La ira de Mattos contra Hyundai toma ribetes diplomáticos

Avanzada de pesos pesados coreanos ante el gobierno Santos para desbloquear la venta de sus carros en Colombia que puede echar por el traste el TLC con ese país

Por:
septiembre 22, 2016
La ira de Mattos contra Hyundai toma ribetes diplomáticos

Esta semana una delegación de cinco congresistas en cabeza de Kyung Hwan Choi y otros diplomáticos de ese país, llegaron a Colombia. La ministra de comercio María Claudia Lacoutire ya había recibido comunicaciones recordando el peso económico que ha significado el comercio de Colombia con Corea y la inseguridad jurídica en el que la Hyundai Motor Company había quedado atrapada en medio de decisiones judiciales por haber decidido suspender la distribución que durante 20 años tuvo el empresario Carlos Mattos y con la que amasó una inmensa fortuna. Un derecho que consideran tiene cualquier empresa privada y que no logran entender por qué el pleito por una decisión comercial tomó ribetes judiciales con decisiones que consideran contrarias a la ley y libre mercado.

La delegación coreana quería conocer de primera mano los detalles del pleito entre Carlos Mattos y la casa matriz, Hyundai Motor Company, el cual tiene bloqueada la distribución de 10.000 carros, parqueados en Bogotá por cuenta de unas cuestionadas movidas judiciales.

El costo del inventario de los automóviles quietos y sin posibilidad de venderse por las empresas Neocorp SAS y Global Car World alcanza los $US 120 millones y recae sobre la familia Eljure, los ecuatorianos que ya tienen la distribución de Kia en todo suramericana y se quedaron con el mercado colombiano con la representación de la marca Hyundai que antes tenía Mattos.

El Grupo Eljuri tiene un robusto músculo económico con inversiones que representan el 4.5 del PIB ecuatoriano. Por esto, cuando retomaron el negocio en Colombia le propusieron a Mattos la compra de sus talleres, vehículos restantes y sus repuestos, para que no desaprovechara su inventario. Mattos no aceptó nada y prefirió irse al litigio, no directamente con los Eljuri, sino con la casa matriz coreana.

El éxito comercial de Mattos no lo disimulan sus lujos: isla privada, casas en Cartagena y España, avión, oficina blindada y relaciones públicas al más alto nivel hasta lograr moverse como pez en el agua con los gobiernos de turno, con políticos y medios de comunicación. La acumulación del negocio automotriz le ha servido para diversificar sus negocios hacia el mercado inmobiliario de la mano de su hermano Jorge.

Si algo tenía claro Mattos era que no pensaba dejarse quitar de los coreanos la distribución de veinte años en Colombia, así como así, e irse con las manos vacías. El precio de su retiro del mercado es alto: pretende una indemnización de US $240 millones y para ello ha aplicado todas las herramientas posibles para presionar al coreano Chung Mong-joon a negociar con él.

lacout-mattos

Con el arranque del año 2016 Carlos Mattos comenzó su pelea. Del otro lado, estaba Gustavo Alberto Lenis, recién nombrado en presentación de los ecuatorianos en Colombia como presidente de las firmas Necorp y Global y quien heredó el pleito.  Lenis conocía el negocio donde había trabajado en el pasado con Mattos.

El empresario entró duro con su estrategia de acorralar al coreano para forzarlo a negociar su salida y se fue con un equipo de abogados del talante de la oficina jurídica de Néstor Humberto Martínez en cabeza de su hijo Camilo y del penalista Jaime Granados. Se buscaba impedir que el negocio continuara normalmente en otras manos, las del grupo Eljuri.

El primer paso fue interponer una acción de tutela ante el juez Sexto Civil del Circuito, Reinaldo Huertas en la que reclama violación a sus derechos comerciales derivado del acuerdo que tenía con los comerciales. El 15 de julio el juez Huertas falló a su favor. Y fue lejos. No solo aceptó la reclamación de Mattos sino que dictó medidas cautelaras para impedir la venta de vehículos Hyundai por parte de la nueva distribuidora. La decisión había ido más lejos de lo esperado en tanto la reclamación de Mattos estaba dirigida hacia la casa matriz en Corea pero el juez dictaminó extenderla a las dos empresas distribuidoras del ecuatoriano Eljuri: la  Global Card World SAS para vehículos pesados y Neocorp SAS, para livianos, ambas con Gustavo Alberto Lenis como representante legal y presidente en Colombia. Su abogado, Jaime Lombana ripostó con una denuncia al juez Huertas ante la Fiscalía por prevaricato y presunta corrupción en el trámite del proceso en donde se nota que falló sin fundamentos facticos y en contra del derecho.

El Procurador Alejandro Ordóñez tomó cartas en el asunto. A través de un memorial dirigido al juez Huertas y firmado por la procuradora delegada Doris Acuña le cuestiona su actuación y le pide que levante las medidas cautelares en cuanto violan las leyes de la libre competencia y el libre mercado. Textualmente dice: Las medidas cautelares "afectan los derechos fundamentales al debido proceso, al acceso efectivo a la justicia y a la igualdad (…) es injustificado que el tiempo que el despacho se ha tomado para resolver el incidente’’ y termina la comunicación llamando la atención del juez por no haber contestado una pasada carta en este sentido. Huertas ha hecho caso omiso de las comunicaciones de la Procuraduría.

El mayor accionista de Hiundai Corea Chung Mong-Koo no está dispuesto a concederle sus pretensiones a Mattos. Su influencia en Corea y el significado de su empresa para la industrial ameritaban mover otros hilos y trascender la puja doméstica para pasar a un diálogo de gobierno a gobierno. Por un lado, está dispuesto a llevar el caso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y por el otro se ha hecho oír ante la Ministra de Industria y Comercio María Claudia Lacoutire.

El tema que preocupa es la implementación del Tratado de Libre Comercio Colombia-Corea que acaba de entrar en vigencia. La Ministra no dudó en referirse directamente a la actuación judicial en torno al caso con estas palabras: "Preocupa a la luz de la libre competencia y de las normas de comercio internacional la demora del juez civil del circuito para responder el recurso de reposición que tiene frente al caso entre el empresario Carlos Mattos y Neocorp. Si bien respetamos la independencia de los poderes, la tardanza por parte del juez podría afectar el acuerdo comercial con Corea que acaba de entrar en vigencia, un mercado en el que hay puestas altas expectativas por lo que significa como puerta de entrada al continente asiático". Sin mencionarlo explícitamente, la Ministra sabe muy bien del rol que está jugando el gobierno de Corea para que Colombia participar en la Cumbre Asia Pacifico que integra a los países de ambos continentes y que se realizará en octubre.

La intervención de los congresistas coreanos, las comunicaciones de gobierno a gobierno a través de la cancillería y el llamado de atención de la Ministra Lacoutire en el caso pueden forzar el desenlace de un pleito, congelado por un juez, pero que ya tiene repercusiones de alto vuelo diplomático.

-Publicidad-
0
13706
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El 'dream team' con el que Carlos Mattos ganó el pleito de su vida

El 'dream team' con el que Carlos Mattos ganó el pleito de su vida

Colombianos de cuello blanco con circular roja de Interpol

Colombianos de cuello blanco con circular roja de Interpol

El adiós de Carlos Mattos a sus 4.000 empleados

El adiós de Carlos Mattos a sus 4.000 empleados

La caída del titán de la Hyundai en Colombia

La caída del titán de la Hyundai en Colombia