Opinión

La inocencia vulnerada

De enero a abril, 8.230 casos de violencia sexual en Colombia; un problema complejo de manejar, porque no se limita al castigo (cadena perpetua, castración) sino a prevenir estos delitos

Por:
Junio 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La inocencia vulnerada
Colombia Despierta, ni un niño menos ni una niña menos, plantón que en Bogotá se celebrará en la Plaza de Bolívar el 15 de junio a las 10 a. m.

Resulta desolador el panorama de violencia que golpea a las niñas en nuestro país. Los casos que trascienden a la prensa dan cuenta de un nivel de crueldad e indolencia que nos debe alertar a todos, sin importar diferencias. Proteger nuestra infancia resulta imperativo, porque cualquier atentado contra su bienestar, su salud y desarrollo es un acto de vileza y cobardía inadmisible en cualquier sociedad.

El número de víctimas de diversas formas de violencia, asciende de manera vertiginosa año tras año, sin que el Estado, las autoridades y la sociedad en general parezcan poder reaccionar, ante una situación cada vez más grave. Si bien, es un problema de múltiples dimensiones, que requiere diversos abordajes, resulta determinante identificar las causas profundas que llevan a que este tipo de situaciones sean cada vez más recurrentes, lo que siempre conlleva el riesgo de que se terminen normalizando, como tantas otras violencias que padece la ciudadanía colombiana.

Una violencia que, debido a nuestro pasado, se ha constituido en un aspecto de nuestra identidad, que aún no encontramos la forma de subsanar y que continúa ejerciendo su nefasto influjo en nuestra cotidianidad. A esta situación, se suma la percepción general de que la aplicación de justicia es poco efectiva, cuando no débil o inoperante. Así mismo, influye la noción de que las autoridades no actúan de manera consistente con su función o que no lo hacen con la celeridad requerida. Este conjunto de ideas, sumadas a otros aspectos sociales, ligados a factores de inequidad, vulnerabilidad, educación, acceso a la salud etcétera hace que los casos de violencia sexual contra las niñas sumen víctimas. De acuerdo con Medicina Legal de enero a abril de este año se han reportado 8.230 casos de violencia sexual, lo que muestra un incremento del 15 % en comparación con 2018, en el que se identificaron 7.165 casos en el mismo periodo de tiempo. De igual manera, el instituto manifiesta que en el 45  % de los casos, los perpetuadores de estos crímenes han sido miembros de la familia de la víctima, en un 20  % personas sin vínculo sanguíneo, pero próximas a la familia de la víctima y en un 5 % los actos violentos fueron ejercidos por desconocidos.

Sin embargo, no todos los casos se reportan, de tal forma que las cifras reales bien podrían ser superiores. ¿Qué hacer para detener este flagelo? La respuesta, así como las causas que lo alimentan, es diversa, por una parte, es necesario fortalecer las instituciones de justicia y las penas sobre este tipo de delitos, pero esto no basta. Como en muchas otras circunstancias, Colombia cuenta con el marco legal para proteger a la infancia y la adolescencia, pero hasta qué punto estas leyes se cumplen, hasta dónde llega el seguimiento por parte de los entes de control, en especial, en zonas con población vulnerable, para prevenir este tipo de actos contra las niñas de Colombia.

Por otra parte, se hace necesario que los padres y cuidadores implementen medidas para mitigar los riesgos de violencia sexual. Frente a esto, Aldeas Infantiles S.O.S recomienda: Hablar con claridad con los niños y las niñas acerca de los riesgos que los rodean, conversar con tus hijos e hijas y bríndales confianza, estar pendiente de las salidas al parque o a la casa de amigos. Así mismo, las niñas y los niños deben conocer los teléfonos de las personas de confianza, los padres deben enséñales a las niñas y niños que existen partes del cuerpo íntimas, por otra parte, deben fortalecer su autoestima, no enviarlos a hacer mandados solos, enséñales la diferencia entre secretos malos y buenos, supervisar los sitios y personas que frecuentan, enséñales a no aceptar ‘regalos’ a cambio de favores.

