La dignidad del pueblo medellinense se tiene que hacer sentir en las urnas

"Nadie debe salir emberracado, empendejado ni comprado. No vamos a votar por los de siempre, sus hijos o quienes se proclaman candidatos de algún funcionario en el poder"

Por: Hari Prasada
agosto 21, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La dignidad del pueblo medellinense se tiene que hacer sentir en las urnas
Foto: medellin.gov.co

Medellín, la ciudad de la eterna primavera que antaño sorprendió al mundo con una vital industria que trajo miles de empleos y bienestar para todo el país, hoy está en un peligro monstruoso que amenaza en convertirla en una ruina llena de caos y desesperación.

Ya desde hace algunos años esta hermosa ciudad ha sido atacada al igual que el resto del país por seres inescrupulosos que desde un escritorio en Bogotá toman decisiones que los benefician solo a ellos, logrando separar su suerte de la del resto de sus compatriotas.

Medellín como la ciudad industrial de Colombia ha sido atacada desde que el gobierno nacional ha permitido la entrada irrestricta de todo tipo de productos, en especial aquellos del sector textil.

La industria textil de Medellín y del valle de Aburrá, que otrora vistió a toda Colombia y aparte de Latinoamérica y que daba bienestar a numerosas familias, fue destruida por las decisiones de un gobierno nacional que ganaba cada vez que el colombiano promedio perdía.

Aun así Medellín se mantiene hoy en pie y ha logrado hacer avances significativos en diversos ámbitos. Esto se debe en gran parte a que todavía hoy la administración municipal tiene bajo su control a una de las mejores empresas de toda Latinoamérica: Empresas Públicas de Medellín.

Estas empresas han demostrado con creces que sí es posible tener empresas rentables que se gerencien desde el Estado, a pesar de que teóricos del neoliberalismo han cacareado incansablemente que el estado no puede producir riquezas y que todo proyecto destinado a producir riquezas tiene que provenir del sector privado.

Para soportar lo anterior los saqueadores de los países han tenido una estrategia que vienen aplicando prácticamente en todo el mundo. Se trata simplemente de apoyar a un candidato que cuando llegue al cargo se dedicará de hundir la empresa pública, hacerla inútil y no rentable, de manera tal que en pocos años los periodistas pagados por estos mismos saqueadores proclamen a los cuatro vientos que efectivamente la empresa es un lastre para las finanzas del estado y que por lo tanto hay que venderla.

Ya en Medellín tuvimos el infortunio de ver cómo ante nuestros ojos nos robaron la mitad de la entonces mejor empresa de telecomunicaciones del país. Esta apropiación perpetrada por un tibio gobernante de cabello rizado aliado de Don Berna y su pandilla, que se presentó a la opinión pública como una venta o fusión y cuya platica se perdió para siempre es algo que las personas con un poquito de memoria jamás olvidaremos.

Hoy a UNE le siguen haciendo esta operación, la siguen destruyendo desde adentro, con el pésimo servicio que se viene prestando, para que en unos añitos los generadores de noticias puedan prender las alarmas y así hacer digerible a la gente en general que sí, que había que vender la empresa.

Las Empresas Públicas de Medellín, que son históricamente las mejores empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios de todo el país, hoy están bajo amenaza y con ella toda la ciudad de Medellín (y en parte todo el valle de Aburrá).

Si alguien en Medellín no dimensiona el peligro que supone una pérdida semejante tiene que hacer un viaje a otros municipios antioqueños y ver desde allí cómo es la administración y las finanzas municipales, cómo es que prácticamente estos municipios se bandean con las uñas. Y si sumamos a esta situación el pésimo manejo del agro que se le viene haciendo a esta nación por parte del gobierno nacional, ya podemos comprender por qué todos los días incrementa el desplazamiento voluntario (y forzado) a las ciudades superpobladas, además del incremento de cultivos ilícitos, así como también los problemas de orden público.

El problema es que Medellín es una ciudad con una población gigantesca en la que cada día crece el desempleo y cuando esta entre en una crisis en sus finanzas públicas, el problema de gobernabilidad que se desataría sería de proporciones dantescas.

El desastre de Hidroituango es la más grande amenaza que hoy por hoy se cierne sobre EPM y es curioso cómo ningún candidato de los que se han lanzado a la carrera por la alcaldía de la ciudad, salvo uno, haya hecho un llamado de atención en esta situación.

