Las razones por las que me opongo al aborto

"El bebé es una vida separada, un humano, tiene derechos, un plan divino y no tiene la culpa de nada. La ciencia lo prueba, la psicología lo explica, la Biblia lo enseña"

Por: Juan Camilo Dominguez*
febrero 26, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las razones por las que me opongo al aborto
Foto: pixabay

Desde tiempos antiguas el hombre ha usado la misma estrategia para atacar a las minorías que desean eliminar. La estrategia se basa en clasificar dichas minorías como “no seres humanos”. Sen. Gordon Humphrey dijo: “La esclavitud era una mentira acerca de las personas negras; el aborto es una mentira acerca de los nonatos”. Siempre será más fácil acabar con una vida si te convences a ti mismo de que no es una persona, un ser humano. Lo gracioso es que en este momento defendemos más a la naturaleza y animales que a los nonatos. Deberías defender todo lo que tiene vida, y eso incluye a ese ser humano, desde el momento de su concepción.

Le puede interesar

¿Se pasaron por la faja el derecho a la vida?

Constantemente escuchamos que la legalización del aborto eliminaría los abortos clandestinos. Eso es creer que como sociedad estamos tan rotos que en lugar de mantenernos bajo la ley siempre buscaremos la forma de hacer lo malo. Y sí, es verdad que nuestra naturaleza pecaminosa nos incita a hacer lo incorrecto, pero no somos animales, tenemos control sobre ella. Además, no estaríamos atacando el problema de raíz. Si en verdad queremos proteger, reducir el maltrato infantil, evitar trauma, proteger la salud debemos ir más atrás, debemos revisar los valores, la crianza, las convicciones, la educación que estamos recibiendo.

También nos dicen que es el derecho de la mujer sobre su cuerpo y su vida, ¿y el derecho de la vida del otro, del nonato? Pero eso es lo mismo a decir que una vida es más importante que la otra, ¿eso no es discriminación? Como cristianos creemos que todas las personas tenemos el mismo valor, que nuestra vida tiene un precio muy alto y es por eso que queremos defender y proteger ambas vidas ¡No podemos ser egoístas! Hay que buscar el bienestar de ambas vidas, no solo de la que podemos ver ante nuestros ojos. Se trata de defender el derecho a la vida de la madre y del bebé, nosotros salimos a defender a los bebés porque son los que están siendo ignorados, los que no pueden hablar por sí mismos, los que necesitan ayuda.

Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso. Salmos 82:3

En el mundo, anualmente, hay alrededor de 25’000,000 de abortos legales. Pero eso no es todo, se estima que adicionalmente se llevan a cabo alrededor de 20’000,000 de abortos clandestinos. Las leyes varían en los diferentes países, en unos es legal para algunos casos y en algunos tiempos, en otros es totalmente legal, y en otros es totalmente ilegal. Así como hay diferentes leyes, también hay diferentes métodos, todos son brutales para el bebé, pero no todos lo son para la madre. El más común es el de aspiración, en el cual el bebé es sacado del vientre en pedazos. Otros métodos comunes son la inyección salina, dicha inyección envenena al niño por dentro y lo quema por fuera. Hay muchos más métodos, como la dilatación y evacuación, la histerectomía, y el nacimiento parcial, entre otros.

No es verdad que el legalizar los abortos hará que la cantidad de estos disminuya ¿Acaso el consumo del alcohol disminuyó en Estados Unidos al quitar la prohibición de los años 30? Pues hacer algo legal para evitar un “mercado negro” es un acto sin sentido y prueba lo malvados que somos, es como si nos estuviéramos rindiendo ¿deberíamos legalizar las drogas sabiendo el daño que causan?, ¿deberíamos legalizar las armas para todos sabiendo lo que causarían?, ¿deberíamos legalizar el alcohol sabiendo todas las muertes que provoca? ¡Oh, espera!, ya es legal, ¿deberíamos legalizar el tabaco sabiendo lo dañino que es? ¡Oh espera!, ya es legal, ¿deberíamos legalizar el aborto sabiendo que es asesinar a una pequeña vida que fue creada maravillosamente? ¡Pues para allá vamos! Pase lo que pase, que algo sea legal no lo hace correcto.

