Lobos vestidos de ovejas

La agenda política del llamado segundo presidente católico de EUA está marcada por temas que son contrarios a los de esta doctrina. Y no es el único

Por: Edwin Alexander Llanos Franco
enero 25, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lobos vestidos de ovejas

El pasado 20 de enero tomó posesión en la presidencia de los Estados Unidos de América el señor Joe Biden, quien fue reseñado por algunos medios como el segundo presidente católico en llegar a la Casa Blanca, ya que en 1960 fue elegido el también demócrata John Fitzgerald Kennedy, siendo este el primer presidente católico en pisar el DBidenespacho Oval. Sin embargo, vamos a ver realmente qué calidad de católico es el presidente Joe Biden y si este en realidad es católico o se hace llamar católico, algo así como un disfrazado.

Lo primero que vamos a analizar es la vida, como don sagrado de Dios y vemos que ahí el señor Biden tiene una falta absolutamente reprochable y que demuestra claramente que es católico de nombre, pero en realidad su pensamiento está alejado de la Iglesia Católica y de su doctrina y enseñanza. Según el portal católico de noticias Aciprensa, ese señor es proaborto hasta la médula, ya que el día sábado 23 de enero de 2021, tanto el presidente como la vicepresidente apoyaron el aborto en el aniversario de Roe vs. Wade, la cual fue la decisión de la Corte Suprema del 22 de enero de 1973 que legalizó el aborto en todo Estados Unidos, incluso eso va más allá, señalaron que están comprometidos a codificar este fallo como ley y también a nombrar jueces federales proaborto.

Es muy triste ver cómo un personaje tan importante hace quedar mal a la Santa Iglesia haciéndose pasar como católico, pero que en realidad de católico no tiene nada, ya que, aunque en su discurso mencionaba constantemente palabras como “mi iglesia” y a Santos como San Agustín, su proceder y sus decisiones hacen que sus palabras sean llevadas por viento, quedando así vacías y sin sentido.

Pero lo peor de todo es que el nuevo presidente quiere anular la Enmienda Hyde, la cual prohíbe que se financien los abortos con dineros públicos, es decir, no solo va a ser ley de la república, sino que además van a ser financiados por el Estado, como diciéndole a los provida que el aborto va a ser totalmente legal y gratuito. Eso no es de extrañar, pues en su campaña a la presidencia, Biden dijo que su plan de atención médica incluiría la cobertura del aborto en planes de salud subsidiados.

Pero lo más grave es que la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, otra que se hace llamar católica, arremetió contra los católicos y protestantes provida (y me perdonarán el pleonasmo, pero es que hoy en día hay que señalarlo así porque hay muchos lobos vestidos de ovejas como lo enseñó el mismo Jesucristo), acusándolos de querer destruir la democracia y tirarla río abajo solo por el tema del aborto y que el apoyo de los provida al expresidente estadounidense Donald Trump era una de las cosas que la avergonzaban como católica. La verdad es que más vergüenza sentimos los católicos comprometidos viendo cómo una leviatán de esas se disfraza de católica, pero que en realidad en su corazón no hay nada de la enseñanza de la Santa Iglesia, porque para la Iglesia el fin del aborto y la defensa de la vida y la familia (entendiendo la familia como el núcleo fundamental de la sociedad formado por un hombre, una mujer y los hijos) son una necesidad imperante y una prioridad preeminente.

Pero es que no es solo el tema del aborto, sino también la ideología de género, tema que es sin duda alguna, un rechazo a la enseñanza de la iglesia, pues en la orden ejecutiva Prevención y lucha contra la discriminación sobre la base de identidad de género u orientación sexual, firmada por el presidente Biden, señala que “los niños que se identifican como niñas deben ser aceptados en las competencias atléticas de niñas, los hombres que se identifican como mujeres deben ser aceptados en espacios solo para mujeres, los planes de seguro deben pagar procedimientos de transición de género y los médicos y los hospitales deben realizarlos”.

Como podemos evidenciar, la agenda política del llamado segundo presidente católico de los Estados Unidos está marcada precisamente por los temas que son contrarios a la doctrina católica y lo peor de todo es que, como es el presidente más importante del mundo y una de las personas de mayor impacto en la sociedad global, muchas personas lo van a ver y van a pensar que esos temas antiéticos son normales en la doctrina católica, perdiendo así el verdadero sentido del catolicismo y la enseñanza evangélica que Jesús dio a su Santa Iglesia.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El regreso de EEUU a la Organización Mundial de la Salud

El regreso de EEUU a la Organización Mundial de la Salud

Qué duda cabe, lo de Trump querrán copiarlo aquí

Qué duda cabe, lo de Trump querrán copiarlo aquí

Trump quiere la intervención de la Corte Suprema para definir la elección 

Trump quiere la intervención de la Corte Suprema para definir la elección 

Nota Ciudadana
Ganar la presidencia de Estados Unidos, el gran reto de Biden

Ganar la presidencia de Estados Unidos, el gran reto de Biden