Mentiras virales y antropofagia digital

Parece que "más que una revolución tecnológica, estamos viviendo una especie de canibalismo digital"

Por: Ramiro Guzmán Arteaga (*)
agosto 03, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mentiras virales y antropofagia digital
Foto: Pixabay

Desde que surgieron las redes sociales las noticias empezaron a volar, sin rumbo y al garete, por todo ese circuito de canales digitales del mundo, a tal punto que hoy resulta casi imposible diferenciar la verdad de la mentir. De modo que los periodistas están siendo chiviados en gran medida por la opinión pública y los mejores comunicadores ya no son los que tienen mejores piernas para correr en busca de las noticias, sino los que tienen mejores habilidades para buscarlas en Twitter, Facebook, eso sí con la novedad y el agravante de que pueden ser falsas. Y las noticias se publican a una velocidad tan asombrosa, que han hecho cambiar el tiempo de la gente y de los mismos sucesos. De modo que la opinión pública termina enredada en un mundo informativo en el que nunca se sabe con certeza dónde termina la realidad y dónde empieza la fantasía.

Ni Marshal McLuhan, el académico de las comunicaciones y visionario del mundo y la era digital, quien llegó a hablar de la “aldea global, en la era digital, ni Carlos Marx, con la filosofía social y terrenal del materialismo histórico y dialéctico, llegaron a imaginar que el mundo se desbordaría en una sociedad de la información que hoy se encuentra al borde de la esquizofrenia informativa. Los casos que han ocurrido en el mundo y particularmente en Colombia son demostraciones de que la incertidumbre superó cualquier intento por visionar los fenómenos históricos y el tipo de sociedad en el que nos ha tocado vivir.

En esta maraña informativa son muchos los sucesos que han puesto a prueba la credibilidad informativa y de cómo se generan mentiras para llegar a dirigir los destinos de la sociedad. Los hechos más sorprendentes son la victoria escandalosa de Donald Trump en Estados Unidos, soportada en un discurso mentiroso y populachero, alimentado por las redes sociales, con devastadoras consecuencias en el mundo; y, en el caso colombiano, la victoria del no en el plebiscito por la paz y la forma cómo abordó la opinión pública la pasada campaña presidencial, especialmente entre los partidarios de Iván Duque y Gustavo Petro, en donde el debate racional y constructivo entre la gran masa fue sustituido por expresiones de odio, el señalamiento y el macartismo. Asistimos a un momento caracterizado por un desborde incontrolado de emociones a través de medios digitales que quedaron convertidos en verdaderas alcantarillas del lenguaje vulgar propio del populismo irracional.

De manera que estos nuevos instrumentos y espacios de comunicación también son un termómetro que mide el nivel de educación de la sociedad en su conjunto, al tiempo que se está construyendo una nueva cultura, en la que queda al descubierto una educación empequeñecida y volátil, en la que incluso es evidente que lo populachero supera a lo popular. En este contexto también la política ha dejado de ser un quehacer intelectual de propuestas y argumentos para pasar a ser un espectáculo público, estilo coliseo romano, en el que se liberan y ponen de manifiesto los bajos instintos de una sociedad en la que una gran mayoría de las personas dejan al descubierto su carencia intelectual y desahogan sus frustraciones e instintos agresivos, buscando acabar con su interlocutor, incluso físicamente, lo cual no es más que volver a un estado tribal, que nos lleva a pensar que más que una revolución tecnológica, estamos viviendo una especie de canibalismo y antropofagia digital.

-.
0
309
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El poder político de los medios de comunicación

El poder político de los medios de comunicación

Nota Ciudadana
El mito de la opinión pública

El mito de la opinión pública

Conspiraciones sin conspiradores

Conspiraciones sin conspiradores

Las fuentes de consulta en el proceso electoral colombiano

Las fuentes de consulta en el proceso electoral colombiano