Aunque muchos lo nieguen, un aborto es asesinato a un ser humano. Pues no hay un mágico evento en el canal de parto o en cierta cantidad de semanas de gestación que convierta al feto en un ser humano. Los cristianos creemos esto porque la palabra de Dios que claramente dice que hay vida desde la concepción (Jeremías 1:5, Lucas 1:41, Isaías 44:24, Salmos 139:13). Adicionalmente la ciencia nos muestra lo mismo. Empecemos con que ningún óvulo puede vivir y crecer por sí solo, hasta cuando este se une al espermatozoide en la concepción y juntos crean un hermoso ser humano.

El corazón de un bebé empieza a latir entre el día 18 y el día 25, en la sexta semana el cerebro está presente y mandando señales, a las 8 semanas todos los sistemas están presentes y en la semana 11 ya funcionan perfectamente. En la semana 12 el cuerpo ya está desarrollándose y creciendo. Esta pequeña vida en el vientre duerme, se despierta, se chupa los dedos, patea, practica el respirar, responde al sonido y al movimiento, tiene expresiones faciales, siente dolor, tiene cambios en el latido de su corazón; todo eso tal y como tú. Según la biología un ser viviente debe poder nacer, crecer, metabolizarse, responder a estímulos externos, reproducirse, y morir; ese “feto” es capaz de eso y más.

Aun así, hay personas que se esconden detrás del argumento de que, aunque haya vida, no hay forma de llamar a “eso” una persona. Los textos de biología y medicina muestran como este pensamiento es incorrecto. El nonato no solo es una vida aparte, sino que también se comporta como una persona, con su propio ADN, sus propios órganos y sistemas, y sus muchas capacidades (respirar, llorar y hasta reconocer la voz de la madre) tal como un bebé fuera del vientre. El ser humano tiende a ignorar algunos hechos según su conveniencia, eso es lo que pasa en esta situación. Tal como en el caso de Dred Scott, es más fácil ignorar los derechos y deshacerte de quien no quieres cuando argumentas y convences (hasta a ti mismo) de que “eso” no es un humano o un ciudadano.

El doctor James C. Dobson, psicólogo americano quien fundó la organización “Focus on the Family”, alguna vez dijo: “Si vamos a matar un ser humano sin experimentar culpa, primero debemos despojarlo de su valor y dignidad. Debemos darle un nombre cínico que niegue su estado de persona”. Ese es el análisis psicológico detrás de decir que estas matando un feto y no un niño. Claramente, es más fácil matar a alguien cuando no lo estás viendo o cuando te convences de que no tiene vida o valor. Muchos dicen que el aborto es una cuestión del derecho de la mujer a elegir. Si eso fuera cierto entonces hay un derecho a decidir sobre la vida de otra persona según nuestra conveniencia. Hoy en día ponemos los derechos individuales sobre los derechos humanos, y en este caso, los derechos de una persona que no se puede defender por su cuenta. No hay un derecho a matar, y sí, el aborto es un asesinato. Es el asesinato de un humano, con un cuerpo, con un corazón que late, y con una mente que piensa.

Si tuvieras a ese bebé frente a ti, de las semanas que sea, en tus manos, te darías cuenta de que es más que una bolsa de células. Y dudo mucho que teniéndolo en tus manos, estando frente a frente, serías capaz de acabar con su vida. Una vez más, ambas vidas son igual de importantes, ambas merecen ser protegidas y ambas merecen ser respetadas; no solo la que puedes mirar a los ojos. ¿Acaso vamos a matar a los pobres, a los enfermos, a los débiles, a los niños, porque “es mejor para su futuro”? ¿Supervivencia de los más aptos? ¿Somos animales que deben ser el más fuerte para resistir?

Casos

¿Fuera de planes? A menudo, los abortos se llevan a cabo cuando el embarazo no era parte de los planes de la madre, tal vez porque no tiene los recursos, el tiempo, la edad, o el apoyo para tener y criar un bebé. Sin embargo, esa es la situación en la que se vieron casi todas nuestras madres, yo le agradezco a la mía por decidir tenerme. Para algunos será más difícil que para otros, pero es posible, y al final siempre valdrá la pena. Busca ayuda, esa vida tiene un propósito y un inmenso valor.  Nuestros planes no siempre salen como querríamos, pero podemos trabajar con esos cambios y sacar lo mejor de ellos. Y lo más importante, un bebé jamás estará fuera de los planes de Dios. Dios puede tomar cualquier situación y usarla para bien (Génesis 50:20), y recuerda, sus planes y caminos son mejores que los nuestros (Isaías 55:8-9).

