La espada que amenaza a los wayúu

Ni los paramilitares, ni la corrupción, ni el hambre o la sed han podido diezmar a esta poderoso pueblo, pero el Covid-19 amenaza con arrasarlos en La Guajira

Por:
marzo 27, 2020
La espada que amenaza a los wayúu

La etnia más numerosa de Colombia, los wayúu, parece no tener sosiego. El otrora paramilitarismo y ahora el hambre, la sed y muchas enfermedades asociadas, junto con el calentamiento global y los políticos inescrupulosos parecían la mezcla perfecta para diezmarla. Sin embargo, aparece un verdugo todavía más mortífero en el horizonte: el covid-19.

El resguardo de la Alta Guajira, el más grande de Colombia, que comprende unos 8.000 km2 en el municipio de Uribia, ahora tristemente célebre por cuenta del reciente escándalo por los audios de la ‘ñeñepolítica’, posee quizá la frontera menos vigilada de todo el continente: gente y vehículos van y vienen sin cortapisas de Venezuela. No hay ningún tipo de control territorial o sanitario, y se añade la falta de prevención y la desbordada crisis migratoria del país vecino.

En medio de un sistema de salud colapsado, en esos 8.000 km2 de desierto solamente presta servicios el Hospital de Nazareth, ubicado en el corregimiento del mismo nombre, en el corazón del desierto wayúu. En su gran extensión, este pueblo no tiene interconexión eléctrica, agua potable ni vías de acceso en buen estado, y con la limitante adicional que el único medio de comunicación —intermitente— es una antena del operador celular Claro, que no brinda internet, elemento prioritario para la información al ciudadano, cosa que no parece importarle mucho a la gigante mexicana.

Tampoco hay combustible porque, para sorpresa de los gobernantes en Bogotá, la poca gasolina que llegaba únicamente por trochas del otro lado de la frontera dejó de fluir y la producción de PDVSA ahora es prácticamente cero.

El gobierno central no puede seguir mirando de reojo una bomba social de esas magnitudes, pensando que solo previniendo en Bogotá y las grandes urbes la propagación de la pandemia basta. Los asesores del presidente Iván Duque, quienes seguramente no conocen el territorio, su comportamiento y mucho menos calculan la variable del éxodo venezolano (al que tampoco le prestaron la atención adecuada). En el territorio operan inmensos internados que albergan cientos de estudiantes que no reciben ni la información de la prevención y mucho menos la alimentación adecuada, no tienen presente que puede desencadenarse una mortandad que nadie va a poder controlar ni calcular.

Presidente Duque: el desierto guajiro -medio departamento- y su inmensa frontera albergan miles de problemas, pero de todas las falencias del Estado, la no prevención y concientización al pueblo wayúu es la mayor. A estas alturas van 6.000 muertes por hambre, y en estos tiempos la presencia del ICBF es reclamada por las comunidades. En la Alta Guajira no saben de internet e ignoran los riesgos que trae el covid-19, no hay agua y menos jabón, las grandes armas para luchar contra esta nueva amenaza, quizá la peor de todas. Es un imperativo tomarse la frontera y el territorio para blindarlo. Presidente Duque, el ejército no solo está para la guerra también debe estar presto para salvar vidas, el estado debe tomarse el territorio con todo su músculo, los carros cisternas de las FF.MM. y de Policía deben recorrer las trochas con su equipo médico y logístico, y llevar esperanza a esta tierra olvidada y condenada sin saber por qué.

-Publicidad-
0
1800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Duque pasará a la historia como el presidente que mejor supo manejar la crisis"

Nota Ciudadana
Ahora la mermelada tiene marca registrada: COVID-19

Ahora la mermelada tiene marca registrada: COVID-19

Nota Ciudadana
Colombia, un Estado sordo ante el pueblo wayúu

Colombia, un Estado sordo ante el pueblo wayúu

Nota Ciudadana
La radical misión de Ibrahim Alí Mustafá en Maicao, La Guajira

La radical misión de Ibrahim Alí Mustafá en Maicao, La Guajira