La inseguridad en Bello es consecuencia lógica de la cultura de sus habitantes

"En el municipio antioqueño es normal escuchar a los jóvenes decir que quieren ser como los jefes de las bandas, ¿ah?, ¿qué más se puede esperar?"

Por: Farley Johany Gaviria Campo
agosto 21, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La inseguridad en Bello es consecuencia lógica de la cultura de sus habitantes
Foto: Yimicorrea - CC BY-SA 3.0

La situación de orden público del municipio de Bello se ha viralizado debido al aumento en el delito de homicidio, el cual protege el bien jurídico más importante, la vida. Sin embargo, en este municipio del norte del Valle de Aburrá siempre se han cometido todo tipo de delitos diferentes al homicidio, que no llamaban tanto la atención del gobierno nacional —como la extorsión, hurto, tráfico de estupefacientes, accesos carnales,  desplazamiento forzado, desaparición forzada, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, entre otros del Código Penal— y que parecen no tener relevancia para las autoridades.

Sin embargo, la población bellanita, hoy víctima del conflicto, también ha realizado aportes exponenciales a la actual situación, pues no es gratuito el estigma generalizado en el resto del área metropolitana a este municipio. Comentarios como “eso solo pasa en Bello”, “esa gente de Bello”, “en Bello no hay Estado” o “en Bello mandan los combos” son una consecuencia lógica de los actos de muchos bellanitas.

Es que transitar en Bello es muy diferente a hacerlo en los otros municipios del Valle de Aburrá. Allí los motociclistas circulan sin casco, pues solo con una gorra basta, también lo hacen con parrillero aún en vigencia de la prohibición, pues afirman que el casco es “solo para ir a Medellín, donde si chimbean”. Incluso, después de cruzar el intercambio vial de Solla, donde inicia el municipio de Bello, es normal ver a los motociclistas quitarse el caso y llevarlo en la mano, según ellos porque “ya llegaron a Bello y allá no lo necesitan”.

Cruzar una avenida como peatón es un peligro inminente, pues en Bello se hace caso omiso al color rojo de los semáforos y las señales de pare. Es común ver los motociclistas cruzar los semáforos en rojo, sin casco, con parrillero. Es un acto naturalizado, tan bellanita como el Cerro Quitasol. Incluso, taxistas y vehículos particulares incurren a diario en esta conducta. Tan naturalizado está este comportamiento, que los peatones siempre verifican antes de cruzar que “no venga una moto a toda o un gamín en taxi”.

Circular en vehículos en contravía es un pasatiempo bellanita, a diario se ven motociclistas “dándose la vuelta por el barrio” en contravía, mirando feo a quien les llame la atención tocando el pito desde otro vehículo, le alzan la mano queriendo atemorizar a quienes los reprendan.

Es que en Bello todos dicen ser integrantes de combos, conocidos de Pachelly, El Mesa y otras bandas. Por ejemplo, cuando ocurre una colisión de dos vehículos, los conductores empiezan a agredirse verbalmente, afirman siempre ser integrantes de combos o conocidos de estos, pues es la empresa más grande Bello y la que más jóvenes emplea.

Todos quieren ser amigos de los jefes de las bandas, “ser conocido de la vuelta por si hay algún problema tener respaldo”. Intentan emular todos los aspectos de los criminales, por si tienen algún problema decir que es “conocido de la vuelta” o integrante de esta.

Cuando las bandas criminales cobran mil pesos por casa para la “vigilancia del barrio”, utilizando menores de edad, la gente los saluda con euforia, les ofrecen “agüita o fresquito”, para que los conozcan y aprecien. Así, cuando se presenta un conflicto, pueden ir donde “los muchachos” para que les ayude a solucionarlo, pues son conocidos de ellos y han “colaborado con la vigilancia”. Los delincuentes revisan la lista si efectivamente ha aportado la cuota y si es así “le ayudan” con el conflicto, de lo contrario no es posible que ellos presten su colaboración.

Es normal escuchar en los jóvenes bachilleres decir que quieren ser como los jefes de las bandas, “volverse un duro, para andar en DR con una chimbita”. Tienen como espejo a los delincuentes, quienes “andan en chimbas de motos con chimbas de viejas”, este adagio bellanita es utilizado para referirse a circular en motos de alto cilindraje, sin casco, en contravía, con una mujer joven y operada a la mayor velocidad posible. Esto, para que los demás te miren con admiración, temor y lo más importante: el respeto, para que “le copien”.

Las mujeres no se quedan atrás, pues quieren vestirse lo más escotadas posibles para llamar la atención de los jefes del combo, para salir con ellos a “dar la vuelta por el barrio en moto” y que sea admirada por sus demás amigas y contemporáneas. Pues ser la novia del jefe es prácticamente un ascenso social, “andar con el más propio” significa que puede sacar su familia adelante sin tener que trabajar o esforzarse mucho, además que los demás te van a tenerte temor y vas a evitar conflictos con “cualquiera que se enamore y me quiera hacer algo”.

En Bello solo existe una librería, la del Minuto de Dios, pues no hay público objetivo para ese mercado. Si quieres comprar un libro debes ir a Medellín, en Bello no es posible comprar un libro, solo los que venden en algunas papelerías, que normalmente son la Constitución Política de Colombia, el Cantar de Mio Cid y la infaltable y tradicional Biblia de Dios Habla Hoy, pero parece que en Bello no habla. En Bello la cultura en se está diluyendo en la sangre dejada por la violencia.

La población de Bello ha legitimado las bandas criminales, son quienes hacen las veces del Estado, interfieren en toda la vida social y familiar del municipio. Están arraigadas en la sociedad, además muchos bellanitas tienen familiares y/o conocidos en estas bandas.

Por ello, a las bandas criminales de Bello no las van a desarticular con un pelotón de soldados bachilleres o regulares en una cuadra. Se deben realizar extinciones de dominio, cerrar las rutas que tienen para el narcotráfico y el tráfico de armas, acabar con las alianzas con otras bandas criminales nacionales e internacionales.

Lo más importante, se debe trabajar culturalmente la población, para que se cambie la cosmovisión bellanita de delincuente, de la vida fácil, de la ropa de marca, motos de alto cilindraje; que las mujeres operadas, sin preparación y sin cerebro no sean el ideal para niñas de Bello.

Si usted es bellanita y está leyendo este artículo, por favor no incurra más en estos comportamientos, porque usted está contribuyendo a que las bandas criminales sigan gobernando el municipio, deje esa “cosmovisión de pillo” y haga algo por usted, su familia y la sociedad; si ya lo está haciendo lo felicito.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
19100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Bello y la vivienda: del estrato 6 al drama de las casas en lata y madera

Bello y la vivienda: del estrato 6 al drama de las casas en lata y madera

Nota Ciudadana
El bestiario de Bello que arrodilló al Estado y a la sociedad civil

El bestiario de Bello que arrodilló al Estado y a la sociedad civil

Nota Ciudadana
¿Qué pasa en Bello, Antioquia?

¿Qué pasa en Bello, Antioquia?

Nota Ciudadana
Bello, territorio para la vida, la paz y la reconciliación

Bello, territorio para la vida, la paz y la reconciliación