La transfobia y el clasismo del nuevo Miss Colombia: Más arcaico que Raimundo

Nadie conoce mejor los riesgos de ser una mujer bella en este país que Raimundo Angulo. Los nuevos dueños no tiene idea de nada

Por: Claudia Posada Jaramillo
junio 09, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La transfobia y el clasismo del nuevo Miss Colombia: Más arcaico que Raimundo

Hace algunos días el Concurso Nacional de Belleza volvió a ser noticia. Como en sus años de antaño, el reinado acaparó la atención de los medios de comunicación. Sin embargo, lo hizo porque ocurrió algo que no sucedía en 40 años; un grupo de empresarios compró la franquicia de Miss Universo para Colombia y decidió crear otro reinado para enviar reina a la contienda universal. En ese momento los seguidores de los reinados en redes sociales se llenaron de esperanza teniendo en cuenta que el CNB se caracteriza por un reglamento arcaico y obsoleto que bloquea a muchas mujeres que podrían hacer un buen papel en Miss Universo. Lo anterior teniendo en cuenta que los organizadores del nuevo concurso hablaban de renovación y cambio.

No obstante, al presentar los requisitos que deben cumplir las participantes del nuevo reinado se vinieron abajo todas las esperanzas. De entrada, se exige que las participantes hayan nacido mujeres. Se bloquea la participación de mujeres transgénero como la española Ángela Ponce que en Miss Universo 2018 marcó un hito en la historia de los reinados. Sin embargo, ahí no para todo. Las participantes deben medir más de 1,70 de estatura. Mujeres como la estadounidense Olivia Culpo y la surafricana Demi Leigh Peters, ganadoras de Miss Universo en 2012 y 2017, respectivamente, no podrían siquiera aspirar a llevar la banda de Colombia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El momento ha llegado... ¡La búsqueda de la belleza universal en Colombia esta a punto de comenzar! #UniverseUnited #ColombiaUnida Edición gráfica: @sebastiansancheez

Una publicación compartida de Miss Universe Colombia® (@missuniversecolombiaorg) el

Por si fuera poco, lo que más sorprendió a los reinólogos fue que se exige un requisito de inglés nivel B2. Es decir, las aspirantes a Miss Colombia deben llegar con el TOEFL o el IELTS aprobado como si se tratara de una convocatoria a una beca o un trabajo internacional. Esto último es un requisito que raya en lo clasista. Es decir, una joven de origen humilde, que no se haya graduado de un colegio donde le inculcaron el inglés desde niña y que sus padres no le hayan pagado un intercambio en el extranjero, mejor olvídese de participar en el reinado. La única forma de tener un nivel de inglés B2 a los 20 años -edad que en promedio tienen las participantes de Miss Universo- es perteneciendo a la clase más pequeña y afortunada del país.

A decir verdad, el reglamento parece un vulgar calco de los requisitos que tiene el reinado de Raimundo Angulo, con algunas modificaciones que lo hacen aun peor de clasista y arcaico. Se nota la pereza mental y el facilismo con que los organizadores del nuevo reinado redactaron los puntos que cayeron como una patada en redes sociales. Fue tal el malestar que causó el reglamento que hasta Ángela Ponce, desde España, se pronunció frente a lo sucedido.

En lo personal considero improbable que esta nueva organización, que llega armando toda una tormenta en medios, sea capaz de regalarle al país una representación digna en el concurso internacional. Me cuesta confiar en una organización que se escuda en clausulas de confidencialidad para no revelar la identidad de quienes la conforman como sociedad, como si hubiese algo que no se pudiera mostrar en público. Por esa simple razón fue que Raimundo Angulo se negó a permitir que esta organización trabajara con Maria Fernanda Aristizábal, actual Señorita Colombia, para enviarla a Miss Universo. Es la primera vez en los años que tengo siguiendo reinados que escucho que las franquicias de Miss Universo traen consigo clausulas de confidencialidad.

Por su parte, el reinado que preside Raimundo Angulo ya sobrevivió al narcotráfico y a golpes aún más duros que el que recibió por estos días. No es casualidad que el CNB tenga una historia de más de ochenta años. Si bien es cierto que puede resultar algo arcaico esto es precisamente para cuidar a las mujeres que ahí participan. El reglamento que tiene el concurso de Raimundo Angulo es producto de toda una historia que ha dejado un buen conocimiento de los riesgos que implica ser una mujer bella en Colombia y ser apetecida por hombres turbios. Aunque lo tilden de obsoleto, no hay una institución en este país que conozca mejor que el CNB los peligros que implica ser bella en Colombia. El reinado de Cartagena es como aquel padre que prefiere pecar por sobreprotector y anticuado.

Dudo que pasen más de tres años antes de que la Señorita Colombia sea nuevamente quien nos represente en Miss Universo. Nadie se acuerda que en los años 1981 y 1982 sucedió exactamente lo mismo que está sucediendo hoy; se creó otro concurso para elegir representante de Colombia a Miss Universo. En aquella ocasión solo se eligieron dos reinas que pasaron sin pena ni gloria por el concurso internacional. No hay nada que haga pensar que en esta ocasión será diferente.

-.
0
2100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ariadna Gutiérrez: la cenicienta que logró ser virreina universal

Ariadna Gutiérrez: la cenicienta que logró ser virreina universal

La Miss Colombia exprés se enfrenta al duro del reinado

La Miss Colombia exprés se enfrenta al duro del reinado

Los colombianos siguen queriendo a sus reinas: RCN con la coronación superó a Caracol

Los colombianos siguen queriendo a sus reinas: RCN con la coronación superó a Caracol

Nota Ciudadana
De cómo el Concurso Nacional de Belleza nos embruteció

De cómo el Concurso Nacional de Belleza nos embruteció