¿Malformaciones? Claro que esta situación es difícil, pero nunca será lo suficiente para matar. En estas situaciones hay muchos resultados posibles, te diré 3 que yo he visto. El primero es que el bebé nace “perfecto” porque los doctores habían cometido un error o porque ocurre un milagro ¿qué si matas a tu bebé y todo era un error? El otro es que los padres deciden tener al niño y hacen todo lo que haga falta, estos padres tienen que hacer muchos esfuerzos, pero por el amor a sus hijos ven como se convierten en personas increíbles, una persona que se ríe de esos “defectos” y logra hacer grandes cosas con su vida. Y la otra que he visto es que Dios sana totalmente a ese ser humano en el transcurso de su vida. Confía en que Dios está contigo y con ese bebé, hay un propósito para todo y para todos.

 ¿Violación? Primero que todo, quiero decir que toda mi compasión está con aquellos que han pasado por esto, obviamente no es su culpa ni lo merecen, y todas mis oraciones están con ustedes. Sé que jamás entenderé el dolor ni cómo te sientes con respecto a ese bebé, pero también sé y quiero decirte que no es su culpa (ni la tuya) y que ese bebé merece vivir. Por la traumática situación de una violación es poco probable que se dé un embarazo, pero pasa, aunque no sea la principal razón de embarazos indeseados, sí es una de las razones. Aun cuando ha ocurrido una violación es riesgoso intentar sanar un trauma llevando a cabo otra experiencia que también es muy traumática. Lo más probable es que después haya arrepentimiento y sufrimiento tanto físico como psicológico. Tal vez creas que es injusto e incluso inhumano que a una mujer que haya sido abusada se le impida tener un aborto. Pero la verdad es que, aunque una violación es violenta, dolorosa, y traumática, un aborto no podrá cambiar eso. Recuerda que esa vida dentro del vientre no tiene la culpa ¿por qué castigarle por un crimen que no cometió? El aborto no es la única opción cuando no se quiere criar un niño. Y la única verdadera forma de encontrar restauración es buscando a Dios.

¿Salud? Como el doctor Theodore Liz dijo: Es imposible predecir cuándo un aborto no va a afectar más la salud de la madre que llevar el bebé hasta en nacimiento”. De hecho, los expertos de la medicina han probado que rara vez es necesario sacrificar al bebé para salvar a la mamá, usualmente los médicos intentan salvar ambas vidas. No podemos pensar que una vida es más importante que la otra, ¿acaso no creemos que todos los seres humanos merecen la misma dignidad y tienen los mismos derechos?  Por otro lado, muchos abogan que el “feto” no es un bebé hasta que puede vivir fuera del vientre, lo cual deja un estándar muy variable, pues con los avances de la tecnología los bebés cada vez pueden vivir más y más temprano fuera del vientre; entonces ¿nuestra moral se basa en los avances médicos/tecnológicos? Otro estándar variable es cuando afecta la salud mental de la madre, es algo claramente muy manipulable. Una vez más, el punto es darles prioridad a las dos vidas e intentar salvar las dos vidas.

Y entonces ¿en qué nos enfocamos?

La primera opción es quedarte con tu hijo. No digo que vaya a ser fácil, pero una vez más, valdrá la pena. Busca ayuda, infórmate de cómo te pueden apoyar en tu comunidad. Pero lo más importante es buscar a Dios, encomiéndale tu hijo a Dios, sea cual sea la decisión que tomes.

Para todos los casos hay una opción que comúnmente es ignorada, la adopción. Alrededor del mundo hay millones de familias que desean adoptar un niño y darle el amor que necesita. Siempre es una buena alternativa dar tu hijo a alguien que quiere y va a suplir sus necesidades físicas y emocionales. Tengo amigos que fueron adoptados y están supremamente agradecidos por eso. Amigos que por las situaciones en las que fueron concebidos pudieron haber sido abortados, pero ellos agradecen que no haya sido así, agradecen que ahora tienen una familia que los ama y da su vida por ellos. El sistema de adopción en Colombia es pésimo, una verdadera solución sería enfocarnos en mejorarlo y promoverlo.

