La incoherencia de los líderes colombianos

Análisis de las personalidades que han gobernado Colombia en la ultimas décadas. Clave para entender que la política colombiana es lo opuesto a estática

Por: Carlos Enrique Perdomo Cueter
marzo 30, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La incoherencia de los líderes colombianos

Colombia no ha brotado grandes líderes, entendiendo como líder aquellos hombres  o mujeres de grandes  y transcendentales  propósitos, consecuentes, que influyen en las masas de tal manera que estas lo siguen abrumadoramente. Podríamos decir que el máximo líder  que hemos tenido es Jorge Eliecer Gaitán. Pero en algunas coyunturas han surgido liderazgos como el de Álvaro Uribe  Vélez  o el de Gustavo  Petro Urrego. El primero -Uribe- erigió su liderazgo sobre el desencanto de la población por el fracaso de los diálogos del Caguán entre el gobierno Pastrana y las FARC. Pero este liderazgo se extingue ante el fiasco del actual gobierno y el desprestigio personal  por todos los escándalos y denuncias penales del expresidente y actual senador.  El segundo, Petro, y de quien nos ocupamos en estas líneas, logró un importante liderazgo cuando de manera corajuda como senador de la República denunció  la parapolítica, llevando a varios congresistas, gobernadores y alcaldes a la cárcel.

Pero Gustavo Petro dista mucho de ser un grande líder. Hay evidencias, la última es el enfrentamiento con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, por el decreto 444 del 21 de marzo de 2020, a través del cual el gobierno nacional regula recursos para enfrentar el COVID- 19.  Según la mandataria  capitalina y otros gobernantes  regionales, el presidente Iván Duque, pretende por medio de dicho decreto quitarles dinero a las regiones y garantizarle liquidez al sector financiero. Ante este enfrentamiento, el senador Gustavo Petro  sale diligentemente  a respaldar  el decreto presidencial  manifestando por las redes: “es importante que la protesta y el control  social no se guíen por la demagogia y el afán de conseguir imagen  buena de  corto plazo, sino por el objetivo prioritario de  salvar vidas”, confrontando así a Claudia López. Y la desmiente cuando dice: “son fondos de la Nación, no de las entidades territoriales”. No son declaraciones  espontáneas, se trata de un salvavidas al presidente. Este venía con una crisis de gobernabilidad incrementada con el paro Nacional del 21 de noviembre de 2019, convocado contra las reformas laboral y pensional del gobierno y agudizada con las declaraciones hechas desde Venezuela por Aida Merlano y la Ñeñepolítica. Es decir, que el Coronavirus que azota a la humanidad paradójicamente  ha sido un tanque de oxígeno para  el gobierno nacional, pues  se le venía el 25 de marzo  un paro Nacional  indefinido, respaldado por todas las centrales obreras, docentes, estudiantes, indígenas y otros sectores sociales. En medio de  este maremágnum, sospechosamente, surgen las declaraciones del senador de la Colombia Humana, que como dijimos es un salvavidas al presidente Duque.

Pero esa no es la única salida  inconsecuente que sorprende del exmilitante del M-19, recordemos el respaldo dado por él a la elección de Alejandro Ordoñez, como Procurador General de la Nación; y que según el columnista Daniel Coronel, el respaldo se debió a “ una ficha burocrática en la Procuraduría que se  llama Diego Bravo”. Pero aún hay inconsecuencias más comprometedoras, o mejor, más delicadas: en una conversación con la embajada de los EE.UU. dijo que “Wilson Borja y Gloria Inés Ramírez, tenían lazos inconvenientes con las FARC”. Revelación que aparece en los cables de Wikileaks, (mayo 2008). El papel de informante es para los esbirros.

Petro Urrego, no es un político de partido, es decir, no se somete a lineamientos, a disciplina, a doctrina, a estatutos ni a programa alguno. Por eso su paso por el Polo Democrático fue polémico y contradictorio. Sus principales contradicciones fueron con el maestro Carlos Gaviria, presidente en ese momento de esa organización  política, hasta lograr la ruptura en el año 2011. Creada la ruptura, funda con un grupo de amigos el movimiento Progresista con el cual llega a la alcaldía de Bogotá ese mismo año. Lo acompañaron a la alcaldía varias personalidades, entre quienes se encontraban: Antonio Navarro Wolff, Carlos Vicente de Roux y Daniel García –Peña. Todos renunciaron a sus diferentes posiciones de gobierno, no lo soportaron.

Colombia necesita verdaderos líderes, grandes líderes, convencidos de las causas que defienden. Un líder que responda a los intereses de las mayorías colombianas, un líder que haga de Colombia un país  de  oportunidades, justo, decente. Aún  no lo tenemos, pero en algún momento histórico brotará de nuestro suelo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
30 empresarios han podido seguir volando en cuarentena

30 empresarios han podido seguir volando en cuarentena

Con decreto, Duque pone en cintura a alcaldes y gobernadores frente a toques de queda

Con decreto, Duque pone en cintura a alcaldes y gobernadores frente a toques de queda

Guillermo Jaramillo, de la alcaldía de Bogotá a la de Ibagué

Guillermo Jaramillo, de la alcaldía de Bogotá a la de Ibagué

Nota Ciudadana
Pandemia global o una nueva forma de eugenesia

Pandemia global o una nueva forma de eugenesia