Opinión

Libertad de expresión, complejo concepto

¿Hasta cuándo se considera aceptable la libertad de expresión, hasta cuánto se puede gritar, hasta dónde llegan los límites?

Por:
Agosto 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Libertad de expresión, complejo concepto
El caso de “Charlie Hebdo” constituye hoy el ejemplo clásico de lo que es la libertad de expresión (Portada tras la masacre del 7 de enero 2015)

Todos recordamos aquel apoyo masivo por parte del mundo occidental hacia el muy sarcástico semanario parisino Charlie Hebdo tras los atentados por parte del inquieto Isis que costaron la vida de varios periodistas de aquel medio.

Todos los usuarios de las redes sociales, solidarios, rodeaban su foto sonriente con los colores verticales del azul, blanco y rojo de la bandera francesa acompañado con la categórica frase solidaria “Je suis Charlie

Sin embargo, pocos sabían que Charlie Hebdo es uno de aquellos muy contados medios cuyo calificativo principal es el de ser un “tocapelotas”, y en donde semana tras semana con muy buenas y llamativas caricaturas se burla y mofa de las verdades y religiones, teniendo casi siempre como objetivo principal dentro de su incisivo ataque humorístico a Alá y la religión islámica.

 

Pocos sabían que Charlie Hebdo
es uno de aquellos muy contados medios
cuyo calificativo principal es el de ser un “tocapelotas”

 

Y ya, cuando se sabe a ciencia cierta cómo es la actividad de la revista, su apoyo solidario recae hasta llegar a pensar varios que “ellos mismos se lo buscaron”.

El caso de Charlie Hebdo constituye hoy en día el ejemplo clásico de lo que es la libertad de expresión.

¿Hasta cuándo se considera aceptable la libertad de expresión, hasta cuánto se puede gritar, hasta dónde llegan los límites?

Todo esto lo traigo a colación cuando leo que la española Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, fundada ya hace muchos años para investigar y judicializar los crímenes del régimen franquista, pide ilegalizar la Fundación Francisco Franco, un ente, obvio, que defiende y secunda los principios falangistas y fascistas de aquel dictador.

Cada  cual tendrá su posición sobre este caso, así como la del semanario francés, y aquí me limito a dar el mío.

La libertad de expresión debe ser total y solo puede tener un límite, y este límite no es otro diferente al Código Penal. Opinar, hablar y expresar las opiniones propias no es delito salvo en las dictaduras.

Y hablando de…

Y hablando de libertades, ayer perdió la suya el congresista Bernardo Miguel Elías, alias el Ñoño Elías. Y en días pasados ha habido más detenciones de políticos manchados por el escándalo del caso Odebrecht. Parece que alguien ha abierto el Código Penal y está haciendo efectivo lo que dice el código de procedimiento de la materia.

Publicidad
0
319
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía

Pobre rey

Pobre rey

Dos Locombias

Dos Locombias

¿La prensa informa u opina?

¿La prensa informa u opina?

La “nueva izquierda”

La “nueva izquierda”

Mi puto voto

Mi puto voto

Un sancocho asqueroso

Un sancocho asqueroso

Ay Santos, qué aPrieto

Ay Santos, qué aPrieto

Que entre el diablo y escoja

Que entre el diablo y escoja