La patria y el balón

"Es menester darle a la nación y al deporte los lugares excelsos que les corresponden, ya que no pueden ser simples herramientas que se usan para satisfacer apetitos"

Por: Ariel Peña González
junio 29, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La patria y el balón
Foto: Pixabay

Esperamos los mejores resultados para los equipos latinoamericanos que participan en el actual campeonato mundial de fútbol, que se realiza en Rusia, ojalá alguno de ellos alcance el título. Ahora bien, indiscutiblemente, por la magnitud del acontecimiento deportivo hay que exaltar el significado del balompié en la patria.

El gran escritor francés Albert Camus decía que la patria es la selección de fútbol, pero de acuerdo a esa expresión la patria no solo sería fútbol, sino que habría que agregar todos los deportes que representan a un país, que muchas veces lo cubren de gloria con las gestas de sus deportistas. Buscando principalmente que la hermandad y la armonía prevalezcan siempre en las competencias, para la paz entre los pueblos.

Los triunfos deportivos exaltan el patriotismo, porque nada más cercano a ese sentimiento que el deporte. Sin embargo, también ha habido contradicciones frente al término patria, que las podríamos entender sana y tranquilamente como las expresiones románticas y simbólicas de un país que en un grado superlativo unen a las naciones, como sucede con el deporte, especialmente en estos días con el fútbol.

Dentro de las contradicciones frente al término patria, tendríamos en primer lugar al libertador Bolívar, quien dijo antes de morir que no tenía patria, ya que esta era utilizada por los tiranos para oprimir a los débiles. También el cubano José Martí afirmó que la patria era toda la humanidad, y Karl Marx, a pesar de sublimar la violencia, el totalitarismo, el estatismo, la burocracia y el embrutecimiento, decía que los obreros no tenían patria. Entonces existen diferentes puntos de vista para poder discernir el término que nos ocupa, pero lo que sí es absolutamente cierto es que sátrapas y tiranos se han aprovechado de la palabra patria para realizar sus desafueros y perversidades.

Cabe preguntar frente a un personaje tristemente célebre, sobre el cual hemos dicho en otras ocasiones que la historia no absolverá y que no está lejano el día en el que será simplemente polvo histórico execrable, como es el caso del déspota cubano Fidel Castro, fallecido en noviembre de 2016, ¿qué sería la patria para ese tirano? Se tendrá que concluir que Castro la uso de treta con la cual engañó, reprimió, enajenó, adocenó y envileció a los cubanos para permanecer por casi 58 años parasitando con el Estado de Cuba, sin olvidar que es tan desgraciada y miserable la actuación del sátrapa que a nombre de la patria en la década de los setenta del siglo pasado mandó soldados mercenarios cubanos a morir en África para defender los intereses del imperio soviético, del cual era su lacayo, con el agregado de que el tirano de Cuba participó en los hechos del 9 de abril de 1948, conocidos como el Bogotazo, y durante largos años apoyó a las guerrillas que han asolado a Colombia.

A Fidel Castro no se le quedó atrás el difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien utilizó burdamente la palabra patria, siendo un nostálgico de la Guerra Fría. Por eso quería crear una especie de unión soviética latinoamericana, tomando como máscara marxista al socialismo del siglo XXI, para implementar el esperpento del comunismo totalitario en las naciones de la región, usando un falso internacionalismo con los sofismas de la integración y la unidad.

Así como la patria está ligada a nobles ideales, caso del deporte, también muchos dictadores se han valido de ella para satisfacer instintos insanos y poder someter a sus semejantes, sin pasar por alto a Hitler que por la patria y el orgullo alemán llevó a la humanidad a la catástrofe de la segunda guerra mundial con 50 millones de muertos.

Samuel Johnson(1709-1784) afirmaba “el patriotismo es el último refugio de los canallas”, eso demuestra que la patria ha sido utilizada y exhibida en todos los tiempos y lugares por individuos inescrupulosos para ocultar sus mezquinos intereses, siendo los burócratas seguidores del marxismo-leninismo los campeones mundiales en esas fechorías, porque es inconcebible pensar en el amor por la patria de genocidas comunistas como Pol Pot, Stalin, Mao Zedong, Kim il Sung, Ho Chi Minh, Lenin o Fidel Castro, y de paso haber creído en el patriotismo de las bandas armadas de las Farc y el Eln que tanto dolor le han causado al pueblo colombiano. El verdadero patriota es quien guía su conducta en la fraternidad y la solidaridad hacia los demás, con desprendimiento y sin esperar recompensa de ninguna clase.

Ante las anteriores consideraciones es menester darle a la nación y al deporte los lugares excelsos que les corresponden, ya que no pueden ser simples herramientas que se usan para satisfacer apetitos, veleidades y caprichos de los dictadores. De ahí que en estos días del campeonato mundial de fútbol la mejor expresión de la patria son los deportistas.

-.
0
419
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Mentiras y terrorismo, característicos del marxismo

Mentiras y terrorismo, característicos del marxismo

Nota Ciudadana
Señor Gustavo Bolívar, cambie la receta con la que quiere vender su ficción contra Uribe

Señor Gustavo Bolívar, cambie la receta con la que quiere vender su ficción contra Uribe

Nota Ciudadana
Unidad latinoamericana pragmática

Unidad latinoamericana pragmática

Nota Ciudadana
La segunda independencia según los mamertos

La segunda independencia según los mamertos