Este candidato a quien no quisiera mencionar para no incurrir en propaganda es el único que incluso desde antes de que empezara la carrera por la alcaldía se atrevió a denunciar esta situación. Un joven coherente, inteligente, que viniendo de un estrato humilde, que con esfuerzo, trabajo duro y dedicación logró ir a Harvard, fundar empresa y ocupar altos cargos en el gobierno nacional, es hoy la más clara esperanza de que Medellín evada la pérdida que supone tener que vender empresas públicas o parte de estas.

Es increíble que alias Fico (quien dice que no se llama así y que por lo tanto no se puede ofender con la mención que se le hace aquí) no haya hecho algún pronunciamiento puntual sobre esta delicada situación.

Ya se ha barajado la posibilidad de que para pagar el desastre de Hidroituango se tengan que vender parte de las acciones de EPM, un robo descarado a todas luces, pues los contratistas responsables de dicho desastre se librarían de todo tipo de responsabilidad. Y póngale el ojo, seguro que van a decir que había que hacerlo, que es un fusión, que así será una empresa más eficiente; mientras se hacen los pendejos con el constante incremento del precio que pagamos en la factura que nos llega mensualmente.

Mientras alias Fico se dedicaba a perseguir ladrones pobres ante las cámaras no pudo ver esta monstruosa situación. Ya tiene todas las cualidades para ser presidenciable. Siga usted.

De los otros candidatos no esperamos mucho y menos del que ahora repunta en las encuestas por sobre todos los demás, pues se trata de un delfín político cuyo único talento ha sido haber nacido hijo de un poderoso político que comenzó como secretario en una empresa cervecera y terminó siendo uno de los hombres más ricos de Antioquia, todo lo anterior conseguido con esfuerzo y dedicación, así algunas acusaciones de asociarse con paramilitares lo hayan inhabilitado para ocupar cargos públicos a pesar de haber sido alcalde y gobernador en repetidas ocasiones

La carrera de este delfín es muy bella. Nadie lo conocía y ningún logro suyo se supo hasta que apareció en las listas del Centro Democrático y logró ingresar al Congreso de la República, donde se hizo famoso por su excelente manejo de los recursos retóricos ante sus contradictores (cuando con micrófono apagado le pronunció rudas palabras a una contrincante: la acusó de ser hija de una mujer que se dedica al intercambio de sexo por dinero).

Este niño rico que ni la gallardía de acudir a un debate ha tenido es todo lo contrario de lo que representan las virtudes paisas, el trabajo duro, el esfuerzo, la pujanza, la dedicación.

Él sabe que si acude a un debate su falta de preparación y de carácter saldrá a flote y esto le hará perder votos. Sus asesores seguro le han dicho que mejor es que no salga mucho, que no confronte, que se conforme con la cantidad de vallas que han diseminado por todo el territorio municipal con su rostro a gran tamaño y con los millones de publicidad que se gastan en los medios, que si habla mucho va a estropear los planes de quienes lo quieren de alcalde, y si eso pasa se van a quedar sin negocio.

Es necesario que los paisas nos preguntemos quién es cada candidato, de dónde viene, qué ha hecho cada uno en sus vidas, qué ha logrado aparte de haber estado pegado de la teta pública, qué empresa han fundado que sea eficiente, qué logro académico ha obtenido y cuál ha sido su recorrido en lo que ha hecho con anterioridad en el sector público. La dignidad del pueblo medellinense se tiene que hacer sentir en las próximas elecciones. Nadie debe salir emberracado, mucho menos empendejado ni comprado. No vamos a votar por los de siempre, ni por los hijos de estos, ni mucho menos por peleles que tengan la indecencia de autoproclamarse como los candidatos de algún otro funcionario en el poder. Votemos por alguien que se haya esforzado para llegar a donde está, por alguien que haya demostrado que es capaz. Votemos en consecuencia con los valores y principios paisas de esfuerzo, trabajo duro y dedicación. Votemos bien o lo que nos espera no será nada agradable.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
400

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Medellín lamenta la muerte del exministro Juan Felipe Gaviria

Medellín lamenta la muerte del exministro Juan Felipe Gaviria

Recordando a Juan Esteban Cantor, el joven talentoso que murió en el edificio Space

Recordando a Juan Esteban Cantor, el joven talentoso que murió en el edificio Space

Medellín me duele aquí

Luisa Fernanda W enterró el último recuerdo de Legarda

Luisa Fernanda W enterró el último recuerdo de Legarda