Mercenario gremial

Jorge Humberto Botero, presidente del Consejo Gremial, reveló su autoría en una propuesta irresponsable, engañosa y amañada para privatizar a Ecopetrol

Por:
Julio 09, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mercenario gremial
La propuesta de Botero de privatizar a Ecopetrol sigue exactamente el argumento que utilizó en la junta directiva de Isagén para promover su privatización a los especuladores financieros canadienses de Brookfield

Jorge Humberto Botero, presidente del Consejo Gremial, reveló la semana pasada su autoría en una propuesta para privatizar a Ecopetrol. El documento de 13 páginas, aparentemente elaborado por Fasecolda, gremio de las aseguradoras financieras que él representa, expresa las razones para justificar la privatización del patrimonio público más importante que queda en Colombia.  La propuesta de Botero es irresponsable, engañosa y amañada, como muchas de sus actuaciones en contra de los intereses nacionales.

Es importante recordar que Jorge Humberto Botero fue el ministro de Comercio durante el gobierno de Álvaro Uribe, al mando de la negociación del tratado de libre comercio con Estados Unidos, que completó seis años de implementación y pérdidas comerciales para el país por $ 26 billones. En ese acuerdo se aceptó la entrada masiva de productos agropecuarios e industriales desde Estados Unidos, sin haber logrado la eliminación de los subsidios a los productores de ese país, lo que convierte cualquier transacción comercial en competencia desleal para los empresarios colombianos. En ese momento, el argumento del ministro Botero era que Colombia debía imitar a los países que “son importadores netos de alimentos”, dando “mil y mil gracias por los subsidios, porque nos permiten, por ejemplo, comprar trigo barato”[1]. La falacia de este razonamiento ha quedado evidenciada en la ruina de paperos, lecheros, cerealeros y ganaderos, que ha lanzado a la calle a millones de nuevos rebuscadores, sin ingresos para comprar las supuestas importaciones baratas.

Años después se supo, en palabras del mismo Botero, que a la industria no podía irle mejor en esa negociación, porque nunca le interesó al gobierno. En mayo de 2017 Botero confesó en Semana En Vivo que “yo nunca creí, siendo funcionario del gobierno, en las políticas industriales propiamente dichas (…) yo creo que el gobierno hizo bien en abandonar ese tipo de políticas (…) Yo lo que haría ahora es bajar los aranceles y exponer a los sectores productivos a la lucha fría de la competencia internacional”[2].

La propuesta de Jorge Humberto Botero de privatizar a Ecopetrol sigue exactamente el mismo argumento que utilizó el dirigente gremial, cuando siendo miembro de la junta directiva de Isagén promovió su privatización a los especuladores financieros canadienses de Brookfield. Esto le valió ser nombrado en la junta directiva por los nuevos dueños de la hoy privada Isagén, en calidad de suplente de Orlando Cabrales, expresidente de Reficar, investigado por el robo la refinería.

 

Botero propone que los recursos de la venta de Ecopetrol, sigan el modelo de Isagén,
pero además que se constituya un fondo financiero
para invertir en “renta fija y renta variable en los principales mercados del mundo”

 

La plata de Isagén sirvió para capitalizar a la Financiera de Desarrollo Nacional, con el propósito de financiar proyectos de infraestructura, que hoy no se han cumplido y en cambio sí han revelado las profundas prácticas corruptas de empresas como Odebrecht en la contratación público-privada.

Botero propone que los recursos de la venta de Ecopetrol, sigan “el modelo de uso de los recursos de la privatización de Isagén”, pero además que se constituya un fondo financiero para invertir en “renta fija y renta variable en los principales mercados del mundo”, es decir, usar los recursos de Ecopetrol para alimentar aún más los negocios de intermediación financiera en contra de la economía real.

La necesaria diversificación productiva del país y la eliminación de la dependencia petrolera no se va a lograr con propuestas insensatas como la de acabar la producción petrolera y menos la privatización de Ecopetrol. Por el contrario, lo que se ha propuesto desde diversos sectores es una mayor inversión en la refinación y la petroquímica, actividades de alto valor agregado del sector, en un proceso de transformación industrial que lleve a la empresa a incursionar en otros renglones de producción más sostenibles tanto en materia ambiental como económica. Contrario a lo que plantea Botero, el ejemplo de Noruega es justamente el del éxito de Statoil como empresa pública, blindada de intereses de mercenarios gremiales.

***

[1] http://www.tlc.gov.co/publicaciones/12201/el_destape_del_ministro_botero

[2] https://www.youtube.com/watch?time_continue=818&v=duC26kQEsak

Publicidad
0
2283
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Mario Alejandro Valencia

Prohibido comer

Prohibido comer

El subdesarrollo de la OCDE

El subdesarrollo de la OCDE

Lista la convención, a seguir con la defensa de Ecopetrol

Lista la convención, a seguir con la defensa de Ecopetrol

Ética para Alberto

Ética para Alberto

Duque y Carrasquilla, el dúo dinámico de los impuestos a los pobres

Duque y Carrasquilla, el dúo dinámico de los impuestos a los pobres

E_ _PETROL

E_ _PETROL

Los valores de la Unión Europea

Los valores de la Unión Europea

No extrañaré a Santos

No extrañaré a Santos