Las verdaderas soluciones están en ir a la raíz del problema. En mejorar las condiciones de la adopción y promoverlo. De igual manera enfocarse en las ayudas a madres solteras y a padres solteros, en ayudar a esos niños en necesidad. Adicionalmente es importante trabajar en la educación, en los valores, las morales. Es importante crear y dar a conocer los programas de apoyo para esas mujeres con un embarazo no deseado, o que son muy jóvenes, o que se están viendo afectadas emocionalmente; para darles apoyo y guiarlas, no para motivarlas a abortar. Y, por último, es importante atacar con mayor fuerza las violaciones, desde la seguridad, la educación y la ley ¿No tiene más sentido darle pena de muerte al violador que causó el daño que al niño inocente?

Es claro entonces que el aborto es el asesinato de un niño, uno que sigue en el vientre, pero es un niño. El bebé es una vida separada, un humano, tiene derechos, una persona, una hermosa vida que no tiene la culpa de nada, un bebé con un plan. El bebé sufre en el aborto, incluso hay ultrasonidos que muestran como los bebés tratan de escapar, gritan, y se retuercen en el aborto. También son invasivos y traumáticos, pueden ser incluso peligrosos para la madre. La ciencia lo prueba, la psicología lo explica, la Biblia lo enseña.  Los “pro-aborto” quieren imponer sus valores a la sociedad tanto como los “pro-vida” lo quieren hacer, cada uno defiende lo que cree. Esto no se trata de los derechos o privacidad de la mujer, se trata de proteger al pequeño ser humano que no se puede defender solo. Por encima de todo, se trata de defender y proteger las dos vidas. Antes de hacerlo, piénsalo dos veces, hay una vida y hay alternativas.

Dios ama la vida, ama los niños, la vida humana es sagrada para Él (Mateo 19:14, Génesis 9:6, Salmos 127:3), por tanto, odia el aborto. En el pasado, algunos sacrificaban a sus hijos para dioses falsos y Jehová dijo que estaba en contra de estas prácticas (Levitíco 18:21, Deuteronomio 12:31, Ezequiel 16:20-21), y también dejó claro que le importa la vida de la madre (Éxodo 21:22-23). Aún si no lo crees, Dios se preocupa por ti, le importas más que a nadie más, está esperando a que abras tu corazón. Tal como Él te ama también ama a cada vida que ha formado. Satanás es el enemigo de Dios y él quiere atacar lo más sagrado para Dios (la vida) no podemos caer en su trama acabando con más vidas.

Importante: Aún si has cometido este error, o has ayudado o promovido un aborto, quiero decirte que ese no es el fin. Todos cometemos errores, todos pecamos (Romanos 3:23), todos los pecados son horribles, pero Dios nos ama así. Lo terrible es si permaneces en tu pecado y no te arrepientes, pero Dios está esperándote con los brazos abiertos (Apocalipsis 3:20). No hay nada que podamos hacer en nuestras propias fuerzas, la culpa, el vacío, la depresión, y las consecuencias físicas son demasiado pesadas como para cargarlas sobre nuestros hombros. Cuando nos arrepentimos Dios perdona y olvida (Isaías 43:25, Hechos 3:19), Él quita ese peso de nuestros hombros. Si decides arrepentirte y seguir a Dios, Él te mostrará el camino. Un camino en donde encontrarás perdón, salvación, restauración, fuerza, apoyo, y amor; encontrarás una nueva vida. Dios conoce tu pecado y tu corazón, Él quiere aceptarte y ayudarte. Así que cualquiera que sea tu caso por favor vuélvete a Dios, pide perdón, perdona, y somete tu vida a Él. Pídele a Jehová que te restaure, que te sane, que te apoye, que te guíe, pídele su gozo y paz; Él es el rey que merece toda la gloria y obediencia, pero Él también es el padre amoroso que te ama y cuida de todos nosotros (Mateo 7:11).

Quizás le interese:

No era un feto al que abortaron, fue a Juan Sebastián al que mataron

 

-.
0
901
Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus