Opinión

Los cementerios estornudan

El miedo a la muerte es una condición para aferrarse a la vida. Ahora lo estás presenciando en lenta secuencia de cerilla encendida y esa cerilla tiene tu cara angustiada.

Por:
marzo 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los cementerios estornudan
Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

Nunca habíamos vivido una pandemia como generación al mismo tiempo víctima y testigo. Todo lo hasta ahora conocido lo habíamos visto en la historia de la humanidad, leído en las estadísticas de mortalidad o a merced de la ficción del cine o la literatura. La de la Gripe A (H1N1) entre 2009 y 2010 no tuvo tanto despliegue ni miedo como la actual del coronavirus.

La fragilidad de una especie dominante, contada desde su superioridad y desde la desesperada atalaya de papel, frente al incendio que lo ronda, ahora se convierte -él mismo- en una cerilla encendida que tiene los segundos contados.

Pero seguramente el escenario de las probabilidades (tanto el del aleteo del murciélago) como el de las certezas (la ciencia derrotando a un enemigo invisible), contarán con la efímera posibilidad de que ambos -virus y humanos- salgan victoriosos y derrotados al mismo tiempo.

La pandemia del covid-19 ha sacado a flote muchas cosas que los humanos daban por perdidas en medio de la complejidad de la vida conectada al mundo y desconectada con los hogares que aún sirven de viejos referentes de morada.

El humano se acordó que viene de una cueva, que pertenece a un clan con nombres y apellidos sonoros, los cuales, al escucharlos en el viento, le evocan los primeros gritos de defensa y cohesión en la vieja tribu que desafiaba a los tiempos iniciales y lo instaban a reunirse en grupo para sobrevivir ante la feracidad de la naturaleza.

Pero también la pandemia le ha hecho salir lo que más lo caracteriza en su individualidad y entereza biológica: mezquindad para salvarse él y solo él. Poca solidaridad para con el prójimo y acabar innecesariamente con todo lo que pueda comprar -sin tener en cuenta al otro-. Privilegiar lo material y financiero, antes que lo inanimado y beneficioso en colectividad. Pensar que si él -el individuo- se salva, es lo único importante; olvidando que él, es sólo eso, si el resto lo reconoce y puede en un futuro abrazarse llorando de felicidad porque sobrevivieron juntos, y también expandir el miedo tan rápido como los invisibles virus que combate.

________________________________________________________________________________

También hay postales de esperanza: en las calles veo parejas caminando agarradas de las manos, infectados de amor, mientras el mundo está contagiado de miedos y angustias

________________________________________________________________________________

Pero también hay postales de esperanza: en las calles veo parejas caminando agarradas de las manos, infectados de amor, mientras el mundo está contagiado de miedos y angustias. Otros, en los remotos desiertos de felicidad del planeta, ni se han enterado que hay un enemigo en el campo de batalla, viajando en un estornudo. Seguramente se despertarán un día y preguntarán porque hay tanto silencio en el mundo y lanzarán un grito de victoria.

El miedo a la muerte es una condición para aferrarse a la vida. Solo que ahora lo estás presenciando en lenta secuencia de cerilla encendida y esa misma cerilla tiene tu cara angustiada.

Coda: aprender a estar solo o en compañías que tu misma condición de solitario digital te habían obligado a olvidar, es todo un desafío más complejo que la misma lucha contra el covid-19; los humanos están conectados con todo el universo, y el universo pasa cuenta de cobro cuando es despreciado por la arrogancia.

-.
0
1802
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No hay fiesta en el pueblo

No hay fiesta en el pueblo

Populismos mentales

Populismos mentales

Del taparrabos al tapaboca

Del taparrabos al tapaboca

Pacto con el diablo

Pacto con el diablo

Arrochelados

Arrochelados

Cultura popular y pandemia

Cultura popular y pandemia

El hombre que hablaba de Marlon Brando

El hombre que hablaba de Marlon Brando

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)