Expedición Avina -

Lo medicinal y la hospitalidad

Por:
noviembre 20, 2014
Lo medicinal y la hospitalidad
Fotografía: Camilo Rozo

Luego de charlar nos hacen un recorrido por la casa. Nos encontramos instrumentos musicales, dos cocinas (una para la comida y otra para la medicina ancestral), los espacios de trabajo y por supuesto, la huerta, orgullo de todas. Allí nos nombran y explican cada planta: quinua, haba, uchuva, cubio, amaranto, cebolla, cerezo, canelón, canutillo, sábila, menta, hierbabuena, hierba mora, dolorán, tiatino, zapallo, ruda, fríjoles, coles, diente de león, amaranto, ortiga, mata ratón, toronjil, verdolaga, jengibre, caléndula, malva… y así.

Comimos uchuvas y nos ofrecieron una taza de charuco, un aguardiente artesanal de caña y canela. Nos sentamos a la mesa y Daira nos cuenta: “La idea es traer plantas del territorio para poder hacer las medicinas naturales y transmitir todo ese conocimiento que me enseñó mi madre”.

Tejedoras_Avina_Rozo_036

Fotografía: Camilo Rozo

Todavía quedaba una sorpresa, la huerta 2, ésta la tienen en la terraza de la Alta Consejería para las víctimas, la paz y la reconciliación, así que salimos de la casa para visitarla. Y bueno, pues más plantas: brócoli, cidrón, romero, caléndula, naranja, limoncillo, tomate cherry, limonaria, cilantro, caléndula, hinojo, pepino morado, eucalipto, canutillo, fresa, ortiga, lengua de suegra o espíritu santo, poleo… y más. Daira, en el fondo, grita emocionada porque cada plantita que ve ha crecido más en los últimos días, es un amor profundo por su huerta: “que nacen nacen, a punta de resistencia”.

Tejedoras_Avina_Rozo_030

Fotografía: Camilo Rozo

Tejedoras_Avina_Rozo_032

Fotografía: Camilo Rozo

Tejedoras_Avina_Rozo_035

Fotografía: Camilo Rozo

 

Desde la huerta se ve la Plaza Bolívar y los cerros de Bogotá. También una pancarta con una estrofa de una canción que escribieron con un grupo de desplazados: “Semillas de libertad y resistencia”: Yo no quiero una ciudad gris, vamos a arrancar el problema de raíz, tampoco quiero guerra y maldad, solo quiero volver a mi tierra, sembrar paz, paz y soñar.

-Publicidad-
0
313
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La inclinación de la balanza

La inclinación de la balanza

Chingaza nos cuida

Chingaza nos cuida

Guillermo Jaramillo, de la alcaldía de Bogotá a la de Ibagué

Guillermo Jaramillo, de la alcaldía de Bogotá a la de Ibagué

El barco se llamaba Nariño, por eso le pusieron el nombre a este lugar

El barco se llamaba Nariño, por eso le pusieron el nombre a este lugar