La trillada estrategia del uribismo para las regionales de octubre

Con el mismo modus operandi del plebiscito y las presidenciales buscan arrasar en las urnas este 27/10: hacer que la gente salga a votar “verraca”

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
Marzo 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La trillada estrategia del uribismo para las regionales de octubre
Foto: Twitter

Reeditar el ambiente previo al plebiscito y abrir discusiones cerradas en lo político por el Congreso y en lo jurídico por la Corte Constitucional (objetando apartes de una sentencia judicial) solo demuestra algo: esa es una de las estrategias electorales del uribismo de cara a las elecciones regionales de octubre (así Duque “enderezó” el camino).

Uribe y su partido no quieren repetir los errores de 2015 cuando se estrenaron en las regionales con resultados precarios. El uribismo se quiere convertir en la principal fuerza política y sumar la mayor cantidad de concejos, alcaldías y gobernaciones en lo ancho y largo del país. Al ser un presidente orgánicamente integrado al Centro Democrático Duque solo siguió instrucciones de su jefe político, el ala más radical de su partido y cedió a las ambiciones electoreras de los líderes regionales del uribismo. “Enderezó” el camino torciéndole el pescuezo a la JEP y de paso le dio oxígeno a quienes necesitan atizar odios, fomentar divisiones y distraer para ganar electores. Ya lo dijo Juan Carlos Vélez (gerente de la campaña por el no) cuando en un momento de sinceridad (que lo llevó a caer en desgracia ante Uribe) habló de la estrategia empleada por el uribismo, “estábamos buscando que la gente saliera a votar verraca”. Así fue como ganaron el plebiscito, la presidencia y ahora buscan arrasar en las regionales.

Una de las principales fortalezas del uribismo es un voto de opinión godo y anti-Farc. Fue gracias a su enorme arrastre en opinión que en 2014 el Centro Democrático se convirtió en la segunda fuerza política en el Congreso, solo superado por el gobiernista partido de la U que desde 2010 bebió de toda la burocracia nacional y regional posible. Para las elecciones de 2015, con la desventaja en términos burocráticos que implica ser partido de oposición en una elección regional, el uribismo no alzó vuelo y solo alcanzó una gobernación propia y 151 alcaldías. Ni siquiera en Antioquia, la principal retaguardia uribista en los años del santismo, se llegó a la alcaldía de Medellín o la gobernación (aunque sí ganaron candidatos afines al uribismo). Ya con presidente a bordo, con el Departamento para la Prosperidad Social convertido en su despensa burocrática (como lo ha venido mostrando el portal La Silla Vacía en diferentes artículos) y con la fuerza en opinión que se capitalizó tras el plebiscito, Uribe quiere pintar el mapa político del país de azul y convertir su partido en la principal fuerza política. Así puede garantizar su “legado” y la permanencia de su proyecto político al menos por una generación.

Con el desplome en la popularidad de Duque a finales de 2018 el uribismo se preocupó por las repercusiones que esto podría tener en sus cálculos de cara a las elecciones locales. Duque debía enderezar el camino y buscar un caballito de batalla que le diera cohesión a un gobierno percibido descoordinado. Volver a reeditar el plebiscito es una estrategia que está liderando desde la Casa de Nariño y a la cual los uribistas más radicales le están haciendo eco desde el Congreso. Volvemos a escuchar las discusiones en torno a la naturaleza de los delitos sexuales y su tratamiento en la justicia transicional, la elegibilidad de exguerrilleros y hasta la priorización en los máximos responsables de los crímenes atroces, es decir, retrocedimos tres años cuando al calor del plebiscito el uribismo engañó a millones de colombianos, reforzó la falacia de la ideología de género y ganó tras lograr que la gente saliera a votar verraca. A eso apunta el alboroto que en los últimos días ha formado Paloma Valencia y las inconvenientes objeciones a la estatutaria de la JEP. A Duque no le importa que su decisión (siendo abogado) genere un choque de trenes con la Corte Constitucional, hacer el “oso” ante la comunidad internacional o incentivar deserciones, él tiene que propiciar el ambiente para enojar a la gente y que el uribismo gane muchas alcaldías y gobernaciones en octubre.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2276

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El decálogo del buen uribista

El decálogo del buen uribista

Nota Ciudadana
¿Qué pasa si gana el NO en el Plebiscito?

¿Qué pasa si gana el NO en el Plebiscito?

Nota Ciudadana
El uribismo y su estrategia para revivir a las Farc

El uribismo y su estrategia para revivir a las Farc

Nota Ciudadana
Uribismo niega que hubo desarme total de las Farc

Uribismo niega que hubo desarme total de las Farc