 

Las claves de prevención brindan a las niñas y niños un primer nivel de protección,
pero se requiere el compromiso e involucramiento de otros actores
para garantizar que se reduzcan, se eliminen, los diversos abusos que sufre la niñez

 

Estas claves de prevención tienen el potencial de brindar a las niñas y niños un primer nivel de protección, sin embargo, se requiere del compromiso e involucramiento de otros actores para garantizar que se reduzcan, y en lo posible se eliminen, los diversos abusos que sufre la niñez en Colombia. De acuerdo con la OMS un factor determinante para prevenir delitos como el maltrato infantil pasa por que los padres reduzcan los embarazos no deseados; minimicen el uso nocivo del alcohol y las drogas ilícitas durante el embarazo y posteriormente, pero así mismo pasa por mejorar el acceso a servicios de atención prenatal y posnatal de calidad; ya que esto hace que los hogares de los niños con alto riesgo de sufrir malos tratos sean visitados por asistentes sociales o personal médico. De igual manera, es clave que los padres reciban información y sean formados en desarrollo infantil, métodos disciplinarios no violentos y capacidad de resolución de problemas. De tal forma, que parte de la solución pasa por mejorar el sistema de salud, así como el sistema educativo, el cual debe hacer mayores esfuerzos por incluir a los padres o cuidadores en la formación de los niños y niñas, para que, de esta forma, estén al tanto de los riesgos y de las implicaciones que este tipo de abusos y agresiones tienen en las niñas y los niños a largo plazo.

Sobre esto, la OMS indica que ha “calculado que los abusos sexuales en la infancia explican aproximadamente un 6 % de los casos de depresión, un 6 % de los casos de abuso/dependencia del alcohol y las drogas, un 8 % de los intentos de suicidio, un 10 % de los casos de trastorno de pánico y un 27 % de los casos de trastorno de estrés postraumático. Otros estudios también han relacionado los malos tratos físicos, los abusos sexuales y otros acontecimientos adversos en la infancia con el consumo excesivo de tabaco, los trastornos alimentarios y los comportamientos sexuales de alto riesgo”, entre otros. De igual forma, diversas investigaciones han determinado que, en un porcentaje alto, los criminales que cometen este tipo de delitos fueron, en algún punto de su infancia, víctimas ellos mismos de alguna forma de abuso físico o sexual. De tal manera, que se trata de un problema complejo de manejar, ya que no se limita a los aspectos punitivos, como legalizar la cadena perpetua o usar la castración química para castigar a estos criminales, medidas que están enfocadas en el castigo más no en prevenir estos delitos, que es lo que se debe buscar de fondo. Esto se logra creando redes de apoyo y acompañamiento a las familias y comunidades que puedan ser más susceptibles a sufrir este tipo de casos. Lo que no es fácil, porque está comprobado que los casos de abuso sexual, sean estos dirigidos a niñas o niños, se encuentran presentes en todo el espectro social. A pesar de ello, sí es posible, estadísticamente identificar comunidades con mayor riesgo.

Esto requiere que el Estado reformule, como mínimo, sus estrategias de acceso a la salud y a la educación de calidad para las niñas y los niños de Colombia. En conclusión, se requiere de un esfuerzo importante por parte del conjunto de los ciudadanos y del Estado para implementar las medidas necesarias que de forma real y efectiva protejan a la población infantil, en especial a las niñas, cuyo nivel de indefensión es notable en el contexto actual. Para que eso ocurra, es clave que los ciudadanos se pronuncien y comprometan con presionar por una causa que nos debe ser común. Un primer paso, es participar el próximo 15 de junio en el gran plantón, Colombia Despierta, ni un niño menos ni una niña menos, que en Bogotá se celebrará en la Plaza de Bolívar a las 10 a. m.

 

 

-Publicidad-
0
635
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Piedad Córdoba Ruíz

Cuestionar el orden

Cuestionar el orden

Manual para hacer trizas la paz

Manual para hacer trizas la paz

Recuento de un gobierno sin aire

Recuento de un gobierno sin aire

El medio ambiente minado

El medio ambiente minado

Liderezas y líderes en la mira

Liderezas y líderes en la mira

Sobre la necesidad de expandir la Ley de Cuotas

Sobre la necesidad de expandir la Ley de Cuotas

Tribugá,  el falso sentido del desarrollo

Tribugá, el falso sentido del desarrollo

La Negra Casilda del Valle, insurrecta y liberta

La Negra Casilda del Valle, insurrecta y liberta